Inundaciones
Sábado 02 de Febrero de 2019

Con la bajante, buscan volver a la normalidad

Las familias evacuadas inician el operativo retorno y el turismo quiere recuperar espacios para salvar lo que queda de la temporada

Los daños causados por las crecidas del río Uruguay son algo conocido en toda la costa este de Entre Ríos. Sin embargo, las imágenes, aunque repetidas, no dejan de sumar una enorme tristeza ante la desolación que se va descubriendo a medida que baja el agua.
El acelerado ritmo de bajante que se registra en los últimos días puso en marcha todos los procesos de trabajo de recuperación que demandan los distintos sectores afectados.
Todas las familias que debieron abandonar sus hogares por la creciente ya se están preparando para iniciar el "operativo retorno" que les permitirá dejar los distintos centros que se dispusieron en Concepción del Uruguay para darles cobijo mientras durara la inundación.
Distintas áreas municipales ya están afectadas al trabajo de recuperación de los espacios y garantizar las condiciones mínimas de seguridad para iniciar el trabajo.
En las calles dañadas por la inundación, personal de Obras Públicas limpiará las mismas en colaboración con camión cisterna del Área Riego para limpieza con agua a presión. Servicios Sanitarios, por su parte, también prestará tareas de asistencia.
A las distintas familias se las proveerá con kits de limpieza para que puedan iniciar el trabajo en sus hogares.
La cuestión sanitaria es una de las más profundas debido a los riesgos que implican todas las posibilidades de enfermedades que dejan este tipo de problemáticas naturales.
Una recorrida por los barrios más afectados, tal el caso de Cantera 25, el panorama ya deja ver gran parte de las casas con sus accesos libres de agua, por lo que se avanzará a medida que se vayan secando las calles y permita el ingreso de la maquinaria necesaria para hacer el trabajo grueso.

Playas y turismo
La temporada de playas habrá perdido casi 30 días si se tiene en cuenta que el 10 de enero se cortó el camino al balneario Banco Pelay. A partir de allí todos los concesionarios de los distintos espacios en las playas debieron retirar todo el material posible ante el avance de las aguas.
De aquellos 7.80 alcanzados hace apenas unos 10 días, el río Uruguay ayer ya estaba sobre los 5 metros frente a La Histórica, lo que permitió acceder a los distintos paradores para corroborar el enorme deterioro que sufrieron las instalaciones.
Con febrero recién iniciado, las expectativas de la mayoría de los concesionarios están centradas en explotar al máximo las últimas tres semanas del mes, ya que la puesta a punto de los diferentes puntos de atracción en los balnearios demandarán, al menos, una semana de arduo trabajo.
Por lo pronto, este fin de semana cobró vida nuevamente la playa de la costanera de la Isla del Puerto, el último atractivo sobre el río que incorporó Concepción del Uruguay hace cuatro años.
Esta playa es la última en inundarse y la primera en quedar descubierta, lo que la transforma en el principal punto de encuentro para miles de bañistas que eligen este lugar, no solo por lo que representa como espacio para mitigar el calor, sino también por su cercanía a la planta urbana.
En este caso ya se habilitaron los servicios de guardavidas, boyados y asistencia médica para estar a tono con lo que se presume será una nutrida concurrencia.
En el caso de Banco Pelay y Paso Vera, los trabajos demandarán aún algunos días más. En las últimas horas trascendieron imágenes muy desoladoras sobre el estado en que quedaron los paradores, muchos de ellos habían sido delicadamente arreglados para recibir al turismo, y demandaron una gran inversión y mucho tiempo de preparación.
El sector turístico sabe de estas circunstancias y ya está preparado para afrontar la recuperación, por lo que se espera que en los próximos días Concepción recupere el esplendor que siempre exhibe en temporada de verano.

Comentarios