Trabajo interdiciplinario

Compartir, cooperar, empatizar para contrarrestar la violencia escolar

La doctora en Psicología Cinthia Balabanian investiga los comportamientos prosociales adolescentes.

Domingo 10 de Julio de 2022

La doctora Cinthia Balabanian es docente e investigadora de la Universidad Adventista del Plata (UAP) e integrante del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Ciencias de la Salud y del comportamiento (CIICSAC) y obtuvo por concurso una beca posdoctoral co-financiada por el Consejo Nacional Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y la UAP de 36 meses.

Balabanian es becaria doctoral desde el año 2016, lo cual le permitió realizar la carrera de doctorado en Psicología, y formarse como investigadora al participar en congresos, llevar a cabo proyecto de investigación con colegas y ser docente en cátedras del área. A partir del próximo mes seguirá realizando estas tareas en el marco de la beca de postdoctorado que le fue otorgada.

Estas becas están destinada a candidatos que hayan aprobado sus tesis doctorales, con el objeto de perfeccionar su formación académica o especialidad y desarrollar tareas de investigación científica y tecnológica. Su tema de investigación es: “Crianza consciente, atención plena, gratitud y autoeficacia prosocial: su impacto en la prosocialidad adolescente y en la disposición a recibir ayuda”. Dirigen y codirigen su beca la doctora Viviana Lemos y la doctora María Cristina Richaud.

En diálogo con UNO explicó en qué consiste su trabajo y el aporte que este estudio significa.

Cinthia Balabanian.jpg
Protagonista. Cinthia Balabanian es docente e investigadora de la UAP e integrante del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Ciencias de la Salud y del comportamiento (CIICSAC).

Protagonista. Cinthia Balabanian es docente e investigadora de la UAP e integrante del Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Ciencias de la Salud y del comportamiento (CIICSAC).

"Actualmente me encuentro realizando proyectos de investigación sobre el comportamiento prosocial adolescente y algunas variables que podrían favorecer la dinámica prosocial, como por ejemplo: la crianza consciente, la autoeficacia prosocial, la atención plena y la gratitud. Concretamente, mi trabajo como investigadora implica profundizar en el estudio de las variables mencionadas en población adolescente, leer artículos científicos de investigadores de nuestro país y de otros países que publiquen sobre la temática, desarrollar instrumentos para la evaluación de estos constructos en nuestro contexto, aplicar las escalas construidas, adaptadas y validadas, analizar los datos recogidos, y publicar los resultados encontrados, discutiendo la implicancia que tienen para los profesionales que trabajan con adolescentes, para padres, o para otros investigadores. Por otro lado, una instancia que disfruto mucho es el trabajo en equipo con becarios e investigadores del CIICSAC, es muy enriquecedor aprender de ellos y diseñar proyectos que reúnan las variables en las que cada uno se especializa, lo cual favorece abordar las problemáticas desde distintas perspectivas. Además, un pilar fundamental en el ejercicio de la investigación son los Congresos que nos permiten conocer investigadores de distintas provincias del país, y de distintos países, intercambiar ideas, y permanecer actualizados sobre los últimos hallazgos", repasó.

En uno de sus trabajos de investigación (publicado en 2020, por el Repositorio de la Universidad Católica Argentina) Balabanian resume: " Desde el enfoque de la psicología positiva, la conducta prosocial es definida como una tendencia a ayudar a los demás ya sea de forma física mediante acciones como dar, regalar o donar, o de forma psicológica brindando consuelo y acompañando en momentos de angustia, o animando en situaciones desafiantes (Caprara, 2005; Seligman y Csikszentmihalyi, 2000). El creciente interés en el estudio de la prosocialidad responde a la numerosa evidencia que vincula a estos comportamientos con marcadores de serenidad, felicidad, bienestar y adaptación saludable a nivel intrapersonal (Padilla-Walker & Carlo, 2014), y en el plano interpersonal con sociedades menos violentas, más cooperativas y armoniosas (Eisenberg & Fabes, 1998). La disposición a ayudar a otros varía de persona a persona, lo cual desafía a los investigadores a indagar cuáles son las variables que más impulsan las conductas prosociales, con el objetivo de hacer foco en el estímulo de esas características al momento de diseñar estrategias de intervención".

A la consulta de la definición de los comportamientos prosociales, tema de estudio que eligió para analizar, Balabanian explicó: "Los comportamientos prosociales son acciones que se realizan de forma voluntaria con la intención de beneficiar a otros. Por ejemplo, la prosocialidad puede manifestarse entre adolescentes cuando comparten una tarea, consuelan a un compañero, se muestran dispuestos a ayudar o defender a quien necesite, entre otros".

Al hacer referencia a los adolescentes, hizo hincapié en los comportamiento prosociales como variable que beneficia a los chicos.

"Siempre me interesó el estudio de la adolescencia como una etapa en la que se toman decisiones que tienen un fuerte impacto en el futuro. La adolescencia se destaca como un momento óptimo para la intervención y el estímulo de conductas adaptativas, que contrarresten los efectos de la violencia, la indiferencia y el acoso que se observa frecuentemente en las escuelas. El aumento de comportamientos prosociales en la adolescencia se asocia con múltiples beneficios tanto a nivel individual como en el plano social, como por ejemplo, mayor autoestima, mejor desempeño académico, relaciones interpersonales sanas, mayor registro de los estados emocionales propios y de los demás, entre otros. Me interesan analizar los comportamientos que estén vinculados y favorezcan de forma directa o indirecta la prosocialidad", finalizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario