Secciones
Elecciones 2019

Benedetti: "Bordet estuvo bastante lejos de obtener los votos que yo logré en 2017"

El candidato de Cambiemos sostiene que la Provincia está estancada, en "modo siesta" y que no ve ninguna obra importante en marcha

Lunes 20 de Mayo de 2019

Atilio Benedetti asegura que las condiciones de la elección general, el 9 de junio, son muy diferentes a las de las primarias del 14 de abril. Lamenta que los entrerrianos no conozcan mejor las materias pendientes de la gestión de Gustavo Bordet, que suelen resolver los intendentes, según asegura. Confía en que la economía ya dará muestras de recuperación para el segundo domingo de junio, y mucho más a la hora de la elección presidencial, en la cual respalda la candidatura de Mauricio Macri, a quien quisiera ver acompañado por un candidato a vicegobernador radical.
—¿Arrancó la campaña verdadera?
—La campaña verdadera ha ido tomando intensidad en los últimos días. Aspiro a que los entrerrianos podamos focalizarnos en qué estamos decidiendo, que es quién va a conducir cada ciudad y la provincia por cuatro años. Es cierto que este año se van a elegir otras cosas, pero los entrerrianos hemos sido convocados para esto.
—Y su mensaje, a la luz del resultado de las PASO, ¿cuál es?
—Que Entre Ríos puede estar muchísimo mejor. Está estancada, en modo siesta, beneficiándose de un esquema mucho más federal de distribución de recursos que llevó adelante el gobierno nacional de Cambiemos, haciendo viable provincias que eran inviables durante el kirchnerismo, como lo reconoció el gobernador (Gustavo) Bordet, que ha dicho que recibió de Urribarri una provincia fundida.
Y hoy parece que por arte de magia se han resuelto los problemas, pero en realidad es que las provincias tienen el beneficio de un sistema más razonable de reparto. Dentro de este esquema, de una provincia que está pagando en tiempo y forma sus compromisos como es Entre Ríos, estamos estancados y hemos perdido el desarrollo relativo que podemos alcanzar. Por eso nuestra propuesta es tomar otra dinámica en el manejo del gobierno provincial para tener una provincia más competitiva, para generar un shock de empleo privado y para eso se requiere hacer cosas. Ser competitivos es tener infraestructura, tener un Estado ágil que resuelva los problemas de los entrerrianos.
— Hay que pensar entonces que el gobierno nacional, tal vez por su falta de mayorías legislativas, quedó entrampado en la negociación con los gobiernos provinciales en manos del peronismo; que tuvo dificultades para comunicarlo, y que por eso ahora no queda claro de quién es el mérito de estas situaciones más holgadas en las finanzas provincias.
—Es posible que esta dificultad de no tener mayoría en ninguna de las dos cámaras haya obligado al gobierno nacional a ir permanentemente negociando, en el buen sentido, las distintas leyes y haber ido resolviendo con cada una de las provincias. Yo no puedo sacarle mérito a los gobernadores que han sacado provecho de un mejor y mayor auxilio del gobierno nacional y esto disimuló falencias propias.
—¿Y de la gestión de Bordet qué observa?
—No encuentro ninguna medida estructural que haya llevado adelante el actual gobernador como para decir que Entre Ríos está resolviendo algún problema de los que tenemos. Sin embargo, cuesta para los que hacemos campaña poder establecer estas diferencias. Lo que podríamos haber sido y no somos, las oportunidades que dejamos pasar y la carrera que perdimos en relación a provincias similares.
—¿Lo desanimó el resultado de las PASO?
—No me desanimó. Esperaba un resultado un poco más cercano. Analizándolo veo que Bordet estuvo bastante lejos de obtener los votos que logré en la elección de 2017, cuando tuvimos una diferencia de unos 60.000 votos más de los que sacó el actual gobernador .
También vemos que no hubo la participación que va a haber en la elección general. Segundo, tuvimos una altísima cantidad de votos en blanco, que puede leerse de dos maneras, que no se le otorgó importancia porque no había disputa en los cargos a gobernador; o también como la expresión de un malestar y un llamado de atención por la situación económica que atravesábamos en ese momento.
—¿Y la actual?
—Es mejor, y la del 9 de junio va a ser mejor todavía.
—O sea que no les favoreció el adelantamiento.
—Bueno, no lo decidimos nosotros (risas)...
—Hay gente a la que le cuesta ver o imaginar que la situación económica pueda mejorar, sobre todo en poco meses...
—Estoy convencido de que estamos superando una turbulencia, con un enorme esfuerzo de los argentinos, con una economía mucho más sana, más razonable, donde vuelven a aparecer elementos importantes, como son los dos superávit, como tuvo en sus comienzos el kirchnerismo. Es el superávit fiscal, que es cierto que es primario nomás, que si le sumamos los intereses (de la deuda) todavía no llega; pero también hay superávit de la balanza comercial, que es muy importante en un país que demanda dólares, es muy importante que tengamos un saldo positivo. Están empezando a operar distintas economías regionales que están comenzando a beneficiarse de la reinserción de Argentina en el mundo, entre ellas algunas economías regionales entrerrianas.
—¿Se subestimó la inflación?
—Se subestimó la complejidad que había para controlar la inflación y para poner en caja las cuentas públicas, para lo cual todo el esfuerzo se hizo desde la Nación, porque hubo un reequilibrio o una redistribución de recursos, que vinieron en favor de las provincias y los municipios
—¿Los radicales entrerrianos sienten que el gobierno nacional es su gobierno?
—Me parece que Cambiemos tiene mucho para mejorar, sobre todo en lo que refiere a ámbitos de participación política, y en el radicalismo tenemos mucha gimnasia en este sentido. Me parece que esa es de las asignaturas pendientes para ir mejorando Cambiemos. De la misma manera que digo que es imprescindible consolidar Cambiemos, me parece que es el camino. No es tiempo de cambios sustanciales, más allá de que podamos mejorar Cambiemos y eventualmente considerar alguna ampliación. Hoy estamos en el medio del río y es importante que los convencionales de mi partido, dentro de siete días (cuando se reúna la Convención Nacional del radicalismo) puedan consolidar Cambiemos y ofrecer una alternativa a los argentinos y a los entrerrianos.
—¿Qué opina de la postura del gobernador mendocino Alfredo Cornejo, respecto de que Mauricio Macri podría no ser el candidato de Cambiemos a presidente?
—Mi opinión es que hay que fortalecer la candidatura a la reelección del presidente Mauricio Macri. No es tiempo de cambiar caballo, estando en el medio del río. Sí opino que se podría usar la experiencia de Entre Ríos para expresar la coalición en la fórmula, y por eso me gustaría que participara un radical de la fórmula nacional.
—¿Los intendentes de Cambiemos fueron demasiado cautos en la crítica al gobierno provincial durante estos tres años y medio?
—Cada municipio tiene su particularidad, y los resultados de las PASO han sido diferentes en varios de ellos porque allí pesaron los distintos armados electorales, propios y del oficialismo. En algunos lugares tuvimos un candidato a intendente y el oficialismo tuvo siete. Todo esto influyó, pero ahora vamos a una elección más despejada... Sin embargo hubo ciudades como Chajarí, donde fuimos con un solo candidato y este obtuvo el 65% de los votos, es decir que hay distintas realidades. Pero en lo que me parece que fracasamos es en haber hecho comprender más a la sociedad cuántas falencias del gobierno provincial han resuelto los intendentes. Para mencionar dos temas centrales en este sentido, cito la atención de la red vial secundaria, y la atención de la salud. Son dos cuestiones en las que el gobierno provincial no estuvo a la altura de las circunstancias y fue suplido por los intendentes.
—¿Lo que resta de la campaña tendrá algún tema nuevo?
—Nosotros nos centramos en el tema de la energía, que es importante porque tenemos una de las energías más caras del país y no hay razones para eso, y esto es responsabilidad exclusiva del gobierno provincial. Por eso, como una señal clara, digo que vamos a bajar desde el primer día (de mandato provincial) un 10% de su valor, como para mandar una señal clara y no demagógica. Yo estoy convencido de que podemos bajarla mucho más. Un usuario de 300 kilowatt paga por costo de energía un 26% del total de la factura y un 13% es por impuestos nacionales; mientras que el otro 61% está compuesto por el costo de la distribución, los impuestos provinciales y las tasas municipales. Hay mucho para hacer para que cuando llegue la factura de luz a una casa no sea algo que altere el presupuesto familiar. El otro compromiso es resolver lo de Vialidad Provincial, que no está a la altura de las circunstancias, y la situación amerita un importante análisis de lo que pasa con esa partida del presupuesto, más de 3.000 millones de pesos que maneja anualmente.
En lo que refiere a seguridad tenemos un aumento significativo de los homicidios dolosos entre 2017 y 2018, de casi un 60%. Tenemos un sistema de Justicia que tiene casi más fiscales que La Matanza, y los agentes de la Policía están cercanos al número que se considera óptimo, pero hay dificultades para alojar a los detenidos. Yo propongo resolver este problema con la construcción de dos cárceles, una en el norte y otra en el sur de la provincia. Y resolver así este problema que obstaculiza incluso el cumplimiento de la ley de narcomenudeo. Hay déficit de funcionamiento.
—¿Cuánto incide el resultado del 9 de junio en su carrera política?
—Lo vamos a analizar después de la elección. Estoy convencido de que vamos a una elección diferente. Quiero ser gobernador porque creo que tengo cosas para aportar, dar otra dinámica a este gobierno, y salir del estancamiento. Tenemos una provincia maravillosa y con múltiples oportunidades de cambiar la historia, signada por un grupo político que gobernó la provincia durante los últimos 15 o 16 años, y que en todo caso habrá dado lo que ha podido, pero el resultado es una provincia que ha perdido la carrera en relación a otras provincias.




La fórmula de Fernández y Fernández

"No creo que sea un tema del que yo tenga que opinar demasiado, pero debo reconocer que primero me sorprendió el anuncio, me pareció una movida inteligente en el sentido de ampliar la base. Pero con el transcurrir de las horas me pareció más una voluntad de corrimiento de la líder que otra cosa". dijo Benedetti del anuncio hecho por Cristina Fernández el sábado respecto de la fórmula que presentarán en la PASO nacional del PJ, con ella como candidata a vicepresidenta y Alberto Fernández a presidente .
El dirigente radical agregó: "La formula FF sirvió para que el gobernador de Entre Ríos exprese con claridad una vez más que está acompañando al kirchnerismo, lo que significa plantear lo que ya vivimos, volver al pasado. Eso nos da más fuerza para trabajar por un cambio y una alternativa superadora", analizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario