Secciones
Indec

Carnes, aceites y frutas empujan escalada inflacionaria de los alimentos en la región

Las alzas fueron del 82,3%, 68,1% y 60,1% en un año. En ese período la mesa de los entrerrianos creció 57,4%. En junio carnes y derivados variaron 4,4%

Jueves 22 de Julio de 2021

Las actualizaciones salariales, solo en algunos sectores, ha permitido como mínimo mantener el poder adquisitivo frente a una inflación que si bien se ralentizó, sigue impactando fuertemente en los sectores populares. Dentro de los rubros que componen el índice general de precios, Alimentos se ubica por encima de ese valor. Entre Ríos, situada en la región Pampeana del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), registró un incremento anual del 57,4% en los productos de la mesa familiar, por encima de la inflación general del 51,9%. Además, en la región se registró una mayor escalada de precios que en el país, donde la inflación durante los últimos meses fue de 50,2%. En junio, Alimentos tuvieron una variación del 3%: pan y cereales aumentaron 4,3%, carnes y derivados 4,4%; leche, productos lácteos y huevos 3,7%; aceites, grasas y manteca 5,4%. En tanto que frutas tuvo una reducción de -3,9, y Verduras, -2,6%.

carne1.jpg
Carnes, aceites y frutas empujan escalada inflacionaria de los alimentos en la región

Carnes, aceites y frutas empujan escalada inflacionaria de los alimentos en la región

Sin embargo, en el acumulado de los últimos 12 meses, las mayores variaciones se dieron en Carnes, Aceites y Frutas.

En Carnes y Derivados, en 12 meses, el aumento fue del 82,3%; en Aceites y grasas, 68,7%; en Frutas 60,1%.

El informe del Indec sobre el panorama nacional marca que la suba en la división Alimentos y bebidas no alcohólicas (3,2%) fue la de mayor incidencia en todas las regiones. El incremento se explicó principalmente por los aumentos en Carnes y derivados; Leche, productos lácteos y huevos; Pan y cereales; Aceites, grasas y manteca; y Café, té, yerba y cacao. Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en Frutas, y en Verduras, tubérculos y legumbres en la mayoría de las regiones.

Perspectiva

El precio de la carne se mantiene en permanente movimiento ascendente, pese a las medidas dispuestas por el gobierno nacional, como el cierre de las exportaciones. El propósito de un freno o incluso reducción de valores en las góndolas finalmente no se concretó.

“Se dan subas de 20 a 30 pesos por mes, en los distintos cortes, en promedio. En algunos casos absorbemos para no trasladar todo, y en otras ocasiones ajustamos. Pero casi todas las semanas llegan listas nuevas”, comentó el propietario de una carnicería ubicada en zona céntrica.

CARNE ACUERDO ELVIO GUÍA.jpg
Entre Ríos, situada en la región Pampeana del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), registró un incremento  anual del 57,4% en los productos de la mesa familiar

Entre Ríos, situada en la región Pampeana del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), registró un incremento anual del 57,4% en los productos de la mesa familiar

Puso como ejemplo el asado. Hace un año, en su pizarra, tenía un costo de 350 pesos en promedio; y hoy ya está por encima de los 700 pesos.

La falda, un corte de consumo masivo y accesible, estuvo a poco de incrementarse el 100% en un año. “Lo teníamos entre 230 y 250 pesos por kilo, y hoy vale 450 pesos, es más o menos como se movió la picada común”, contó.

Se nota el menor consumo de carne, coinciden en los distintos puestos de venta.

No sorprende, por ello, que las familias busquen la sustitución de productos. Como ya quedó en evidencia en los últimos años, el pollo y la carne de cerdo vienen ganando terreno en las preferencias de los consumidores.

El pollo entero tuvo una variación menor en un año, entre 65% y 70% de aumento. El kilo de pollo entero costaba 110 pesos en promedio hace un año, mientras que hoy oscila en torno a los 180 pesos.

En cuanto al cerdo, sucedió que en medio de la pandemia, durante los meses de estricta cuarentena, se cerraron los mercados de exportación y eso hizo bajar los precios en el mercado interno, por sobreoferta.

Incluso se promocionaron comercializaciones a precios accesibles.

En los locales del rubro, la costillita de cerdo o el pechito tienen un valor que roza los 360 pesos en promedio; mientras que la bondiola, unos 440 a 450 pesos. El incremento es del orden del 50% en un año.

La tendencia en las góndolas locales queda reflejada en el último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), que mostró una variación del 8% en el precio de la carne vacuna al público, durante junio.

Fue en el mes que estuvo vigente la suspensión total de las exportaciones de carne dispuesta por el gobierno nacional.

Según el director, Miguel Schariti, director de Cicrra, “tal como anticipamos cuando se anunciaron las medidas, el precio de la carne al público no sólo no disminuyó, sino que aumentó en promedio 8% para el consumo interno. Lo que va a lograrse, de prolongarse esta medida en el tiempo, es una liquidación de hembras superior a la normal para la época, lo que a mediano plazo se traducirá en una menor producción de carne y, por lo tanto, en un aumento del precio relativo de la carne en el mercado interno”.

Datos

En junio de 2021 la industria frigorífica vacuna faenó un total de 1,067 millones de cabezas. En la comparación mensual experimentó un incremento de 4,4% corregida por el número de días laborables. Con respecto a junio de 2020 se observó una caída de 11,2%, también corregida por el número de días laborables. En volumen, se produjeron 240.000 toneladas res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna durante el sexto mes del año. “Considerando un descenso de las exportaciones a 50.000 tn r/c/h, la absorción del mercado doméstico habría sido de 190.000 tn r/c/h. Esto implica que el consumo aparente por habitante habría sido equivalente a 49,7 kg/año, quedando casi 5% por debajo del nivel de doce meses atrás”, señaló.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario