Secciones
PANDEMIA

Comercios: "Será insostenible si extienden restricciones"

Los comercios temen que se prorroguen las actuales medidas. Advierten que sin trabajar a puertas abiertas no será posible resistir ante la crisis

Miércoles 26 de Mayo de 2021

Ayer fue el primer día hábil de esta semana y con resignación los comercios no esenciales pusieron en marcha las ventas online, con delivery o a través de la modalidad take away, como lo indica el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que rige desde el sábado, al que Entre Ríos adhirió en su totalidad.

En Paraná lograron que se permita “atender a puertas cerradas”, o “semicerradas”. Para llevarlo a cabo, muchos abrieron colocando alguna mesa, mostrador, o algo que sirva como barrera en su ingreso al local, y si bien pueden atender a los clientes, estos deben permanecer en el exterior del mismo. Otros colocaron un cartel indicando que quien requiera ser atendido, golpee la puerta.

Comercios 1.jpg
Comercios esenciales trabajan como pueden esta semana.

Comercios esenciales trabajan como pueden esta semana.

En Concordia y otras localidades solo tienen permitido vender de forma virtual o telefónica y hacer los envíos correspondientes o las entregas en la puerta si el comprador opta por retirar lo que adquirió.

En cada caso, adaptándose como pueden, esperan que en esta fecha en la que cerraron muchas tarjetas de crédito haya algo de movimiento, pero admiten que, de extenderse las restricciones por más tiempo, la actividad para el sector será insostenible.

Marcelo Ruggeri, secretario de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná, contó a UNO: “La mayoría de los negocios están trabajando con la puerta cerrada o semicerrada. El cliente se queda en la puerta y le alcanzan la mercadería. Esa es la modalidad que nos permitieron, adaptándonos al Decreto, que establece que la venta es online o take aways, que es con retiro en puerta. Está tan difícil la situación que no esperamos que alguien nos mande mensaje y vaya a retirar, sino que anda gente en el centro, está saliendo, y en el negocio que necesita golpea”.

“Hemos podido consensuar con la Municipalidad es que se pueda atender así, que no dejemos entrar al negocio a las personas, pero si las atendamos desde la puerta. Todos tienen una silla, una mesita, o algo en el ingreso para que no entren”, agregó.

Ruggeri destacó que ayer hubo algo de movimiento, ayudado por el buen tiempo. “Si está lindo el día, pensamos que esta semana va a ser así. Esperamos que dentro del horario de 9 a 18 se pueda seguir trabajando de esta manera, que por lo menos es mejor que nada, porque el sistema de envíos y venta online a algunos negocios les da resultados, pero a otros no les sirve. En mi caso, que trabajo con calzados, es muy poco lo que se puede vender de forma virtual, porque la gente quiere probarse”.

Sobre la posibilidad de que se extienda la cuarentena, aseguró: “Si se extiende va a ser muy difícil sostener la actividad en el tiempo con esta forma y va a ser catastrófico para el comercio. Pedimos que se permita, dentro de la restricciones, que se pueda atender aunque sea hasta las 18 o las 19, pero con los comercios abiertos”.

A su vez, indicó: “Así sería distinto, mientras se deje entrar al comercio no sería tan grave. Después nos organizaremos nosotros para que atender de corrido y cerrar más temprano. Creemos que es viable, porque acá todos sabemos que el problema de los contagios viene de la circulación que no tiene que ver con la actividad comercial, o sea las juntadas, las salidas grupales y demás. Pasa además, al supermercado va mucha gente y no hay restricciones, en cambio en el comercio al que va poca gente, que tiene protocolo muy estricto, se lo castiga con esto de no poder atender con las puertas abiertas”.

En este marco, advirtió: “Todo cuesta, y semana va a ser muy complicada para desarrollar normalmente la actividad y juntar plata. Ya empieza nuevo mes, hay que pagar alquileres, que aumentaron; hay que pagar los salarios, que también vienen con incremento; luego el aguinaldo. Se juntan muchas cosas y va a ser muy difícil poder hacerse de fondos para cumplir con todo. Lo que hacen muchas empresas es dejar la parte impositiva para lo último, o no la pagan o lo hacen cuando pueden”.

Ruggeri señaló: “La mayoría de los comerciantes está en desacuerdo con estas medidas, que son un castigo para el comercio chico, sabiendo que no son estos negocios focos de contagio. Al reclamo que se nos permita trabajar con las puertas abiertas lo hemos canalizado a las autoridades y nos dicen que esta es una disposición nacional, pero deberían adaptarla, porque no es lo mismo Buenos Aires que una ciudad de provincia. Nos cuesta mucho vender y atender ahora a los clientes a puerta cerrada es dramático”.

Adrián Lampazzi, presidente del Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia, comentó a UNO que en esa ciudad solo se trabaja a puertas cerradas en el caso de los rubros no esenciales, hasta las 18 y con modalidad online o telefónica, y delivery.

“Si se extiende la medida, la situación se va a complicar más aún, porque ya era dramática antes de esta medidas. Es muy difícil y estamos viendo día a día qué es lo que sucede, que se puede mejorar y gestionar”, señaló.

“El año pasado ya han cerrado muchos negocios y van a seguir cerrando más. Lamentablemente eso es conocido y no es solamente por la pandemia, sino que antes ya había una caída, pero ahora, después de un año y dos meses, muchísimos han quedado en el camino; otros se han tenido ue achicar, y se pierden fuentes de trabajo”, dijo, y afirmó: “Con esta incertidumbre de no saber si se abre o no, si se podrá trabajar o no, se detiene mucho el movimiento comercial, porque no se repone mercadería si no se tiene certeza de poder venderla. Tenemos obligaciones por pagar, deudas, y no es fácil”.

También mencionó que se siente en la localidad el cierre de la frontera, ya que el cambio favorable para los uruguayos ayudaba a traccionar ventas y le daba un gran impulso sobre todo al sector gastronómico.

No obstante, uno de los logros que obtuvieron desde la institución que preside fue que se prohíba a los supermercados y grandes centros comerciales vender productos no esenciales y sobre este punto, explicó: “Hemos tenido un problema puntual en Concordia, ya que los grandes centros comerciales estaban vendiendo productos que no podían vender los comercios locales no esenciales, como ropa, calzado, juguetes, muebles. Hicimos un plateo, por una cuestión de lealtad comercial, y ahora tienen que comercializar este tipo de productos de la misma forma que los comercios locales”.

Sin apoyo

Adrián Lampazzi lamentó que este año no tengan algún tipo de ayuda estatal, como fue el ATP en 2020. Sobre este punto, mencionó que desde el municipio no lograron ningún apoyo -excepto algo en el sector turístico en verano- y sostuvo: “Algún anuncio hubo a nivel provincial, pero fue solo eso y no se concretó nada”.

Por su parte, Marcelo Ruggeri señaló: “Desde que empezamos con la pandemia, hace más de un año, le venimos pidiendo al municipio que se haga una reducción de tasas, alguna contemplación, pero no hay caso. Lo único que hicieron es ofrecer un plan de pago para los impuestos atrasados”.

“Con respecto a la provincia, tampoco hubo ningún tipo de ayuda ni consideración con la actividad comercial, que viene muy castigada”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario