Autismo
Sábado 27 de Octubre de 2018

Barrileteada en la Isla del Puerto para generar conciencia sobre el autismo

La problemática requiere difusión, profesionales capacitados y leyes que ayuden a las familias a una detección y tratamientos tempranos

Esta tarde, en el sector norte de la Isla del Puerto de Concepción del Uruguay, las familias se reunirán para compartir una tarde de cara al río y sumar acciones y conciencia sobre el autismo.
La consigna de hoy es llevar un barrilete y ayudar a remontar el sueño de una sociedad más inclusiva y equitativa para todos.
La idea está en consonancia con el trabajo realizado por el reconocido médico Rubén Sosa –de la ex-Casa Cuna–, que es quien lanzó esta gran barrileteada nacional "Bajo un cielo azul" para concientizar sobre la situación del autismo en el país, buscando la reglamentación de la Ley Nacional Nº 27.043 para que los chicos puedan tener, entre otros puntos, una detección precoz y abordaje interdisciplinario en el tratamiento.
En Concepción del Uruguay se llevará a cabo esta actividad en consonancia con el evento nacional.
El Concejo Deliberante aprobó declarar de interés municipal a la jornada que es organizada por el grupo "Hablamos de Autismo" donde se buscará alertar sobre la situación actual del autismo en Argentina y promover la atención e intervención temprano de las personas con trastornos del espectro autista (TEA) y la adhesión de la Ley nacional en la provincia de Entre Ríos.
Desde el año 2015 el Grupo "Hablamos de Autismo" viene participando de múltiples instancias de difusión y concientización en lugares y eventos públicos; organizando jornadas de capacitación para docentes, profesionales de la salud y comunidad en general; brindando también un espacio de atención gratuita a la comunidad los viernes de 17 a 19 en la Dirección para la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

Buscando cambios
"En estos años hemos observado que existe un contexto de altísima inequidad en el acceso a un derecho básico como lo es la salud, impactando directamente en la calidad de vida de las personas con algún desafío en su desarrollo, así como también en sus familias", explicó Laura Sellanes, representante del Grupo Hablamos de Autismo".
El trabajo de todo este tiempo les ha permitido involucrarse de manera más profunda con las necesidades de la comunidad, personas y familias que – ante la sospecha de alguna alarma en el desarrollo de sus hijos– tienen muchas dificultades para encontrar en la región profesionales capacitados específicamente en autismo, o no tienen recursos para afrontar la atención.
"Vemos que sólo acceden a una intervención temprana quienes pueden pagar por ella, o quienes tienen una obra social que responde de inmediato. Como papás sabemos que el autismo es una condición que mientras antes esté identificada, mientras antes se intervenga adecuadamente y antes se brinden a la persona los apoyos necesarios, es mejor. El autismo no se cura porque no es una enfermedad, pero está demostrado que una intervención temprana mejora el pronóstico de la calidad de vida de las personas. ¿Cómo no hacer nada para que las familias que más lo necesiten puedan acceder -como otras- a las mismas oportunidades, a los mismos derechos?", remarcó Sellanes sobre la realidad de este grupo de pacientes.

Hablemos...
"Somos un grupo de familiares, profesionales y amigos de personas con condiciones del espectro autista de la ciudad de Concepción del Uruguay", se presenta el grupo Hablemos de Autismo de esta ciudad.
"Trabajamos – como cualquier otra familia o profesional– por un proyecto de vida y desarrollo pleno de nuestros niños y jóvenes con Trastornos del Espectro Autista (TEA), y –entre muchos otros– nuestro objetivo es que puedan ejercer su derecho a concurrir a escuelas y demás instituciones y espacios sociales, fortaleciendo sus potencialidades y autonomía, haciendo del entorno un lugar más comprensible. Sabemos que el trabajo en casa o en consultorios no es suficiente. Que es necesario realizar acciones públicas y sostenidas de concientización sobre autismo, para que más personas con TEA y sus familias tengan garantizados los derechos. Para que las escuelas y demás instituciones cuenten con las herramientas necesarias para acompañarlos, participando activamente, de manera positiva y a conciencia en su desarrollo".


El proyecto Agua Segura instaló filtros en escuelas

El Proyecto Agua Segura, junto con el INTA, instaló filtros para el tratamiento de agua en comunidades vulnerables del departamento de Concordia y realizó un intercambio educativo sobre los hábitos saludables.
El proyecto surgió hace tres años ante la falta de agua en las distintas localidades vulnerables. Así lo explica Lía Renzini, directora del proyecto a UNO Concordia, en su paso por el Departamento. "Lo que hacemos puntualmente es instalar filtros microbiológicos con un formato rural, no necesitan electricidad, el agua, por su mismo peso, pasa por unas mallas en donde se retienen virus, bacterias y parásitos, que es lo que hoy enferma a los chicos que consumen agua no tratada".
En este sentido destacó que la tecnología utilizada "es súper amigable para las zonas rurales, por lo cual tiene mucha aceptación. No lleva químicos, se limpia con la misma agua que filtra, no necesita repuestos y sobre todo tiene una vida útil muy prolongado".
"El filtro trata el agua para que no tenga microorganismos, no llevamos solo la tecnología, lo que hacemos es llevar un proyecto sostenible, desarrollamos un programa que genera conciencia sobre la importancia del agua, del agua segura, como un derecho de la importancia de la hidratación".

Comentarios