Reforma previsional
Lunes 15 de Enero de 2018

Bahillo, sobre la reforma jubilatoria: "Le pedimos un bono a Cambiemos"

El diputado nacional del PJ que votó a favor de la ley, defendió su decisión. Dijo que se había logrado el quórum y reconoció "fuertes presiones". También afirmó que hubo "muestras de intolerancia" de "sectores muy reaccionarios" tras la aprobación de la norma.

El tratamiento de la reforma previsional, que luego se convirtió en ley tras una maratónica sesión, sigue siendo el proyecto legislativo que -probablemente- le haya deparado el mayor costo político al Gobierno de Cambiemos. Todavía resuenan los ecos de la multitudinaria manifestación social que rechazó la iniciativa y que fuera reprimida por las fuerzas de seguridad. Como contrapartida, en el recinto se vivió la sesión más violenta de los últimos años. Ese día, el diputado Juan José Bahillo, junto a su compañera de bancada Mayda Banca, hacían su estreno como integrantes del interbloque Argentina Federal. El exintendente de Gualeguaychú y legislador concedió una entrevista a UNO donde repasó lo sucedido durante aquel traumático diciembre y defendió la sanción de la norma que cambió el cálculo de las jubilaciones.

—¿Por qué votó a favor de la reforma previsional?
—Es una decisión basada en la responsabilidad de respetar y exponer las decisiones que toma el gobernador (Gustavo) Bordet buscando la gobernabilidad de la provincia y llevar adelante la gestión todos los días. El gobernador hizo un acuerdo con el Presidente y con otros 23 gobernadores sobre numerosos temas, entre ellos la reforma previsional y cuestiones que no son las más amigables. Nuestra responsabilidad es acompañar eso y también medir las consecuencias. Al obrar distinto hay que hacerse cargo de las consecuencias y cuando uno tiene la responsabilidad de llevar adelante la gestión, tiene que incorporar una fuerte ética de la responsabilidad. En ese marco tomé la decisión y no hay mucho más para agregar. Ahora estoy esperando que se abra el nuevo año legislativo, se habló de una convocatoria a extraordinarias por el tema de la reforma laboral. Creo que lo descartó el Gobierno nacional, porque la verdad no está para nada dado el consenso y hay muchas voces críticas contra esta reforma. Hay que trabajar mucho más en caso de llegar a un acuerdo. El bloque Justicialista junto con el Interbloque Federal, estamos muy activos y con mucha comunicación, haciendo las evaluaciones del decreto que ha emitido el Gobierno nacional. Todavía lo tenemos un poco en estudio y seguramente entre mañana y pasado -por hoy y el martes- vamos a sacar un comunicado.
—¿Qué pasó el día que se intentó tratar por primera vez el proyecto y no se pudo conseguir el quórum?
—Lo que puedo decir es lo que dijo el gobernador. Fui el diputado 130 y el quórum se da con 129 votos, por una cuestión de ingreso al recinto. Mayda Cresto ingresó 131. Lo que quiero ratificar es que hubo quórum.
—Entonces se logró el quórum.
—Sí, hubo quórum, pero duró muy pocos minutos.
—¿Ustedes recibieron presiones para que fracase la reforma?
—Sí, hubo fuertes presiones, pero en realidad fueron más numerosas que fuertes de militantes, de gente que no compartía que demos quórum o que apoyemos. Pero uno entiende y respeta todas las opiniones. Con eso no me molesto, siempre en el marco del respeto, si es válido que cada uno de su postura y exija a sus dirigentes desde el lugar que ellos quieren. También más allá de eso uno tiene la responsabilidad en las acciones y en las decisiones. Los números de la provincia han mejorado notablemente en estos últimos meses, en este último año sobre todo. Más allá de esa mejora y esa previsibilidad que tienen, se iban a ver seriamente deteriorados y perjudicados si se caían estos acuerdos, porque lo que hay que tener en cuenta es que hay dos cuestiones que no se desarrollaron lo suficiente. Una es la demanda de la provincia de Buenos Aires ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación; de prosperar esa demanda, como todo lo parecía indicar, Entre Ríos perdía 3.500 millones de pesos. Y hay otra cuestión que es el Pacto Fiscal para la reactivación del empleo que se había firmado en 1993 y que se estaba por vencer el 31 de diciembre. Por lo que se perdían numerosos fondos para la Provincia y había que reorganizar toda esta cuestión del flujo de Coparticipación desde la Nación hacia las provincias. Si esto no prosperaba la Provincia tenía serios inconvenientes en su operatividad, en la prestación de los servicios básicos, en sostener la caja. Todo esto nos da tranquilidad desde el punto de vista de la cuentas públicas y no tener que hacer otro tipo de ajuste o modificación en las cuentas públicas.

La represión a la protesta y el escrache en la provincia

—Hubo una fuerte represión a la protesta social que rechazaba la reforma jubilatoria. Y en la provincia el descontento se tradujo en movilizaciones, pero también en escraches a la casa del gobernador y a la suya en Gualeguaychú. ¿Qué tiene para decir sobre estos hechos?
—Esas muestras de intolerancia no son buenas y no son producto de una sociedad madura. Afortunadamente son sectores muy reaccionarios, pero muy minúsculos. Cada uno se puede expresar y decir lo que lo opina, pero no es sobre la base de las acciones violentas o de la intolerancia sobre la cual se construye una sociedad mejor. Descalifico esas acciones por minoritarias que sean. De la misma manera que no respetan la opinión del otro, descalifico aún de manera mayor porque las autoridades no están en igualdad de plano con la sociedad civil la fuerza excesiva y la puesta en escena que se vivió el jueves (N. de la R.: por el 14 de diciembre) el día que no se pudo hacer la sesión. Lo que vimos ese día en inmediaciones del Congreso con el despliegue de Gendarmería y el Gobierno nacional también lo condeno en mayor medida.
—¿Falta mayor información sobre el proyecto de reforma previsional?
—Desde el Gobierno nacional no se informó; una vez que la sesión se había caído no hubo comunicación entre el jueves y la sesión del lunes. La otra cuestión fue el tema del bono; (Elisa) Carrió en la sesión caída medianamente lo adelantó. Nosotros se lo habíamos pedido, se lo habíamos adelantado, le habíamos preguntado si no había un bono extra para los sectores de menos recursos. Se lo habíamos exigido.
—¿A quién se lo pidieron?
—A los legisladores que representan al Ejecutivo. Lo hablé concretamente con (el legislador Nicolás) Massot a este tema y ellos lo negaban, quizás hasta ellos no lo sabían.

Comentarios