La Provincia

Con sus videos refleja la cotidianeidad de sus vecinos

Con sus videos, Iván Calei descubrió hace dos años y medio que las historias de vida de personas anónimas son un puente para la creación de contenidos.

Martes 09 de Agosto de 2022

Embed

Se considera un creador de contenidos. Desde hace dos años y medio descubrió que con sus videos podía llegar a reflejar el día a día de personas anónimas que con simples historias de vida, despiertan el interés de muchas personas.

Ivan Calei 4.jpg
Con sus videos Iván Calei llega a miles de seguidores.

Con sus videos Iván Calei llega a miles de seguidores.

Iván Calei volvió a su Chajarí natal hace cuatro años y además de su amor por la música y la fotografía, es un youtuber que muestra sus vivencias en la zona rural, como también cuenta historias de aquellos vecinos que tiene algo valioso por ser contado.

Actualmente supera los 100.000 suscriptores en su canal de Youtube y semanalmente sube nuevas vivencias que lo acercan a sus seguidores. “Hace algunos años cuando escuchaba la palabra youtuber me resultaba un poco rara, como una palabra de moda, pero hoy puedo decir que me considero un youtuber porque esa palabra describe lo que uno está haciendo. Hoy mi vida pasa por YouTube, me considero un creador de contenidos porque estoy todo el tiempo viendo qué crear”, expresó.

Embed

Respecto a los 103.000 suscriptores que posee actualmente, Iván contó: “Sea el número que sea que esté del otro lado, si a esa persona le llegan mis contenidos y le provocan algo, eso para mí es mucho, es un logro. Todas las personas son importantes, por lo que yo lo veo así y no como números. Eso no quita que cuanto mayor es la audiencia, uno más feliz se pone, porque demuestra que se van haciendo las cosas medianamente bien”.

Cuando Iván sube sus videos a la plataforma -semanalmente- resulta sorprendente la recepción que tienen y a las pocas horas ya son numerosas las personas que los han reproducido. “Eso es lo que mejor le hace a un creador de contenidos, que del otro lado haya una persona esperando algo de vos. No solo sucede en YouTube sino en cualquier arte, siempre es una motivación para poder seguir haciéndolo”, explicó.

Consultado acerca de cómo nació la iniciativa, Iván respondió: “Cuando comenzó la pandemia, hace dos años, estaba realizando trabajos tenía contratos de fotografía para los siguientes meses pero por las restricciones se cortaron todos los eventos sociales. Yo tenía el canal abierto desde 2017 porque sabía que el futuro venía por ese lado. A mí siempre me gustó interactuar con la gente, pero no sabía qué contenido publicar. Yo empezaba a dar clases de piano y guitarra en ese momento, y siempre decía ‘quién va a querer mirar un video mío explicando cómo se toca el piano con tantos maestros del piano que hay’”.

Pero las cosas se dieron de otro modo: “En esos días de pandemia salí con una cámara que ni siquiera era mía, sino prestada. Le dije a mi mujer: ‘Voy a salir un rato a caminar porque acá adentro me estoy enloqueciendo’. Como teníamos ocho cuadras para salir, frente a mi casa tengo un campo, ahí grabé un video de tres minutos pero con la idea de guardarlo para mí. No esperaba que mucha gente lo vea, sino verlo yo dentro de unos años, para recordar el hecho histórico que estábamos pasando con la pandemia. Y así empezó todo”.

Embed

Y agregó: “Anteriormente había grabado un video dentro de casa con el título ‘un día normal en cuarentena’ con todo lo que yo hacía en ese momento. El tercero fue recorriendo la ciudad porque trabajaba de repartidor de mercadería. Desde el auto mostraba la desolación de la calle”.

Calei precisó que en esos primeros videos la convocatoria fue caso nula, pero no sabía lo que vendría por delante. “A esos primeros videos los vieron mis amigos y familiares solamente ja, ja, ja. Dado que trabajé de fotógrafo durante mucho tiempo, empecé a ‘molestar’ a todos mis conocidos de Instagram contándoles que estaba iniciando un proyecto de YouTube y a preguntarles si querían apoyarme. Les pedía que se suscriban. Me pasaba madrugadas enteras mandando mensajes a la gente. De unos tres mil que habré molestado, 500 me dieron bolilla. Se empezaron a suscribir y me fue motivando”, manifestó.

El youtuber describió que con el paso del tiempo sus temáticas fueron mutando. “Cuando empecé, la idea era ir mostrando distintas localidades porque tenía ese trabajo de repartidor, por lo que mostraba por ejemplo La Criolla, Los Charrúas –del Departamento Concordia–. Esos fueron los primeros videos. Después se restringieron más las salidas y no podía ir ni a la esquina”, indicó.

“Lo de las recorrer las colonias, lo de la gente siempre lo hice pero sin una cámara prendida, entonces a esta idea se la adjudico a mi mujer, que me dijo: ‘Si lo querés hacer el domingo, andá y hacélo. Filmá algunos lugares abandonados y por ahí a alguien le gusta’. No se me había ocurrido. Un día que estaba bastante nervioso, mal por todo lo que pasaba filmé un video en Colonia San Roque, mostré algo muy lindo pero estaba hecho bosta por dentro. Así nacieron las historias de vida porque me fui encontrando con mi gente, porque yo vengo de una familia de campo, y ahí empezaron a verlos más personas”, recordó Iván.

Ivan Calei 5.jpg

Con una mirada retrospectiva, ahora señala: “Creo que se conjugaron tres cosas. Por un lado Dios siempre va guiando tu camino, también la causalidad y el consejo de Sole. Hace dos años y medio atrás jamás pensé que iba a estar haciendo esto. Debemos ser abiertos a lo que pueda suceder”, indicó. Sobre los videos que carga a la plataforma de Youtube Iván explicó: “Se trata de historias de vida, después voy mostrando algún lugar que pueda mostrar cuando viajo, la cultura de otro lugar, y también hago videos de lugares que han quedado olvidados por alguna razón. A mí me gusta y sé que a mucha gente también”.

Calei explica que ahora cuenta con un itinerario agendado, a corto plazo, con los lugares que visitará e incluso las entrevistas acordadas con los lugareños. “Más o menos así me voy organizando”, indicó.

En su propia historia de vida, que Iván compartió con UNO, recordó que al momento de trabajar con la distribuidora empezó a incursionar en la fotografía. “Cuando fui ganando terreno en la fotografía dejé la distribuidora, ahora me está pasando que continúo trabajando con la fotografía pero casi no me queda tiempo para la fotografía”. También contó que su esposa, Soledad, es rectora en una escuela en Villa del Rosario a escasos 14 kilómetros de Chajarí, y también se desempeña como profesora de Literatura.

Sobre el compromiso de una producción semanal de video, Iván indicó: “Intenté subir dos, pero no quiero caer en eso de que sea un trabajo exigente y dejar de disfrutarlo. Empecé a subir dos videos por semana para que crezca el canal, pero me estaba embarullando solo. Entonces, preferí hacer algo más de calidad, que me lleve más tiempo y que no sea mediocre”, sintetizó.

“La gente se sorprende cuando le digo que hacer un video me lleva una semana de trabajo, porque a veces voy inicialmente al lugar para explicarle lo que quiero hacer y después debo volver para grabar. Para un video de 20 minutos a veces estoy todo un día con la edición”.

En cuanto al contenido de los videos, que muchas veces son parte de la vida misma de una persona, Calei destacó: “Nosotros estamos rodeados de todas estas historias. Me gusta mucho observar a la gente mayor porque son las que nos están dejando la inminencia palpable de lo que era una sociedad muy distinta, del respeto, los valores que quizás hoy no se ven tanto. Para ellos sigue siendo muy normal ese tipo de actitudes: el regalarte algo cuando te vas, el dejarte pasar a su casa sin siquiera saber quién sos. Mostrar esos videos llama mucho la atención porque hoy por hoy el mundo vive acelerado, desconfiado, porque se vive pensando en el presente y en el futuro”, explicó.

Embed

Sobre el uso de las nuevas tecnologías contó: “Soy muy amigo de la tecnología, pero me parece importante que no se pierdan las antiguas costumbres, cuando debíamos salir a jugar y arreglarnos con lo que teníamos, ya sea un elástico, una cuerda. Es una manera de mantener viva esas cosas que a nosotros nos hicieron bien”.

Finalmente, sobre cómo cree que será su actividad en unos años, contestó: “Antes planificaba de acá a un año quiero hacer esto y después, pasado un año hacía otra cosa. Ahora no me animo a decir qué voy a estar haciendo dentro de dos o tres años. Sé lo que querría hacer, me gustaría seguir subiendo contenidos y cuanto más pueda conocer mi Entre Ríos y también otras provincias, quisiera hacerlo. Por ejemplo, Misiones y Chaco, además de paisajes increíbles, tienen historias apasionantes. Me mandan por Instagram historias de otros lugares, pero se me hace difícil ir hasta allá. Sé que hay mucho para mostrar. Me gusta mucho documentar, interactuar con la gente”

Ivan Calei 3.jpg

Llegar a la fibra íntima de los seguidores

El youtuber también destacó que se sorprende con la manera en la que sus videos llegan a los usuarios. “Me han mandado fotos de sus parejas o hasta con las urnas de cenizas porque habían fallecido, diciéndome que era voluntad de esa persona que me envíe una foto porque sabía que iba a partir de este mundo por alguna razón. Me relataban que esas personas se sintieron acompañadas durante ese difícil proceso, que se sintieron bien con los videos. Esas cosas tienen más valor que las visualizaciones. Me han mandado mensajes de personas que por ejemplo le amputaron la pierna y la manera de sentirse bien era mirando mis videos. Son cosas muy fuertes y el regocijo de hacer lo que hago también pasa por otro lado, pasa por el crecimiento personal”, remarcó.

Con ese tipo de situaciones, Iván dimensiona la importancia del acompañamiento que puede tener un video de 20 minutos. “Uno está creando un contenido porque debe hacerlo, pero no te imaginas lo que realmente genera en la otra persona. Lo que toca el interior de la gente es algo que no imaginas que pueda ocurrir”, expresó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario