Fin de semana largo
Lunes 16 de Octubre de 2017

¿Cómo se hace para mantener limpia la plaza Sáenz Peña?

La basura generada por los usuarios del paseo público durante sábado y domingo quedó tirada en los espacios comunes. El mobiliario necesita mejoras desde hace por lo menos dos años.

Los usuarios de la plaza Sáenz Peña deberán cuidarla porque la basura está ganando terreno a los espacios comunes.

Una de las respuestas posibles para el título de esta nota puede ser el siguiente: "Dejen de tirar basura en cualquier lado", a lo que hay que agregarle un "por favor" para que cause efecto la solicitud.

Obvio que el Fin de Semana Largo en Paraná puede haber conspirado contra la limpieza del paseo público aunque también es cierto que se sabía desde hace meses de la invasión de turistas sin mucho respeto por lo público.

Hoy a la mañana había paquetes de cigarrillos, botellas y latas tiradas en el pasto. Nada les cuesta llegar hasta los basureros para descartar las sobras de lo que consumen pero también es cierto que algunos tachos están colapsados desde hace un par de días.

Ahora hay que ver cómo queda el lugar después de la ocupación durante la tarde del lunes que estaba ideal para disfrutar al aire libre.

La caca de los perros

Un problema histórico en la plaza es la caca de los perros porque es bajísimo el porcentaje de dueños que van con la bolsa para levantar los desechos de sus mascotas. El combo se completa con los restos de pizza, las colillas de los cigarrillos, las bolsas de plástico (en su mayoría negras) que envuelven "la merca" que se toma por la noche y ahora, a una semana de las elecciones, se sumó la publicidad política.

A todo esto hay que sumarle la responsabilidad de la Municipalidad de Paraná que debería generar guardias especiales para estos días atípicos en la capital de Entre Ríos. Además, alguien de Urbanismo, deberá pensar la utilidad de la plaza y entender que está colapsada.

Por eso el pasto está feo, los bancos descuidados y las baldosas rotas. Hace unos días una nena se cortó la pierna con un tobogán y la mamá prometió "escrachar en las redes" el estado de los juegos aunque parece que todo queda ahí. En la nada.

Al pie del monumento hay un caño roto que pierde agua y se convierte en una trampa para niños que vuelven con las zapatillas mojadas. Hace más de dos años que se hicieron ciertos cambios en las veredas pero nada de fondo.


Comentarios