Clima
Miércoles 07 de Febrero de 2018

Con crecidas y sequías, el clima golpea con las dos manos en la provincia

La Niña en Entre Ríos provoca pérdidas económicas importantes en el agro. Por otro lado, el río crecerá por lo menos una semana más

Hay dos fenómenos que se mantienen a la fecha, y que si bien parecen contrapuestos son parte de un mismo problema: en el medio de una sequía de magnitud que afecta a la producción agropecuaria, el río Paraná seguirá con la creciente por lo menos hasta el lunes o el martes. A esto se suma una ola de calor sostenida de más de 10 días. Desde el Departamento de Hidrología de la Provincia advirtieron: son las aristas del cambio climático.

"Estamos con una sequía atroz en la provincia y crecen los dos ríos, el Paraná y el Uruguay", dijo a UNO Oscar Duarte, quien está al frente de Hidrología de la Dirección de Hidráulica.

Embed


Explicó que el fenómeno de La Niña, presente en Entre Ríos, genera pérdidas económicas importantes tanto en la agricultura como en la ganadería. El problema lleva varias semanas y ha puesto en alerta al gobierno provincial. "El maíz por ejemplo, se cosecha con 3.500 kilos, cuando se debería estar sacando 7.000 kilos por hectárea y la soja también va a perder producción. Esta Niña es débil, pero cayó en el período de cultivos de verano y hará un daño mayor. Hay un déficit de agua en la provincia que ronda entre los 60 y los 150 milímetros", explicó Duarte.

También dijo que la ganadería sufre esta situación, pero sobre todo por la crecida de los ríos. "Ya me llamaron en estos días desde zonas de islas para ver qué va a pasar con el río. El clima pega por un lado con la sequía y nos pega por el otro con la creciente. Muchas veces las sequías son más graves que las inundaciones. La inundación cuando toma un lugar es costosa, pero la sequía siempre abarca una gran área y la afectación puede ser mayor; la sequía mata todo", agregó el especialista.

Pero el río avanza y será el lunes o el martes cuando se den los picos más altos, al menos así fueron actualizados los datos, aunque tampoco es exacto y habrá que esperar.

"El Paraná seguirá subiendo, en Hernandarias sube, es decir, tendremos varios días más de crecida y estará cerca de los 4,4 metros o superará un poco esos valores", dijo Duarte.

Esta creciente se da y se mantiene en el tiempo por lluvias de importancia ocurridas en el sur de Brasil y de Paraguay; después hace 15 días hubo tormentas, algunas de gravedad e intensas, en Chaco, Formosa y Corrientes; y también en la zona norte de Argentina, en Jujuy, Salta y Tucumán. "Es que todo eso es la cuenca del Paraná, eso es parte del Bermejo y del Pilcomayo, es esa crecida que se ve desde hace dos o tres días en esos ríos. Si bien esa agua tardará en llegar, hablamos de que el pico será el martes 13", aclaró.

En los últimos días desde la Municipalidad de Paraná manejaban que el pico de la crecida podía darse esta semana. Desde Hidrología aclararon estos aspectos. Sostienen que el Paraná alcanzará los 4,4 metros la semana próxima, la crecida se mantendrá por unos días y luego, si todo se mantiene como hasta ahora, debería comenzar a descender. Pero desde el Instituto Nacional del Agua informaron ayer que también puede darse que para el 20 el Paraná en la capital provincial alcance los 4,46 metros. "Es que posiblemente se mantenga una altura del río alta en general porque continúa lloviendo. Veremos cuánto", agregó Duarte. Ayer, según Prefectura Naval, el Paraná alcanzó los 4,25 metros en el Puerto local.

Embed


Y a todo esto hay que sumarle la ola de calor que es agobiante desde hace 10 días. No se trata de temperaturas tan altas, pero son sostenidas en más de 30° y con una mínima por encima de los 20°; esto hace que se convierta en una ola importante.

Enersa informó que ayer a las 14.40 y con motivo de las altas temperaturas, la demanda en Entre Ríos fue de 854 megavatios, superando al pico del 12 de febrero de 2016, que había sido de 840, lo que significa un nuevo récord. "Es una situación anómala. Si 2017 fue un año cálido, ahora tuvimos un enero muy cálido y lo que llevamos de febrero también, por lo que puede llegar a ser un 2018 récord de temperaturas altas; es el cambio climático que nos muestra sus aristas", remató Duarte.

Embed

Una situación complicada en diferentes zonas del país

Y ese cambio climático del que habló Duarte trae numerosas consecuencias. En el país la situación también se refleja, incluso hay provincias que atraviesan momentos difíciles. Desde Protección Civil de la Nación informaron a UNO un panorama de Argentina de las últimas horas, donde hay varias zonas en las que han tenido que intervenir.
Hubo temporales de consideración en Catamarca, en San Juan y en provincia de Buenos Aires.
En Salta, la crecida del Pilcomayo, provocó la evacuación de 3.000 personas, fenómeno que tuvo su inicio el 31 de enero. En Chaco, por tormentas y lluvias ocurridas el 21 de enero, ayer ya no había evacuados aunque seguían las intervenciones y la ayuda. En Corrientes, por el temporal que vivió una amplia zona el 15 de enero, todavía persisten 185 evacuados y 80 autoevacuados. En Formosa son 286 las personas que debieron abandonar sus hogares al momento.
En Santa Fe, la ola de calor alcanzó picos de magnitud: ayer durante la siesta, si bien el termómetro marcaba en la vecina ciudad los 41°, la sensación térmica ascendió a los 52,1º.

Comentarios