Secciones
Carnicerías

Carnicerías tendrán menos stock por la extensión del paro

En la semana se sentirá la falta de algunos cortes en carnicerías. Además, la menor oferta presiona sobre los precios, ante una demanda que sigue sostenida

Lunes 31 de Mayo de 2021

En algunas carnicerías de Paraná, durante este fin de semana se vieron extensas filas de personas para acceder a los locales. Si bien en parte eso obedece a los horarios acotados para el funcionamiento de los locales –hasta las 18 por las restricciones sanitarias–, la situación reflejó que la demanda por cortes de carne no muestra variaciones significativas, pese al alza de precios.

Con el cese de comercialización de hacienda por parte de los productores, instrumentada hace una semana, ya comenzaron a notarse algunas faltantes, que al menos hasta ayer resultaba de impacto dispar en las distintas bocas de expendio, según los stock y modalidades de compra de cada lugar.

En algunos supermercados, la oferta de carnes a precios populares era prácticamente nula ya sobre el fin de semana, mientras que en las carnicerías consultadas por UNO, se observaron distintas realidades.

“Hoy tuve algunos faltantes, aunque a veces es habitual los fines de semana. Pero el frigorífico no me garantizó que el lunes me pueda traer lo de siempre”, respondió el consultado de una carnicería de calle Blas Parera.

La reposición, estimó, no será la misma en el inicio de la semana, con el lock out rural aún en plena vigencia.

“Estamos con las ventas casi con normalidad. Durante la semana los frigoríficos nos mandaron mercaderías, aunque un poco menos”, manifestó el propietario de una carnicería ubicada en avenida Ramírez.

“La gente pregunta y nosotros intentamos llevarle tranquilidad. Alguno compró un poco más, por temor a que no haya la próxima semana, pero fueron muy pocos porque estamos a fin de mes”, graficó. Sobre los precios, dijo que “por ahora se mantienen, pero la tendencia es al aumento, tanto por la inflación, como porque el stock de carne cada es menor”.

La resolución del cierre de exportaciones por 30 días, fue dispuesta por el gobierno nacional, debido a la fuerte suba del precio interno de la carne, que fue de un 65% interanual, y por irregularidades detectadas en algunas operaciones de exportación que presionaban los valores al alza, según estimaciones oficiales.

“Por ahora vendimos con normalidad, con precios sin cambios”, mencionó el responsable de una carnicería ubicada en calle Churruarín.

“De cada 10 compras, cuatro son de pollo y dos o tres de cerdo. El resto es carne de vaca”, planteó.

“Si sigue así, seguramente va a faltar en la semana. La gente se acostumbra a todo, si todo aumenta, con la carne no va a ser algo distinto”, sostuvo.

Vale recordar que el cese de comercialización de hacienda había sido dispuesta por las entidades agropecuarias, originalmente hasta el viernes, pero fue ampliado hasta el miércoles. Si bien los plazos originales de la medida de fuerza despejaban posible desabastecimiento, la extensión de la medida de protesta pone en riesgo la presencia de stocks en la venta al público.

La actividad de los frigoríficos se ha mantenido, al menos en aquellos no dedicados a la exportación, con hacienda adquirida previamente, que incluso con precios de venta superiores a semanas anteriores.

Embed

Sin embargo, durante esta semana, la entrega en las carnicerías disminuyó, por lo que la disponibilidad de cortes en las carnicerías depende tanto del o los proveedores que posea cada local, como del stock disponible según nivel de ventas.

Sobre los precios, el gerente de la Cámara de Industria Cárnica de Entre Ríos Alberto Berardi, había adelantado que al contrario de lo que la medida del Gobierno pretendía lograr, “hay una tendencia a subir, y hay un solo motivo: no hay stock ganadero, que viene bajando permanentemente” a lo largo de los últimos años, o décadas.

carnes.jpg
El cese de ventas de los productores provocará escasez en las carnicerías

El cese de ventas de los productores provocará escasez en las carnicerías

“Ese es emotivo por el que viene aumentando la carne, se sigue exportando la misma cantidad: de cada 100 vacas, 30 se exportan y 70 se consumen, aproximadamente”, graficó, y acotó: “Estamos en los parámetros de siempre. Hace 40 años que estamos en la misma cantidad de 50 millones de cabezas y no salimos de eso; y hoy tenemos mucha más población que ese tiempo, pese a que cada vez se consume menos carne de vaca”, apeló.

Según los últimos datos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), el consumo carne vacuna de abril en la Argentina habría sido de 45,2 kg/año per cápita, expresando una caída interanual del 12% y marcando la demanda interna más baja en 100 años.

“No hay stock ganadero. Y suspendiendo la exportación no vamos a solucionar nada, porque los cortes y animales que se exportan no son los que consumimos, que son los animales pequeños, no la carne de vaca que va a China, que es uno de los principales mercados en el mundo”, sostuvo, en declaraciones a LT39. En ese sentido, el empresario mencionó el impacto de la falta de ventas al exterior, en los precios internacionales, al plantear que costará más cara la carne que venderán Uruguay y Brasil a esos mercados, pero fundamentalmente, la imprevisibilidad que dará Argentina en el futuro.

Y cargó también sobre la incertidumbre que generan estas medidas en los productores de animales, teniendo en cuenta que trabajan con proyectos de más de tres años.

“No hay seguridad jurídica ni en los proyectos. Una vaca tiene que tener 9 meses un ternero en la panza y luego dos años y un poco más para su desarrollo. Así un productor no sabe qué va a pasar en tres años, no se sabe qué políticas hay; por eso lo que se está haciendo es erróneo”, insistió.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario