Paraná
Viernes 09 de Febrero de 2018

Camalotes invadieron el municipal y fue una ardua tarea la limpieza del balneario

Desde las 9 hasta después de las 18, trabajadores juntaron las plantas acuáticas en canoas; bañistas se sumaron a la tarea

La creciente del río, entre otras consecuencias mucho más graves, trajo miles de camalotes que desde hace un tiempo se acumulan en la costa de Paraná. Ayer, en el Balneario Municipal miles de plantas acuáticas invadieron la playa y los trabajadores de la comuna, guardavidas y encargados del área iniciaron la limpieza del lugar a las 9, pero eran las 18 y aún no podían concluir.
El río Paraná continúa con la creciente. Ayer, según los datos de la Prefectura Naval Argentina alcanzó los 4,29 metros, una altura que está por encima del promedio de las últimas décadas.
Se trata, tal como lo explicaron los especialistas, de una creciente que se generó a partir de las precipitaciones que se dieron en el norte de la cuenca, en Brasil y Paraguay, en las provincias como Corrientes, Chaco y Misiones y también por la creciente de ríos como el Bermejo y el Pilcomayo que provocaron las evacuaciones de miles de personas entre Salta y Formosa.
Pero además de las consecuencias que tiene la creciente para la producción, sobre todo la ganadera de islas, en las últimas semanas los camalotes se hicieron de la costa paranaense y de hecho, en la Costanera ocuparon un gran espacio.
Ayer, luego de la pequeña y refrescante tormenta que se levantó en la zona durante la noche del miércoles, una gran cantidad de estas plantas acuáticas se desprendieron y avanzaron sobre el Balneario Municipal.
Claudio Esquivel es uno de los guardavidas y ayer por la tarde, junto a otros trabajadores había llenado una canoa completa con plantas acuáticas. Habían recorrido toda la ribera para limpiarla. "Desde las 9 empezaron en el primer turno de la mañana a limpiar, y son las 18 más o menos, y todavía seguimos nosotros", contó a UNO.
Es cierto que la ola de calor también generó que el balneario estuviera lleno de gente desde muy temprano y todavía, con la tarde a cuestas, eran cientos los que tomaban mates en la arena y quienes se bañaban en el río. "La gente entiende", dijo Esquivel y contó que más de un bañista se sumó al trabajo de ayudar a limpiar el río durante la jornada.
El hombre, con los pies en el agua, tenía una hipótesis: "Con la creciente y la tormenta de anoche (por el miércoles) como hubo viento se movió y se desprendió todo. Después empezó a soplar contra la playa y nos trajo los camalotes". Y parte de eso era posible comprobar: el curso del río estaba plagado de plantas, que con una navegación lenta pero regular también iban camino a la costa.
A los trabajadores del balneario, primero les tocó –sobre finales de 2017– todo un período de bajante, con barro en la playa y las dificultades para limpiar una arena que se llenaba de mugre y se podría al sol. Pero con esfuerzo lo hicieron y esta playa pudo ser habilitada junto con la de Bajada Grande. Y ahora, con un febrero que recién inicia, los agarró la creciente y otra vez volvieron a ponerse manos a la obra, más allá de las tareas que siempre cumplen en el lugar para tener todo lo más limpio y cuidado posible.
"La playa está muy bien, hay un buen ambiente, con buena gente", dijo Esquivel y explicó que ante el pico de la creciente, saben que apenas unos centímetros de altura del Paraná, significan metros que se come de la playa.
Según los modelos que arrojan los estudios de la creciente y el análisis que aportó la Dirección de Hidrología de la Provincia, entre lunes y martes se dará el pico y es posible que en el puerto paranaense alcance los 4,4 metros. Pero también, el Instituto Nacional del Agua (INA) arrojó la posibilidad de que hacia el 20 de febrero alcance los 4,46 metros, es decir que seguirá subiendo.

Precipitaciones
Según el INA, desde ayer no se prevé lluvias en el centro-norte del litoral, Paraguay y extremo sur de Brasil. Esto es debido a la presencia de un centro de alta presión sobre la región. En tanto que se pronostican chaparrones en el noroeste argentino y sur de Bolivia, con mejorarías temporaria, lluvias en el centro-norte de Buenos Aires y sur del litoral.
Para hoy se pronostican lluvias en el sur del litoral, norte de Buenos Aires, cuenca baja del río Uruguay, noroeste argentino y sur de Bolivia por el pasaje de un frente frío por la región. Durante el fin de semana las precipitaciones y tormentas se extenderían al litoral, noroeste argentino y extremo sur de Bolivia, Paraguay y cuencas de los ríos Uruguay, Iguazú y del Paraná.
Esta información da cuenta de que gran parte de estas precipitaciones cargarán aún más el Paraná y en algún momento pasarán frente a la costa local por eso se mantendrá un escenario de creciente. Es que para lunes y martes se prevé lluvia en el extremo norte del litoral, Paraguay, noroeste argentino, sur de Bolivia y extremo sur de
Brasil; las lluvias continuarán en el extremo sur de Bolivia, noroeste argentino, oeste de Paraguay y cuencas altas de los ríos Paraguay y Paraná con valores cercanos a los 180 milímetros.

Pronóstico
Para Paraná y la zona, el Servicio Meteorológico Nacional pronosticó para hoy cielo parcialmente nublado a nublado y desmejorando hacia la noche con probabilidad de tormentas aisladas. Los vientos serán moderados del sector norte rotando al sector sur con ráfagas.
Para el sábado y el domingo están previstas precipitaciones y tormentas aisladas, el lunes incluso se mantendrá inestable.
Y tal como se comenzó a vivir ayer, la ola de calor parece que lento va llegando a su final. Según el pronóstico, las mínimas comenzarán a descender por debajo de los 20° y las máximas estarán por debajo de los 30°; y entre domingo y lunes pueden llegar a los 27°.

Comentarios