Elecciones 2019
Sábado 13 de Abril de 2019

Con muchos resultados previsibles, las PASO serán leídas como una gran encuesta

Desde las internas partidarias hasta la novedad de las abiertas en escuelas separadas, lo que pasó desde 2003 a hoy en la provincia

Los entrerrianos comenzaron hoy una seguidilla elecciones que puede tener cuatro o cinco capítulos, y extenderse hasta octubre o noviembre, según haya o no balotaje presidencial. Esto es así porque antes de cada elección general se llevan a cabo las elecciones primarias, que es lo que sucede hoy.
Desde la implementación de las PASO como se conocen hoy, estas elecciones no se han caracterizado por generar demasiada expectativa respecto del resultado en sí mismo. Y la de hoy no es la excepción, ya que a nivel provincial casi todas las fuerzas políticas llevan una sola lista; y a nivel municipal, en muchos casos, los resultados son previsibles. Sí puede señalarse como particularidad que se trata de las primeras PASO para cargos provinciales y municipales que se llevan a cabo de manera separada de las nacionales.
Eso y poco más es la diferencia y, así seguramente la mayor expectativa política y periodística estará centrada en la comparación del caudal electoral que obtenga el ganador de cada fuerza; y también, en el volumen de votos que obtenga cada partido o alianza electoral; claro que lo segundo mediado una serie de análisis de aritmética política para tratar de determinar si quien gana una primaria del tal o cual partido, podrá o no sumar los votos de los otros contendientes. Estas dos últimas situaciones son la razón por la cual muchos consideran a las PASO como una gran encuesta, donde se consulta a todo el universo de electores.
Otro tema que siempre aparece en las primarias es la suposición acerca de la apatía de los electores, que no siempre se condice con el porcentaje final de votantes. Podría considerarse en este punto que existe un acostumbramiento a la metodología que tal vez incida en una situación de menor interés, aún a pocas horas de concurrir a votar.
Pero cómo fue el tránsito desde aquellas elecciones internas partidarias –de acentuados vicios y escasa transparencia– a las PASO de hoy, que también son blanco de fuertes cuestionamientos. En su momento, las primarias surgieron ante el descrédito de las internas partidarias, y hoy también son cuestionadas.

Internas abiertas
El domingo 20 de julio de 2003 los afiliados entrerrianos al Partido Justicialista y ciudadanos independientes concurrieron a las urnas para elegir candidatos a cargos provinciales, municipales y también diputados nacionales. De paso, votaron la nueva conducción partidaria que reemplazaría a la que encabezó Augusto Alasino durante la segunda gestión de Sergio Montiel como gobernador. La interna salió con forcerps en una reunión realizada en Gualeguay, ya que el oficialismo partidario intentaba seguir pateando la pelota, tal vez con la intención de que nunca se realizara.
Finalmente se hizo, sobre un padrón de 746.500 personas, de las cuales 217.110 eran afiliados peronistas y 529.390 independientes, lo que representaba el 91% del padrón electoral de la provincia.
Los aspirantes a la gobernación eran el senador nacional Jorge Busti, con el diputado provincial Pedro Guillermo Guastavino como compañero de fórmula; el senador provincial Marcelo Casaretto, con la concejal paranaense Mabel Solanas de vice; y el dirigente Gerardo González, acompañado por María del Carmen Batalla. En la carrera habían quedado Augusto Alasino, Héctor Maya y José Carlos Conde Ramos. Tampoco llegó a presentarse en la interna el diputado nacional Julio Solanas, ni el entonces intendente de Gualeguaychú Emilio Martínez Garbino
En el marco de una jornada que transcurrió en calma, la interna del PJ movilizó algo menos de 150.000 personas a votar, aunque contra los pronósticos anteriores la cantidad de afiliados fue moderada y hubo una importante presencia de independientes.
En Paraná el triunfo del precandidato Julio Solanas sobre el exgobernador Mario Moine –iba en alianza con Jorge Busti– fue tal vez la noticia más destacada.
En Concordia logró la candidatura a intendente Juan Carlos Cresto, mientras que en segundo lugar se ubicó Ángel Giano. En esta ciudad la diferencia de Busti sobre Casaretto en la disputa por la Gobernación fue abrumadora. El senador nacional obtuvo más de 95% de los votos en este lugar.
La elección general fue el 23 de noviembre. La fórmula Busti-Guastavino se impuso a la del Frente Social Entre Ríos Tiene Futuro, que integran el intendente de Paraná Sergio Varisco y el dirigente vecinalista Aldo Follonier, cuya nominación surgió de elecciones partidarias tradicionales.

Abiertas y simultáneas
Las próximas internas se celebraron el 7 de agosto de 2005, para elegir candidatos a diputados nacionales. Fueron abiertas y simultáneas, de acuerdo a una ley sancionada en 2002.
La lista Nº 2 del Partido Justicialista y la Nº 40 de la Unión Cívica Radical se alzaron con el triunfo en una elección que se disputó por primera vez en Entre Ríos con esas características, con una participación total de unas 82.000 personas, en una proporción en el PJ de 4 a 1 respecto de la UCR.
La lista encabezada por Blanca Osuna, Raúl Solanas y José Lauritto, triunfó en todos los distritos; mientras que en el radicalismo el excandidato a gobernador Varisco, junto Norma Ducret y Hugo Appelhans, en los primeros lugares, obtuvo el 93% de los sufragios enfrentando a la Nº 71 encabezada por Willard Prina.

Elecciones adelantadas
El domingo 17 de diciembre de 2006 se hicieron unas primarias bastante madrugadoras en la provincia, ya que el entonces gobernador Jorge Busti había decidido que se votara para cargos provinciales y municipales en marzo.
Si bien la Ley Nº 9.659 denominaba como elecciones "primarias" a las que se llevaron a cabo ese día en Entre Ríos, basándose fundamentalmente en que se realizan con el padrón general; esa ley no obligaba a todos los partidos participar de las "primarias", y a raíz de esto los afiliados a esos partidos que no participaban de la interna, quedaban habilitados para participar de la elección de otros partidos.
La modalidad, que se aplicaba por primera vez para cargos provinciales, sería utilizada por el radicalismo y por el justicialismo. En el primero de los casos, para definir todas las candidaturas, mientras que en el PJ para una parte de ellas, quedando exceptuadas las de diputados provinciales, gobernador y vicegobernador, en las cuales hubo una sola propuesta.
Las principales incógnitas que se resolvieron en esa elección fueron los nombres del candidato a gobernador de la UCR –junto a la lista de diputados provinciales–, los candidatos a intendente de Paraná del PJ y de la UCR y algunos candidatos a senadores, especialmente el justicialista del Departamento Paraná.
El exintendente de Nogoyá Gustavo Cusinato se impuso al senador nacional Arturo Vera y fue el candidato radical, al que derrotaría luego Sergio Urribarri. En Paraná Varisco le ganó la interna a
Fabián Rogel, en una interna que aún hoy se recuerda por su virulencia. Jaime Benedetti, Rubén Villaverde, Alcides López, José Artusi fueron candidatos a diputados por el cusinatismo, mientras que el otro sector colocó pocos legisladores, entre ellos el fallecido médico José María Misser.
Dentro de las peleas más destacadas por la candidatura a una banca en el Senado se cuentan la de Paraná, compitieron Gustavo Curvale y el concejal Carlos Cuscueta, dentro del radicalismo.
Por la candidatura a senador del Departamento Paraná competieron cuatro aspirantes: el director de Vialidad provincial, Santiago Gaitán, y el exvicegobernador Héctor Alanis, además de Roberto González y Humberto Basso.

En escuelas separadas
Esa elección de 2006 no fue obligatoria, sino voluntaria para los votantes. Se hizo en diciembre porque debía completarse tres meses antes de la general. Solo debían presentarse los partidos donde había más de una lista de candidatos y en las categorías donde sucediera. Cualquier ciudadano con domicilio en Entre Ríos podía votar en cualquiera de las dos internas, sin importar si era afiliado a ese partido, si estaba afiliado a otro, o si no estaba afiliado a ningún partido político. Eso sí, se podía participar sólo en una de las internas, ya que al votante se le sellaba su documento de identidad para evitar que tomara parte de dos, ya que por utilizarse el padrón general, la misma persona figuraba en el listado de electores del distrito tanto en la escuela donde votaba el PJ como donde votaba la UCR. No había escuelas en las que se pudiera votar por los dos partidos, salvo en localidades muy pequeñas donde hubiera un solo edificio escolar.
La fórmula Urribarri-Laurito se impuso en la generales con más del 47% de los votos; Gustavo y Alba López se ubicaron en segundo lugar unas décimas menos del 20%; y el binomio Julio Solanas-Enrique Cresto consiguió el 18,6%); mientras que la Concertación Entrerriana obtuvo el 8,5%.

Las últimas partidarias
El 19 de abril de 2009 radicalismo entrerriano definió su lista de candidatos a diputados nacionales en elecciones internas, aunque luego negoció la incorporación de otros sectores. La definición fue entre las listas encabezadas por el exconvencional constituyente Fabián Rogel, el exintendente de Larroque Atilio Benedetti; el exintendente de Paranacito Luis Kirpach, y el exintendente de Villa Elisa Marcelo Monfort.
Ganó la lista de Benedetti. Los dirigentes radicales querían canalizar el ánimo social contrario al kirchnerismo, y se habilitó al discusión para incorporar a representantes de otros sectores. Se recuerda el fuerte rechazo de los sectores ruralistas a la posibilidad de incluir a la dirigente socialista Adriana De La Cruz de Zabal, quien por su militancia ambientalista, estaba enfrentada en varios aspectos con la idea de desarrollo agropecuario de Benedetti y del candidato en tercer término: Jorge Chemes, titular de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos. Finalmente, con el visto bueno de Elisa Carrió: se sumó a la lista a Hilma Ré, una referente de la Sociedad Rural de Diamante.
El justicialismo hizo su lista por consenso. Fue lo que se denominó "la unidad en la diversidad", producto de un acuerdo electoral entre Busti y el gobernador Urribarri, quienes habían estado enfrentados por el denominado conflicto del campo. El 5 de mayo se definió la lista con la entonces diputada nacional Cristina Cremer de Busti, el intendente de Larroque Raúl Riganti y la empresaria del turismo oriunda de Colón Claudia Pagnotta en los primeros lugares.

Los agrodiputados
En el marco de la crisis por la aparición de la gripe A, las elecciones generales se desarrollaron el 28 de junio y dieron como resultado una muy ajustada victoria del Acuerdo Cívico y Social, cuya lista era conocida como de los agrodiputados.
Con esa victoria Benedetti se transformó en el casi seguro candidato a gobernador de la oposición para 2011, lo que luego se corroboraría. La lista del PRO en esa oportunidad fue encabezada por el ingeniero concordiense Armando Mandy Saliva y la crespense Marta Sagemüller. La lista del Partido Socialista, por Marcelo Haddad. La del Partido Disidente, por Héctor Maya; y la del partido Viva Entre Ríos, por el exsenador nacional Augusto Alasino.

Uno obligatoria, la otra no
El 14 de agosto de 2011 se realizaron en forma simultanea las primarias nacionales y provinciales. La única candidata del Frente Para la Victoria era Cristina Fernández; y Eduardo Duhalde el único de la Unión Popular, y Ricardo Alfonsín de Unión para el Desarrollo Social, y Hermes Binner del Frente Amplio Progresista, y Alberto Rodríguez Saá del partido Compromiso Federal, y así sucesivamente; por lo que no hubo competencia alguna.
Los 920.886 entrerrianos habilitados para votar en la primaria nacional, de carácter obligatorio; tenían la posibilidad participar también de las internas provinciales, aunque por tratarse de una elección regulada por una legislación diferente a la nacional, en la que el voto es voluntario, nadie estaba obligado a hacerlo. En caso de querer participar, sólo podían hacerlo en la interna del Frente Justicialista Para la Victoria, donde Sergio Urribarri y Gerardo González se enfrentaron por la candidatura a gobernador del oficialismo. Ganó el primero.
No tuvieron internas, y por lo tanto no estuvieron con sus boletas en el cuarto oscuro, el candidato del Frente Entrerriano Federal, Jorge Busti; el del Frente Progresista Cívico y Social, Atilio Benedetti; el del PRO, Armando Saliva; el de Proyecto Sur, Darío Olivera; ni la candidata del Frente Amplio Progresista, Ana D'Ángelo. Ni tampoco sus listas de precandidatos a diputados.
El resultado de la elección general es recordado. Fue una aplastante victoria electoral del kirchnerismo en todo el país .
Cristina Fernández fue reelecta Presidenta de la Nación con el 53,76% de los votos logrando no sólo un porcentaje más alto que el de las primarias del 14 de agosto, sino también estirar a 35 puntos de diferencia la ventaja sobre el segundo: el entonces gobernador santafesino Hermes Binner, quien a su vez desplazó de ese lugar al radical Ricardo Alfonsín.
En la provincia las cosas fueron muy parecidas. Urribarri ganó las elecciones con el más alto porcentaje de votos en muchas décadas, superando aún el porcentaje logrado por quienes ganaron elecciones donde había sólo dos candidatos fuertes, y no tres como esa vez. Con casi un 57% relegó a un segundo lugar al radical Benedetti con menos del 19%; y al tercero a Busti, apenas por encima del 18%.

Todo obligatorio
Las primarias del 11 de agosto de 2013 se presentaron como una experiencia novedosa para los 979.546 entrerrianos que estaban habilitados para sufragar, ya que se votaron menos categorías y sin simultaneidad con elecciones provinciales.
En 2011 era obligatorio presentarse para todos los partidos en los cargos nacionales, aunque tuvieran una sola lista; mientras que para los cargos provinciales, el que tenía lista única, directamente no competía. Lo mismo para los electores, era obligatoria la votación nacional y voluntaria la provincial. Esta vez era mucho más simple. El voto era obligatorio y también debían estar todos los partidos en el cuarto oscuro.
El radicalismo, Unión por Entre Ríos (alianza del PRO, el bustismo y el Nuevo Espacio), y la Nueva Izquierda tenían en una sola lista. El Frente Justicialista Para la Victoria dos listas, y el Frente Amplio Progresista, tres.
En la general ganó el justicialismo. José Lauritto, Carolina Gaillard y Jorge Barreto se convirtieron en diputados nacionales. En tanto Pedro Guastavino y Sigrid Kunath accedieron a una banca en el Senado Nacional
De las PASO a la general el peronismo entrerriano mejoró mucho en base a una estrategia basada en una contracción a la "tarea militante", y la definición del eje de la campaña centrada en la figura de Urribarri y su proyección nacional.
El efecto logrado por la conformación de la alianza entre el PRO, el bustismo y el Nuevo Espacio de Gualeguaychú alcanzó para que el sector lograra una banca en el Senado, para Alfredo De Ángeli; y una en Diputados, para Cristina Cremer de Busti; desplazando al radicalismo al tercer escalón. El candidato a senador nacional fue Benedetti. De Ángeli se perfilaba como candidato a gobernador.
El 9 de agosto de 2015 se hicieron en forma simultánea las PASO nacionales y provinciales. Se recuerda esa elección por la multiplicidad de boletas que había en el cuarto oscuro, producto de numerosos pegados. En la elección nacional hubo 15 fórmulas para presidente y vicepresidente. Son encabezadas por Daniel Scioli, del FPV; Mauricio Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz, de Cambiemos; Sergio Massa y José De La Sota, de Una Nueva Alternativa (UNA); Adolfo Rodríguez Saá, de Compromiso Federal; se votó también entre 13 listas de parlamentarios del Mercosur.
Para gobernador y diputados provinciales hubo cinco listas. Gustavo Bordet (FPV), De Ángeli (AC), Adrián Fuertes (UP), Lisandro Viale (Alternativa Progresista Popular-PS) y Gabriel Geist (Nueva Izquierda) eran los candidatos a gobernador. Bordet fue el candidato a gobernador más votado de Entre Ríos, y Daniel Scioli el aspirante presidencial que logró más votos a favor en la provincia. El candidato de la Nueva Izquierda, con 0,51% de los sufragios, no alcanzó el 1% necesarios para ir a la elección general.
Lo que siguió es historia conocida. Tanto el resultado de la elección general de 2015, como las PASO para elegir diputados nacionales de 2017, que se desarrollaron con absoluta normalidad; y también se recuerda el aplastante triunfo de Cambiemos en la elección general de ese año.

Comentarios