Democracia
Jueves 06 de Diciembre de 2018

Con la figura de Alfonsín se habilitará un espacio público en la exterminal

A 35 años de la vuelta de la Democracia, se inaugurará un monumento ubicado en el predio de Alem y Alsina, que será próximamente remodelado

Desde hace unos días luce limpio y casi desierto el predio municipal ubicado en Cinco Esquinas, detrás del edificio y donde hasta 1995 funcionó la terminal de ómnibus de Paraná. Pero lo que llamó la atención de los habituales transeúntes y automovilistas es el levantamiento de un monumento en la intersección de calles Alem y Alsina. Se trata de un reconocimiento a Raúl Alfonsín, que será inaugurado hoy al cumplirse 35 años del retorno a la Democracia.

El acto será a partir de las 19, momento en que se anunciará también el proyecto de parquización y remodelación del predio ubicado entre avenida Francisco Ramírez y calles Alsina y Echagüe.

Según supo UNO, en el lugar se concretará una plaza pública, un nuevo espacio para el esparcimiento, que además de modificar la actual fisonomía de abandono que presenta el lugar, intentará reactivar o reflotar un poco a esa zona urbana, que supo ser neurálgica para la comunidad, a lo largo de décadas.

Bajo ese lineamiento de trabajo es que hace unos días se retiraron todos los vehículos que ocupaban el lugar, secuestrados en operativos de tránsito por falta de documentación.

El municipio alquiló un nuevo galpón para vehículos retenidos en avenida Almafuerte al 3300. Allí ayer había 30 automóviles y 25 motos retenidos en operativos desarrollados en los últimos días. Vale recordar que en materia de motovehículos el mayor accionar para el secuestro de unidades es de la Policía de Entre Ríos, que en su depósito de Bajada Grande tiene actualmente unas 6.000 unidades.

Tras el acto el intendente, Sergio Varisco, hará el anuncio del proyecto de trabajo en el lugar. Para ello se demolerá el actual cerco perimetral, se parquizará y se colocarán especies arbóreas, y entre otros detalles, el sendero sobre calle Alem –que en tiempos de la exterminal era ocupado por los taxistas–, se convertirá en una semipeatonal.

Con estas acciones, la actual gestión municipal pondrá una idea más en marcha en un lugar que ha perdido relevancia urbana y funcionalidad estratégica desde que se trasladó la terminal de ómnibus, a pocos metros de ese lugar.

A principios de año UNO reflejó el estado de abandono y desolación, y los distintos proyectos inconclusos que pasaron desde 1995.

exterminal.jpg
exterminal1.jpg
exterminal2.jpg

Historia
Las Cinco Esquinas, y fundamentalmente ese sector donde se encuentra el edificio municipal y el predio de la exterminal, tiene una extensa historia urbana. Uno de ellos marca que la zona fue ocupada originalmente por el Club Atlético Paraná, hasta que se trasladó en la segunda década del siglo pasado a su actual ubicación en calles Ruperto Pérez y Salvador Maciá, lindante al exhipódromo.

Hasta los años 30 la zona mostraba un panorama distinto a lo que se puede ver hoy en cuanto a las trazas urbanas. Hasta entonces, más de tres hectáreas pertenecientes a la Sociedad Rural de Paraná integraban el último tramo de Echagüe y por la manzana triangular que se extiende entre calles Gualeguaychú, Alsina y Echagüe.

El parcelado posterior, con el tiempo, fue modificando gradualmente la fisonomía para ir tomando la forma de manzanas y calles como se las conoce en la actualidad.

Fue a mediados de los años 30 cuando la Municipalidad adquirió el predio, trazó las calles y formó nuevas manzanas en la zona, incluyendo la constitución de la plaza Martín Fierro y el Mercado del Abasto, donde actualmente se encuentra la estación de ómnibus.

La vieja Terminal, hoy convertida casi en ruinas con los restos de su estructura, se construyó a fines de los años 40. Allí operó hasta diciembre de 1995, cuando se habilitó la nueva estación.

Desde entonces, el viejo predio inició un derrotero que cosechó demandas de comerciantes y vecinos, sin respuestas, por el estado de desolación y abandono tras décadas de agitada e intensa concentración social diaria en el lugar.

Y así se sucedieron unas y otras iniciativas. Por ejemplo, durante la anterior gestión de Sergio Varisco (1999-2003), y tras intentos infructuosos de ventas, se encararon propuestas alternativas como paseo de artesanías o emprendedores, con eventos circunstanciales.

Luego, durante la segunda intendencia de Julio Solanas (2003-2007) se trazó un ambicioso proyecto para construir un gran edificio municipal que permitiese concentrar oficinas y liberar espacios en el palacio municipal. La medida hoy hubiese sido improcedente, ya que concentraría en un solo lugar más actividades, cuando la tendencia en administración municipal marca la necesidad de cada vez una mayor descentralización, teniendo en cuenta el crecimiento urbano y demográfico de las ciudades.

En ese proyecto de principios de siglo XX incluso planteó la posibilidad de trasladar el Concejo Deliberante a ese lugar. El proyecto se concretó con un concurso público, cuya obra fue presentada, pero tiempo después quedó desestimada por la millonaria inversión requerida.

Los años pasaron, el lugar fue cerrado durante la administración de José Carlos Halle. Y desde entonces no hubo mayores modificaciones.

El proyecto en marcha, mucho menos ambicioso que otros anteriores, podrá al menos cambiar en parte la estética del lugar, y tal vez darle algo de movimiento a una zona que hoy luce casi desolada cuando no hay actividad administrativa pública.

Comentarios