Tarifazo
Miércoles 31 de Octubre de 2018

Cierre de negocios: hay unos 20 locales desocupados en calle Gualeguaychú

En la zona cuesta vender, no solo por la crisis sino porque la falta de lugar para estacionar desalienta a los clientes del grueso de los rubros

Calle Gualeguaychú supo ser una arteria con un importante movimiento comercial. Pero en la actualidad cuesta vender en este sector de la ciudad, no solo por la crisis, sino porque la falta de lugar para estacionar desalienta a los clientes del grueso de los rubros.
Yendo desde calle Belgrano hasta avenida Ramírez –que son seis cuadras– se pueden contabilizar 20 locales desocupados. Numerosos negocios cerraron sus puertas por no poder afrontar la drástica caída de las ventas y otros optaron por mudarse a zonas más alejadas para pagar menos la renta de un inmueble y evitar los problemas generados por la densidad vehicular que se incrementó hace dos años, cuando la Municipalidad determinó que Gualeguaychú dejara de tener circulación de doble mano e incorporó el carril rápido para el transporte urbano de pasajeros.
Ramiro trabaja en un comercio situado sobre el lado donde pasan los colectivos que hace dos décadas vende golosinas y otros artículos por mayor y menor, y opinó: "Uno ve que alrededor que hay comercios más chicos que han cerrado y hay muchos locales en alquiler que están vacíos. En Gualeguaychú nos ha afectado el carril exclusivo de colectivos y se notó mucho la baja en las ventas, porque hay menos lugar para estacionar. Hay clientes que por ahí nos cuentan que quieren parar y no pueden, así que buscan otro lugar donde comprar".
Tampoco los beneficia la cercanía con las paradas de los micros, en las que se congrega gran cantidad de gente esperando para tomar alguna de las líneas que pasan: "Tenemos paradas a media cuadra, pero a nosotros no nos ayuda porque no vivimos de ese público, a lo mejor a alguien que tiene un drugstore sí", expresó.
Entre Cura Álvarez y Alsina es notoria la cantidad de inmuebles donde hubo negocios con carteles de inmobiliarias ofreciéndolos en alquiler, superando el promedio que se observa en otras cuadras. Marcelo es empleado de una importante ferretería situada en el lugar y refirió: "Algunos locales están desocupados desde hace tiempo, pero en el transcurso de este año cerraron definitivamente tres negocios de la cuadra y es mucho: una casa de panificados, otra de repuestos de autos también y al lado de nuestro una colchonería".
También coincidió con Ramiro y muchos otros comerciantes consultados en que el cambio de circulación los perjudicó: "No se puede estacionar y la gente necesita venir en auto, así que muchos pasan de largo y no se quedan a comprar por esto", dijo, y agregó: "Tampoco se puede descargar mercadería. Tenemos playa de estacionamiento pero un camión grande no puede entrar y es muy complicado".
Asimismo, acotó: "Un muchacho había puesto una carnicería acá cerca justo unos meses antes de que cambiaran la circulación de la calle y tuvo que cerrarla porque sí o sí precisaba que paren camiones. Al comercio no le conviene y a la gente mucho tampoco, porque Gualeguaychú ahora parece una pista de autos, los colectivos pasan demasiado rápido y muy cerca de la vereda y es un peligro".
Mariela y Roxy atienden una regalería y las ventas no logran repuntar: "Se notan mucho las bajas. El Día del Niño pasó de largo y el de la Madre también. Nos estamos preparando para Navidad pero no tenemos buenas expectativas, ya que padecemos un grave problema en calle Gualeguaychú que es la falta de estacionamiento. La gente anda muy nerviosa, no consigue lugar para estacionar, no tiene paciencia y se va para otro lado a comprar", dijo a UNO Mariela. A su vez, observó: "Uno camina por calle Gualeguaychú y cada vez se vacían más locales. Están cerrando comercios de todos los rubros que hace años que estaban. Nosotras hace unos 15 años que tenemos el negocio acá y en estos últimos tiempos hemos visto muchas gente quedarse sin trabajo".
Por otra parte, mencionaron que en esa franja de la ciudad un local de dimensiones similares al que alquilan ellas se consigue entre 12.000 y 20.000 pesos, según las características. También hay más grandes, que rondan los 25.000 pesos. Gustavo Marquesín, referente del sector inmobiliario, analizó que un inmueble en calle Gualeguaychú puede llegar a costar un tercio menos que en una zona semipeatonal del centro. No obstante, aclaró que aunque sea más económico, a ellos les cuesta alquilar un local en esa arteria y confió: "Hay varios casos donde han alquilado un local en calle Gualeguaychú y al poco tiempo rescindieron el contrato, porque al tener una sola circulación es notorio como se dificulta el estacionamiento. Antes la calle iba y venía y los vehículos pasaban por ambas manos de este a oeste y viceversa, y ahora también, además de tener un solo sentido, está el carril rápido para el colectivo. Aparte de la situación económica y que la gente solo hace gastos necesarios, en Gualeguaychú y Echagüe se vieron muy perjudicados por esta cuestión".
Marquesín sostuvo además que numerosos comerciantes optan por mudar su negocio a zonas como Santos Domínguez, San Agustín y otros espacios más alejados del centro: "Mucha gente está viendo los barrios como una oportunidad de bajar los costos de alquileres y se van a un lugar donde los vecinos no son de tomar un colectivo o un remís para llegar hasta el centro a comprar sino que se quedan en el barrio. Y les está yendo menos mal que en un local en el centro", aseguró.
Matías Cangeri, propietario de una tienda unisex que se mudó a calle Santo Domínguez, manifestó: "A nosotros nos está yendo bien acá. En nuestra zona son más accesibles los alquileres y tenemos la ventaja de que siempre hay un lugar donde estacionar, cosa que no pasa en calle Gualeguaychú. Además en un barrio está la comodidad de poder moverse caminando y que haya muchos rubros distintos en una o dos cuadras".
En tanto, Jorge López, presidente del Centro Comercial en la capital y la Federación Económica de Entre Ríos (Feder), analizó: "Una cuantificación que hicimos a priori habla de un 5% a un 6% de locales vacíos en Paraná, de los cuales la mitad ha cerrado definitivamente y la otra mitad han cambiado de lugar, buscando locales mas económicos para sostener la estructura de costos de funcionamiento de un comercio que es carísimo". Puntualmente sobre calle Gualeguaychú concluyó: "El cambio de orientación de las calles puede haber sido un factor en el cierre de locales, pero no es determinante. En general el sector está pasando por muchas dificultades, sobre todo porque la estructura de costos de mantenimiento de un comercio es muy alta y está incidida por el alquiler. Esto se agrava con la caída de las ventas, que lleva 24 meses consecutivos en baja comparando con períodos anteriores. El sector comercial realmente está pasando una situación extremadamente difícil".

Comentarios