Secciones
Clases presenciales

Clases presenciales: hubo cruces entre el Gobierno y Agmer

El titular del Consejo de Educación solicitó la intervención de Trabajo. Agmer ratificó que no se dan las condiciones para volver a clases presenciales

Lunes 14 de Junio de 2021

En el marco de la flexibilización de algunas actividades económicas, deportivas y sociales definidas por el gobierno provincial en la nueva fase de la pandemia, ayer se reanudaron las clases presenciales en los establecimientos educativos de la provincia, salvo en los niveles Secundario y superior en las localidades de Paraná, Colonia Avellaneda, San Benito y Oro Verde.

Más allá de algunas evaluaciones preliminares con respecto al nivel de asistencia en las escuelas, UNO pudo obtener información oficial sobre esta nueva reapertura. Por ejemplo, la directora de Educación de nivel Inicial, dependiente del Consejo General de Educación (CGE) Patricia López, confió que en la capital entrerriana “se ha observado muchas escuelas, donde los docentes se hicieron presentes”. De igual modo, la funcionaria aclaró que se trata sólo de una aproximación “porque hoy –por ayer– fue el primer día y las supervisoras están haciendo el relevamiento, por lo que recién mañana podremos contar con esa información”.

López además sostuvo que durante la jornada respondió a la inquietud de algunos padres. “Eran de alguna escuela en particular que objetaron la acción del gremio. Nosotros escuchamos y derivamos a supervisoras que en cada zona tratan de viabilizar una mejor comunicación y de ver que se garantice la educación de niños y niñas. Pero tratamos siempre de sostener el diálogo”.

Un análisis similar brindó la responsable de la Dirección de Educación Secundaria del CGE, Mabel Creolani: “Hubo diversidad de decisiones; hay malestar por las medidas gremiales. Pero también sabemos de escuelas donde la concurrencia de chicos fue importante, porque había maestros y directivos. En otras escuelas han adherido a la medida gremial”, subrayó.

Creen que hubo un paro

En el plano político el Consejo General de Educación (CGE) defendió el decreto provincial que establece el regreso a la presencialidad y a la vez solicitó la intervención de la Secretaría Trabajo “por la medida de fuerza” resuelta por la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer).

En un comunicado oficial el presidente del organismo estatal, Martín Müller, consideró que la decisión de la conducción gremial “encubre un paro, una medida de fuerza”.

El funcionario reparó en que la normativa provincial que habilita la actividad escolar bimodal se fundamenta en “base a criterios sanitarios”, y atacó nuevamente la medida sindical: “No es legal porque no existen normativas para trabajar desde la virtualidad, excepto en el nivel Secundario y superior del Gran Paraná”.

Embed

Para el gobierno se incurrió en el incumplimiento de una normativa provincial “que puede generar el descuento de haberes por los días no trabajados”. En otra intervención Müller afirmó que “resulta al menos extraño que el gremio se arrogue criterios de índole sanitaria para decidir medidas de fuerza que hoy generan una enorme división entre la educación privada y la pública que dicen defender” .

“Las medidas gremiales no sólo atentan contra lo dispuesto por el Poder Ejecutivo provincial, sino contra el derecho a la educación de nuestros niños, niñas y adolescentes”, expresó, y continuó: “Hoy, la normativa vigente solo reconoce el trabajo de modalidad mixta, por burbuja, que venimos implementando desde que comenzó este proceso de presencialidad administrada”.

El CGE recordó en la misiva que el derecho a la educación desempeña un papel decisivo en el pleno desarrollo de la personalidad humana, en el fortalecimiento del respeto a los derechos y libertades fundamentales y en favorecer la comprensión entre las personas.

Embed

Defiende la vida

Agmer ratificó que “no están dadas las condiciones para volver a la presencialidad, que hace potenciar y fogonear el avance de la pandemia. Porque genera una alta circulación en torno a las escuelas, lo que propicia la circulación del virus”.

El testimonio pertenece a Guillermo Zampedri, secretario gremial del sindicato. Sin un sondeo que permita medir el nivel de adhesión a la decisión gremial de sostener el trabajo desde la virtualidad, Zampedri estimó que “un universo debe haber ido a la presencialidad y creemos que una enorme mayoría ha acatado la medida”.

El sindicalista lamentó las “amenazas y aprietes a través de WhatsApp, con posibles represalias y sanciones administrativas. En otros departamentos se dice que se va a cargar como paro. Pusimos la fuerza de trabajo a disposición de la patronal, pero desde la no presencialidad, que es una forma de trabajo, habilitada y reglamentada por la ley en Argentina”. Consultado por la postura del gobierno de recurrir a la Secretaría de Trabajo explicó: “Se suman a la campaña de amedrentamiento y de amenazas. Es sorpresivo”.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario