Concepción del Uruguay

Concepción del Uruguay: recuperan dos edificios históricos

La Casa de Urquiza y el Mirador del Colegio están siendo refaccionados para devolver el esplendor a dos espacios emblemáticos de Concepción del Uruguay.

Domingo 25 de Julio de 2021

A través de una iniciativa puramente local, dos edificios históricos están siendo intervenidos de forma simultánea para sostenerlos como parte central del patrimonio histórico de Concepción del Uruguay, y para devolverles el protagonismo que merecen dentro de los atractivos que ofrece La Histórica a sus propios vecinos y a los visitantes.

Por un lado se está trabajando en la Casa de Urquiza, una residencia señorial que sería la alternativa urbana al Palacio San José, estaba destinada a albergar a la familia del Vencedor de Caseros en el microcentro de la ciudad. Nunca llegó a ser ocupada pues Urquiza fue asesinado pocos meses antes de la finalización de la obra, y gran parte de su familia se trasladó a Buenos Aires.

Por otra parte, luego de décadas clausurado, y casi olvidado dentro del esquema de espacios históricos, la ciudad ha recuperado el Mirador del Colegio, una parte emblemática del perfil urbano del centro de Concepción del Uruguay que corona la fachada del Histórico Colegio Urquiza. Ahora quedará abierto al público y se podrá visitar este lugar que ha tenido protagonismo histórico en momentos decisivos del pasado entrerriano.

Casa de Urquiza 1.jpg

La casa del General

Una gran parte de la Casa de Urquiza está siendo ocupada desde hace décadas por las oficinas del Correo Argentino, y en las otras dependencias funcionan varias oficinas municipales.

A más de 150 años de su construcción, el paso de los años, y la falta de mantenimiento, han ido deteriorando la estructura y la fachada de la casa que ocupa la esquina de las calles 25 de Mayo y Galarza. Este abandono obedeció, en gran medida, a la ausencia total de intervención de las áreas de Cultura y Patrimonio de la Nación, ya que eran los únicos organismos autorizados a trabajar sobre dicho edificio por tratarse de un Monumento Histórico Nacional.

Finalmente, gracias a una gestión aunada entre el municipio de la ciudad y el Gobierno Provincial, se abrió la posibilidad de realizar trabajos de restauración para evitar un deterioro mayor en la estructura y el frente de la vivienda situada frente a la Plaza Francisco Ramírez.

Desde hace ya varios meses, se ejecuta la primera etapa de la puesta en valor de la Casa de Urquiza. Esto responde a un trabajo de la Municipalidad de Concepción del Uruguay a través de la Coordinación de Proyectos Estratégicos, a cargo de la ingeniera Claudia Cardoso.

“Desde el inicio de las tareas a esta parte se culminaron las tareas de reparación de los techos de un sector del edificio; a la vez que se realiza la reparación de los desagües de uno de los balcones que representa uno de los principales problemas de filtro de agua hacia dentro del edificio”, señaló la ingeniera a cargo.

Paralelamente se encaran obras internas que se evalúan con consulta de profesionales, y se analizará su continuidad en base a los resultados que se obtengan. Al respecto Claudia Cardoso señaló: “Otra de las tareas que se están realizando es la reparación de una abertura; que de acuerdo al resultado que obtengamos con esa, será la decisión que tomemos con el resto de las aberturas exteriores”, destacó.

“Y también se va a proceder a una limpieza de frente con un sistema que fue evaluado con un especialista en restauración y de acuerdo al resultado será aplicado en la segunda etapa”, agregó la funcionaria, a la vez que detalló: “Esta limpieza se realizará sobre una parte de la fachada en calle Galarza, desde el museo Andrés García y básicamente tiene por objetivo no solo limpiar sino eliminar el hongo que da lugar al moho negro que da tan mal aspecto al edificio”.

En la segunda etapa se prevé la reparación de desagües, balcones y limpieza faltante.

mirador del colegio (1).jpeg

Protección

A lo largo de toda la vereda que rodea al edificio, el municipio decidió colocar una serie de bolardos, estructuras cilíndricas de hierro de una altura de poco menos de un metro de altura, y a un metro del frente del edificio. Estos bolardos están unidos con cadenas, delimitando un cerco perimetral para la seguridad de los vecinos ante la posibilidad de caída de la mampostería, pero que posteriormente quedarán fijas para resguardar el edificio histórico. En el momento de arreglar las veredas se quitarán y se colocarán nuevamente.

Cabe destacar que se trata de las primeras acciones de una etapa inicial de obras que incluirán también la fachada, cuyo costo será cubierto con fondos municipales. Esta obra primaria forma parte de una estrategia de gestiones a nivel provincial y nacional para lograr los recursos económicos que permitan poner en valor de manera integral la histórica casa.

Nuevo protagonismo

Según se ha dado cuenta desde diferentes áreas municipales involucradas en el proyecto, el objetivo no es sólo recuperar el edificio como patrimonio histórico, sino que la Casa sea integrada al medio urbano y a la sociedad, transformándose en un nuevo espacio de cultura, encuentro y ciudadanía. Para ello se planea dotar al lugar de actividades culturales y educativas que lo vuelvan activo protagonista de la vida diaria. Esto se lograría mediante el reordenamiento espacio-funcional del edificio, dando uso tanto a las habitaciones como a patios y galerías. Se proyecta también una sala para conferencias y reuniones con capacidad aproximada para 70 personas.

La refuncionalización integral contempla espacios para talleres educativos y culturales de los Museos Artemio Alisio y Andrés García, depósito para las más de 2 mil obras del primero de tales Museos, aulas, sector gastronómico, Biblioteca Histórica Municipal, Sala Evocativa de Malvinas, oficinas, patio de conciertos y muestras, entre otras dependencias.

Mirador.jpeg

Un Mirador de 172 años

Luego de muchos años de haber sido clausurado por razones de seguridad estructural, la semana próxima será rehabilitado el Mirador del Colegio. La celebración del 172° aniversario del Colegio del Uruguay, por cumplirse este 28 de julio, cobrará un valor muy especial gracias a la rehabilitación del histórico Mirador, recientemente puesto en valor.

El acto, del que participarán autoridades municipales y educativas, marcará un momento muy esperado por la comunidad uruguayense con la reapertura de un lugar de extraordinario valor simbólico, que durante décadas ha estado vedado al público y fue testigo de importantes acontecimientos de trascendencia nacional, inclusive.

Las obras de reparación han sido afrontadas económicamente por la municipalidad, que también aportó el proyecto técnico a través de la Coordinación de Planeamiento, en acuerdo con la Dirección de Arquitectura de la Provincia de Entre Ríos.

El Mirador contiene, en sí mismo, un elevado valor histórico. Su vieja campana sonó en la decisiva jornada del Pronunciamiento de Urquiza y desde su terraza se condujo la heroica defensa de la ciudad, el 21 noviembre de 1852.

Las tareas de puesta en valor han incluido la restauración de la escalera y refuerzo de su estructura con la colocación de tensores, la colocación sobre la terraza de una membrana geotextil impermeabilizante, el pintado del interior –respetando el color original- y la instalación de una placa de acrílico en el portón de acceso que impedirá el ingreso de palomas. El trabajo que está concluyéndose, también incorpora el arreglo del antiguo pararrayos alojado en el lugar.

La ceremonia de reapertura del Mirador se desarrollará el próximo 28 de julio, a partir de las 10 de la mañana, en un acto que contará con un reducido número de invitados, pero donde la comunidad podrá sumarse de manera virtual a través de las redes oficiales de la municipalidad, y seguir este momento en directo en la comodidad de sus hogares, transporte público, trabajo, entre otros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario