Secciones
Docentes

Bitácora de maestras: enseñar como se puede y con lo que se tiene a mano

El testimonio de las docentes Susana Baumaister, Andrea Attonaty y Antonella Villa Cian, de las escuelas de isla, rural y Nina.

Sábado 04 de Abril de 2020

Andrea Attonaty, Susana Baumaister y Antonella Villa Cian son tres docentes de establecimientos diferentes, tanto por su ubicación geográfica, la matrícula de alumnos como por sus características. Andrea es docente en la escuela Nº 111 Tabaré de Pueblo Belgrano; Susana es directora de personal único en una escuela dentro de las islas, la Nº 6 Miguel Laurencena de Arroyo Brazo Chico, y Antonella es maestra de la escuela Nina Nº 30 La Concordia de Diamante. Consultadas por Diario UNO y ante la consigna de cómo se viene desarrollando el proceso de aprendizaje de sus alumnos durante la cuarentena, repasaron las tres semanas que llevan distanciadas de los estudiantes, el rol de la comunicación para poder enseñar, la cooperación de las familias y el apoyo de la comunidad educativa para salir adelante de esta situación inédita.

“En 32 años de docencia jamás vivimos una situación como esta. Lo máximo que tuvimos acá fue una semana sin clases por inundación hasta que se hicieron pasarelas. Conocemos lo que es vivir aislados cuando nos inundamos, pero esto es totalmente diferente”, así graficó sus sensaciones Susana Baumaister directora de la escuela Nº 6 Miguel Laurencena de Arroyo Brazo Chico.

“Estamos a una hora de lancha de Villa Paranacito. Tengo 9 alumnos -soy personal único- que van desde sala de 4 años a 5º grado”, contó, y agregó: “Venimos trabajando a través de WhatsApp, que es el único medio que tenemos para compartir actividades y con las dificultades que nos está ofreciendo, porque muchas familias no tienen el crédito necesario para mantener la conexión, otras familias tienen acceso al crédito pero la dificultad de la zona rural a veces complica la señal. Estamos implementando el trabajo en casa con los cuadernos del Consejo General de Educación (CGE) y compartiendo actividades sobre todo en familia, con materiales reciclables, con lo que pueda haber en casa, porque la realidad es que nadie puede salir a comprar”.

Tampoco hay posibilidades de imprimir las actividades que los niños deben hacer en su hogar. “Los otros días gracias a un bolsón de alimentos que pudimos hacerle llegar a cada familia les mandé fotocopias que saqué de mi bolsillo para que puedan acceder a otro tipo de tareas. No podemos mantener los comedores abiertos por la distancia y porque dependemos de los transportes escolares que no están funcionando, así que se hizo esa entrega de vital importancia para las familias de los nueve alumnos; hay que tener en cuenta que los padres no tienen trabajo fijo, viven de changas y esa es una situación que complica mucho este tiempo de cuarentena”, describió Susana.

Sobre el material distribuido en cuadernillos destacó su utilidad. “Para nosotros los contenidos de Internet son imposibles, los cuadernillos impresos que llegaron esta semana del CGE son mejor. En la medida que podemos revisamos los trabajos por WhatsApp. Otra cosa que hago es mantener el vínculo oral por audio, sobre todo con los más chiquitos. Para seguir escuchando nuestras voces”, relató, y recordó que recibió un videito que le mandó un papá con el nene gritando “es mi Seño, es mi Seño” reflejando el asombro al descargar un momento especial grabado por la maestra para él. “Tratamos de manter el vínculo porque la escuela es irremplazable, hacemos la contención como podemos porque el vínculo que genera la oralidad se pierde en esta situación”.

Sobre la comprensión de los pequeños de mantener el distanciamiento social, señaló: “A los que están más cerca de la zona urbanizada les costó mantenerse dentro de los límites de sus casas, pero todos cumplieron. Igualmente las islas nos ofrecen una cuarentena de privilegio porque estamos al aire libre, tenemos acceso a nuestro patio, huerta propia, nuestra costa del río. No tenemos encierro. Así que eso también es material de trabajo: el sonido de los pájaros, ver qué costumbres tienen, ver desde la ventana y enumerar qué vemos, trabajamos el otoño y los colores, aprovechamos el entorno que tenemos. Privilegiados en el espacio, pero no en el resto como es la accesibilidad. Vivimos otro tipo de aislamiento que se produce por la falta de tecnología. Pensar que una familia para hacer una compra básica tiene que venir en una lanchita una hora y media de viaje hasta el pueblo, ya nos hace diferentes”.

Susana también destacó la importancia del acompañamiento entre colegas. “Nuestra supervisora está en continuo contacto para contener tanto en lo personal como en lo social e informarnos de todas las novedades. Ese intercambio entre colegas nos está fortaleciendo mucho para tomar herramientas para esta situación que es inédita. Los docentes tenemos las herramientas para sobreponernos a esta situación y recuperar los contenidos, porque lo que más se pierde con la cuarentena es la oralidad, el contacto, el debate, pero dando contenidos de calidad se trasladan las charlas a la familia.Yo siempre digo lo mismo, si vuelvo a elegir una profesión, sería de nuevo maestra. Uno tiene 32 años de satisfacciones, caminar por la calle y que los chicos que hoy son hombres me digan Seño, y que sus hijos sean mis alumnos y que ese papá te siga llamando Seño, eso no tiene precio”.

Otra vivencia

En diálogo con UNO, la docente Andrea Attonaty que trabaja en la escuela Nº 111 Tabaré, de Pueblo Belgrano, ante la consulta sobre la modalidad de trabajo en tiempo de aislamiento, expresó: “Por el momento enviamos las actividades por WhatsApp o por Facebook y desde hoy la modalidad va a cambiar porque llegan unos cuadernillos”.

Aprender a quedarse en casa es algo nuevo para todas las personas, grandes y chicas; a eso hay que sumarle la articulación de saberes que implica llevar adelante la responsabilidad de educar, en la mayoría de las familias con más de un hijo.

“Quiero recordar que mi escuela tiene las características rurales aunque no se encuentra alejada del radio urbano. Actualmente hay 53 alumnos que asisten y son de la zona”, recordó quien fue destacada el año pasado con el premio Maestra Ilustre de la provincia de Entre Ríos.

En los cuadernillos que distribuye el gobierno nacional hay actividades hasta el viernes 17 de abril. Cada día tiene su contenido y está separado cada dos grados. Nivel Inicial 4 y 5; 1º grado; 2º y 3º grado; 4º y 5º grado, y 6º y 7º grado (porque hay jurisdicciones que tienen hasta la 7º división).

08f2 Andrea.jpg
La docente Andrea Attonaty trabaja en la escuela Tabaré.

La docente Andrea Attonaty trabaja en la escuela Tabaré.

“Por suerte el trabajo les ha llegado a los chicos, ahora con la nueva modalidad, que la implementaríamos a partir de esta semana, vamos a tener que tener una comunicación vía WhatsApp o videollamada para que ellos consulten sus dudas y podamos compartir diferentes formas de resolución. Se quiere de esta manera que todos tengan acceso a las actividades y que todos puedan seguir aprendiendo desde sus casas”, precisó la docente, que añadió: “Creo que nadie se imaginó pasar por una situación así, lo importante es que cada uno contribuya con el aislamiento, quedarse en casa, es la manera de cuidarnos todos. Los padres son en este momento los pilares para que la situación no resulte más traumática de lo que es para los niños. Tanto los docentes como los padres debemos trasmitir tranquilidad, de que todo esto va a pasar y nos vamos a volver a encontrar, abrazar y compartir como una experiencia más”.

Según graficó la maestra de la escuela Tabaré, los niños que tienen posibilidad le mandan videos y fotos de cómo es su vida hoy, en sus hogares. “La creatividad para la contención es muy importante”, expresó quien llevó adelante el año pasado el proyecto de soberanía alimentaria “El Semillero”.

Modalidad Nina

Antonella Villa Cian es maestra de 5° grado en la escuela Nina Nº 30 La Concordia de Diamante. Allí concurren alrededor de 200 niños desde jardín de 4 años hasta 6º grado.

“Es una escuela chica lo que es un punto a favor, el cuerpo docente es casi estable y eso beneficia en que conocemos bastante a la comunidad de estudiantes. Es modalidad Nina, es decir que tiene jornada extendida y talleres y uno de ellos es Tecnología de la Información y la Comunicación, donde se aprenden a manejar celulares, computadoras, archivos, descargar, copiar. Esto nos benefició en esta situación, porque hay muchos familiares de estos chicos que no conocen o no saben, parece algo sonso descargar un documento, pero no es tan así”, describió la también instructora de los Bomberos Voluntarios de General Ramírez .

Al contar cómo se han venido manejando con el aprendizaje, respondió: “Respecto a las actividades hacía muy poquito que habíamos empezado las clases, estábamos con el repaso para realizar el diagnóstico de cada grado; así que se continuó con ese repaso en casa con el acopañamiento de las familias. En la primera semana lo que hicimos fue mandar los contenidos a la escuela y la escuela imprimió las actividades y puso un horario para que un integrante de la familia pasara a retirar ese material.Eso alcanzó para que trabajen hasta el viernes 27 de marzo. Desde esta semana se empiezan a trabajar los contenidos propios del ciclo lectivo 2020, ahora sí son actividades nuevas. Y como la familia ya no se puede acercar, se trabaja con los grupos de WhatsApp y vía correo electrónico. En nuestra comunidad muchos chicos no tienen acceso a computadora y mucho menos a imprimir actividades, por eso se las envía vía celular y ellos la copian en sus carpetas”.

Antonella
Antonella Villa Cian es maestra en Diamante.

Antonella Villa Cian es maestra en Diamante.

Además, Antonella detalló la cooperación con maestras de otras áreas. “También tenemos en cuenta a los chicos con flexibilizaciones curriculares que necesitan otro tipo de actividades, en este sentido trabajamos con la maestra orientadora. La docente de grado le envía por correo las tareas, ella realiza sugerencias y correcciones si es necesario y luego se le manda a la familia de estos estudiantes. Además, los maestros de áreas especiales (Artes Visuales, Educación Física, Música y Tecnología) también envían su material al docente de grado para que este se los pase a las familias”.

Al hablar del ser docente, aseguró: “Entendemos con mis colegas que es un momento difícil y complejo que nos toca atravesar a todos los integrantes de la comunidad educativa -docentes, estudiantes, ordenanzas- y no pretendemos que los alumnos realicen actividades de un día para otro, hay temas que a las familias les cuesta explicar, no entienden, entonces nosotros estamos asesorando desde donde podemos (red social, correo, teléfono), ellos mandan mensajes, audios. Les pedimos que se tomen un ratito todos los días, respetando los sábados y domingos como si estuviéramos en la escuela. De esta forma contribuimos a pasar este tiempo quedándonos en casa, cuidándonos y anhelando que pase lo más pronto posible para reencontrarnos en las aulas. Después habrá tiempo para ver otras cuestiones como la evaluación, el cierre del trimestre. Es algo nuevo para todos y se va viendo sobre la marcha”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario