Secciones
La Provincia

Concordia: preocupa la peligrosidad de unos de sus ingresos

La avenida Monseñor Rösch de Concordia se tornó el acceso más temible porque los vehículos desarrollan altas velocidades. Vecinos piden medidas urgentes

Sábado 28 de Agosto de 2021

Uno de los ingresos a la ciudad de Concordia volvió a ser escenario hace pocos días de un accidente con resultados destructivos para el vehículo que ocupaban cuatro personas, quienes afortunadamente resultaron solo con heridas leves. Una vez más se pone en discusión la problemática de la avenida Monseñor Rösch, donde hace nueve años una niña perdió la vida tras ser atropellada –a la altura del Valle del Ayuí– por un conductor que conducía a gran velocidad y alcoholizado.

Accidentes.jpg
Vecinos de Concordia piden por una pronta solución.

Vecinos de Concordia piden por una pronta solución.

Tras el trágico desenlace de Iara Ragone de 14 años fueron varias las medidas que se tomaron en el lugar para intentar lograr que los vehículos desciendan la velocidad. En los primeros días se realizaron operativos de la dirección de Tránsito, además se colocaron reductores de velocidad, pero con el paso del tiempo estos reductores se desgastaron y los accidentes se siguieron multiplicando.

Algunos autos hasta terminaron dentro de las viviendas ubicadas sobre la avenida y el siniestro vial de la semana pasada, con los varios tumbos que realizó un automóvil deportivo, los vecinos se preguntan ¿hasta cuándo? ¿Habrá que esperar que aumente el listado de las víctimas fatales para tomar medidas más estrictas? Que aumente porque en este año ya son dos las personas fallecidas, un joven motociclista y un conductor de un auto que impactó con una columna a la altura del club Los Yaros. Y el agravante es aún mayor porque en esa zona son muchos los peatones y ciclistas que circulan a diario. Es por ello que los vecinos han propuesto diferentes medidas para controlar la velocidad en el lugar, desde radares, reductores de velocidad, sendas peatones y hasta un puente aéreo en Villa Zorraquín. Todos esos pedidos aún no tienen respuestas.

La concejal Cristina Guitar (Nueva Concordia) manifestó su preocupación ante estos reiterados accidentes, que hasta el momento no terminaron de manera luctuosa y consideró que estos últimos casos son llamados de advertencia y que en cualquier momento se deberá lamentar la pérdida de vidas humanas.

“Hay mucha circulación de gente que va a trabajar desde y hacia el norte de la ciudad, turistas, los mismos vecinos que van hacia el Lago los fines de semana. Por ahí uno se cansa de repetir y parece que uno habla no sé a qué. Es necesario que tomemos consciencia de esto. Dos minutos que salgamos antes es la diferencia entre la vida y la muerte o lesiones incapacitantes”, expresó.

Entre los pedidos que elevó la edil se destaca la instalación de radares con fotomultas, reductores de velocidad, sendas elevadas, pintadas en forma visible en cinco centímetros por sobre el nivel del asfalto. La propuesta es ubicarlos en dos puntos de la avenida entre la rotonda de la bandera de Concordia y Boulevard Ayuí. De la misma forma, propuso que la Dirección de Tránsito realice operativos más asiduamente en la zona.

Embed

“Lo que buscamos es disminuir los riesgos. Los riesgos siempre están pero con estas medidas podemos mejorar la seguridad”, indicó a Diario Junio. En cuanto a los reductores de velocidad que propuso, dijo que son cuadrados de cerámica, que se colocan 300 metros antes de las zonas más transitadas. “Vos pasas con el auto y se escuchan. Es una advertencia para el conductor que se tiene que dar cuenta que está ingresando a una zona que hay mayor probabilidad de encontrar personas que están cruzando la avenida”, explicó Guitar.

La solicitud desde hace mucho tiempo de los vecinos del Vallecito del Ayuí es la de una senda peatonal, mientras que en Villa Zorraquín han pedido un puente peatonal en la esquina de Monseñor Rösch y Chacho Peñaloza, donde se encuentra el autoservicio y el cajero automático del Bersa.

Inclusive el mismo director de Tránsito de Concordia, Walter Báez reconoció la peligrosidad de la avenida y consideró que una de las soluciones podría llegar con la implementación de fotomultas y la colocación de sendas peatonales elevadas. “La avenida Monseñor Rösch se volvió el ingreso más peligroso de la ciudad. Es una zona donde mucha gente hace deportes y se pone muy peligrosa en horarios nocturnos”, calificó.

Además otra de las problemáticas que tiene la avenida es que hay una escuela en Villa Zorraquín, por la cual los alumnos y sus padres deben cruzar y se torna sumamente peligrosa porque en varias ocasiones ni siquiera los semáforos se respetan, por lo que la única manera de aminorar la velocidad allí será colocando reductores o los lomos de burros, que tan discutidos son, pero terminan siendo la única solución ante los rebeldes conductores. “No sé qué es lo que se puede hacer hoy por hoy pero lo real es que hay que hacer algo”, sentenció Guitar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario