Solidaridad
Sábado 05 de Enero de 2019

Con amor reciclaron juguetes para regalar en Reyes a chicos humildes

Voluntarias de Cáritas Guadalupe acondicionan peluches, muñecas y otras cosas donadas para llevarle alegría a niños de los barrios vulnerables

Según la leyenda, Melchor, Gaspar y Baltasar suelen llegar en esta fecha para traerle regalos a los niños que dejaron pasto y agua para los camellos, y también sus zapatos en la ventana. Sin embargo, hay casas humildes en las que a pesar de cumplir con el ritual, los chicos suelen levantarse y descubrir decepcionados que nadie les dejó un obsequio.
Para sostener la ilusión de quienes transitan la infancia en muchos de los sectores más humildes de Paraná, en Cáritas de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe trabajaron arduo para los Reyes Magos y ayer hicieron una fiesta en la iglesia, a la que invitaron a nenes de los barrios Humito, Antártida, Balbi, San Martín, Malvinas Argentinas, Barranquitas, Alloatti, Los Hornos, Mosconi Viejo y Nuevo, y otras zonas postergadas, quienes muchas veces crecen con poco y nada. Con mucho entusiasmo y alegría celebraron con una merienda, juegos, globos y payasos, y cada uno se llevó un presente que con amor les prepararon para que no se vayan con el estómago ni con las manos vacías.
Rosa Juana Goró, a quien la mayoría conoce como Neco, es la directora de la entidad desde hace tres años y fue una de las impulsoras de esta iniciativa. Sabiendo que en muchos hogares vulnerables de la zona oeste de la capital provincial las familias no pueden comprarle algo a sus hijos y que para quienes están dispuestos a ayudar a veces es difícil colaborar con juguetes nuevos, solicitó donaciones de aquellos que ya no se usan más, porque los chicos crecieron o porque de alguna manera se averiaron.
Así, desafiando al calor sofocante que invade las siestas durante los veranos del litoral, las cuatros mujeres que integran el grupo de Cáritas de modo permanente se dedicaron de lleno a reciclar los juguetes usados que mucha gente les fue acercando a lo largo del año. "No importa que estén rotos, porque nosotras los arreglamos. En vez de tirarlos, la gente puede donarlos para otros nenes", señaló a UNO la mujer, previo a los preparativos para el agasajo que realizaron ayer.
Algunos peluches necesitaron un remiendo para dejar de perder el relleno que los hace mullidos, a otros les faltaba un ojo y le pegaron algún elemento que se le parezca, había otros a los que les hacía falta una profunda limpieza para recobrar el atractivo, varias muñecas debían renovar irremediablemente su derruido vestuario, o recuperar algo de color o de pelo. Con maña, dedicación, ternura y sobre todo amor, lograron devolverles el encanto.
Junto a sus compañeras, se fueron llevando a su casa lo que recibían para lavarlo, y en el salón que está pegado a la parroquia de calle República de Siria 494 se juntaron periódicamente a lo largo del año para realizar la noble labor que se propusieron: "Estuvimos trabajando desde el año pasado. Nos reunimos tres veces por semana y la semana pasada fuimos todas la tardes para poder tener todo terminado para el festejo", dijo, y refirió: "Cuando iban llegando los juguetes los íbamos seleccionando, los llevábamos para lavarlos. Cuando los peluches ya estuvieron limpios les pusimos moños, y a algunos ojitos o narices que fueron perdiendo con el uso. Después los dejamos listos en una bolsita para dárselos a los chicos".
"También recibimos juguetes nuevos. Colaboró mucha gente y además nos trajeron pan dulce y turrones para compartir", contó, entusiasmada por la respuesta de la gente solidaria dispuesta a tender una mano a quien lo necesita.
Además, recibieron caramelos, jugos, gaseosas y otros alimentos para que los niños puedan compartir la merienda en su fiesta de Reyes Magos.
Neco contó que si bien habitualmente realizan el festejo previo a la Nochebuena, este año no alcanzaron a organizarlo: "No se hizo la fiestita de Navidad en la parroquia y no queríamos dejar pasar la oportunidad de hacerla ahora, porque los chicos reciben con mucha alegría los juguetes que reacondicionamos. Y preparamos regalitos no solo para ellos, sino también para las madres, como monederos, almohadones, servilletas y otras cosas para la casa que también reciclamos para que se lleven algo".
"Todos se llevaron un obsequio, y para que no haya peleas, a los juguetes más grandes que teníamos los sorteamos", explicó con simpatía.
En su familia, compuesta por su esposo, cinco hijos, 12 nietos y tres bisnietos, la apoyan en este encomiable emprendimiento. Comprenden el arduo trabajo que lleva adelante y comparten su empeño de practicar la solidaridad ayudando a quienes más lo necesitan.
Gladys Nessi, otra de las mujeres que integran Cáritas de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, contó que desde hace 25 años colabora con las actividades solidarias de la parroquia, con marcada vocación de servicio: "Nunca me he ido, me quedé a ayudar a la gente que necesita, y a los chicos principalmente. Son muy pocas las personas que quieren venir acá a dar una mano y a mí me encanta colaborar con los demás en lo que puedo".
A su vez, expresó: "Tengo mi hijo, mi nuera y tres nietos. El más chiquito tiene 5 años y los otros 11 y 14. Además de compartir el tiempo con mi familia, disfruto de venir a la parroquia. Acá me olvido de los problemas, porque esto de ayudar realmente hace bien".
Además de Gladys y Neco, completan el grupo Gladys Galván y Mercedes Gómez. Durante el año realizan constantes cruzadas solidarias para que quienes viven en casas precarias no pasen tanto frío en invierno, reuniendo donaciones de abrigos, frazadas y medias.
"Hay muchas necesidades y se nota más que antes. El año pasado a todo lo que teníamos lo dimos. Nos hicieron falta más frazadas, pero sabemos que estaban caras. Gracias a Dios hemos podido asistir a muchas familias porque la gente que puede ayudar es muy generosa y dona mucho", concluyó Neco, agradecida, y recordó que quien quiera colaborar con donaciones para Cáritas Guadalupe o el comedor de la parroquia puede llamar o enviar mensaje de WhatsApp al (0343) 154535622.

Comentarios