Crisis Económica
Miércoles 22 de Agosto de 2018

Con la crisis creció el oficio de juntar materiales para reciclar y sobrevivir

En el último tiempo se triplicó la cantidad de gente en Paraná que va en la búsqueda de papel, cartón, vidrio, aluminio y cobre para vender

Quienes se dedican a juntar materiales para vender afirman que en los últimos meses se triplicó la cantidad de gente que realiza la tarea. No es un oficio fácil de llevar adelante, y ocho horas de trabajo diario a veces son insuficientes para llegar a fin mes. Hay artículos que aumentaron su valor, pero tampoco alcanza.
Entre los materiales más comunes y fáciles de conseguir se encuentran el papel y el cartón; hasta organizaciones sociales o ecologistas reúnen gran cantidad para financiar actividades. Pero se paga poco, entre 1,5 y 2 pesos el kilo, tienen que estar en muy buenas condiciones, secos, limpios y atados. En una de las acopiadoras de la capital provincial destacaron que el precio en determinadas cantidades aumentó casi un 40% en los últimos meses.
UNO habló con Jorge Antonio Mioletto, de la zona del barrio San Martín y del volcadero, conocedor de esta tarea la cual desarrolla desde hace unos 50 años según contó.
Dijo que el precio de los materiales fue aumentando, pero no al ritmo de la inflación. "No es que ganamos un poco más. El material reciclable fue aumentando progresivamente, pero no te das cuenta si ganás más con lo que está hoy la canasta familiar. También soy empleado municipal y siento el trabajo de todos los días. No es lo mismo cuando el pan valía 10 pesos que ahora que cuesta 80", dijo, y así dio cuenta de que a pesar de la suba en el precio de los materiales, este sigue siendo bajo y cuesta juntar una gran cantidad. "Yo diría que ganás lo mismo. Tenés que trabajar ocho horas bien fuerte para que dé algo de ganancia aparte de lo que hay que pagarle a los empleados", y contó que hay tres personas que trabajan con él. Dijo también que hace años, cuando empezó con la actividad, realizó una inversión que en poco tiempo logró recuperar y hasta cuadruplicar, pero eran otros tiempos. "Pude sobrevivir, no vivo una vida de lujos, ni como asados y milanesas todos los días, pero la comida está sobre la mesa gracias a este trabajo", reflexionó.
También sostuvo que la cantidad de gente que realiza esta tarea creció "enormemente", y agregó: "Tres veces creció en comparación con lo que había antes. Es que la tasa de desocupados da que hablar y quienes viven de un plan no llegan a fin de mes. Entonces trabajan para el plan un par de horas y luego se van al volcadero donde se recicla el material para poder vender", comentó Mioletto, y sostuvo que además, ahora ya se ven nuevas generaciones llevando adelante la tarea. Es decir que ya juntan los hijos y nietos de los primeros que trabajaban en la zona. Y estimó que hoy deben ser unas 1.800 personas las que viven de juntar en la calle. "De esos por lo menos son 1.000 trabajando en el volcadero en distintos horarios", remató.
Entre los materiales más buscados, además del papel y el cartón se encuentran los plásticos, sobre todo el de las botellas con precios según el color y el tipo. El vidrio tiene uno de los precios más baratos, las latas de aluminio son codiciadas, pero el cobre que se "pela" de los cables es el que tiene mejor precio.

Comentarios