Secciones
La Provincia

Aunque se venden menos, los libros resisten al embate de una época difícil

Si bien la producción editorial cayó un 48% en los últimos tres años y bajó la demanda, la magia que despierta la lectura se abre camino en la crisis

Viernes 03 de Mayo de 2019

Aun con el vertiginoso avance de la tecnología, que en pocos años generó la posibilidad de acceder a un libro prácticamente de cualquier autor a través de un teléfono móvil al instante, resulta difícil imaginarse un mundo sin el texto impreso. Se trata de un elemento que se popularizó gracias al invento que en el siglo XV desarrolló el alemán Johannes Gutenberg, llamado "el padre de la imprenta", que contribuyó a la expansión de la alfabetización en el mundo. Todavía hay varias generaciones que sostienen que es inigualable la sensación que produce el recorrido por el papel con la vista, el tacto, el olfato y hasta con el oído, al sentir el sonido que se produce al dar vuelta la página cuando se avanza con una historia que atrapa, conmueve o interpela de alguna forma a quien se entrega a la mágica experiencia que aporta lectura.
Sin embargo, la crisis golpea fuerte a la industria editorial. La Cámara Argentina del Libro (CAL) presentó el Informe de Producción del Libro Argentino 2018, en el que revela una caída en la producción que alcanza al 48% respecto a 2015, y registra que estos tres últimos meses como los peores de los últimos cinco años.
En las librerías de Paraná confirmaron que se venden menos libros que antes, sin animarse a establecer cuál es el porcentaje de la baja. En este contexto, elaboran estrategias para mantener el interés del público por un producto que no es de primera necesidad y no se prioriza en tiempos difíciles. "Todos los años cae un poco más la demanda de libros, sobre todo en novelas y textos escolares. Es difícil y doloroso comparar año a año, pero se empezó a notar la baja en la venta en 2018, frente a otras alternativas para leer que son mucho más baratas: un best seller cuesta 1.000 pesos en promedio, cuando un eBook está 250 o 300 pesos", contó a UNO Rosana Pitia, propietaria de una tradicional librería de calle Buenos Aires, en Paraná. A su vez, observó: "También afectan al rubro de las librerías las fotocopias y este año se notó mucho, principalmente en temporada escolar. Desde la Primaria a la universidad es nuestro peor enemigo, y muchas veces la diferencia de precios es muy poca, pero los padres no salen a comparar los valores y por ahí no conviene, sobre todo cuando se trata de textos que vienen con color".
Rosana creció en la librería que erigió su familia, hace casi 50 años, y atenta a los requerimientos del mercado cuando las condiciones cambian de una época a otra, refirió: "Nosotros nos hemos mantenido porque buscamos otras alternativas, ofreciendo libros más específicos, de Sociología o Filosofía, por ejemplo; o novelas en otros idiomas, que no había acá en Paraná. Son cosas que se van agregando; y tratamos también de implementar de nuevo y darle empuje al libro profesional o para el universitario, sobre todo para el estudiante de Derecho o de Medicina, que sigue comprando libros, y de esta forma hemos vuelto a nuestra fuente, porque esta librería se fundó con libros para profesionales y después fuimos agregando a otros rubros".
Por otra parte, destacó: "El que quiere determinado libro viene y lo compra, sobre todo está el profesional de Psicología o Filosofía, que no es que tenga mucho dinero, sino que le destina parte de su presupuesto a adquirir libros y como lectora lo entiendo".
Entre los más pedidos actualmente, contó que Sinceramente, de Cristina Fernández (ver recuadro) es el más demandado y tiene clientes en lista de espera que lo encargan, ya que van llegando pocos ejemplares y enseguida se agotan. Asimismo, el libro El Nido. Poder, justicia y corrupción en Entre Ríos, de Daniel Enz, es uno de los más solicitados. Cecilia Bonelli, con su best seller Dime ¿quién es como Dios?; y Daniel López Rosetti con Equilibrio, también encabezan la demanda.
En cuanto a los precios, opinó: "Creo que los libros están muy caros y podrían ser un poco más económicos, sobre todo si queremos reactivar el tema de la venta. Además, tenemos muy poca ganancia, ya que el libro tiene un precio al público que en el país lo mantenemos todas las librerías; por ahí no podemos ofrecer cuotas sin interés y los bancos tampoco nos acompañan".
Por su parte, Germán Altuna, referente de otra de las librerías de calle Buenos Aires, coincidió en que la proliferación de fotocopiadoras afecta al rubro, y señaló: "Hay veces que los libros cuestan más baratos que las fotocopias".
A su vez, evaluó: "Año a año va mermando un poco la venta, pero todavía hay un público que prefiere el libro. Y después están los best sellers o determinados libros que tienen una llegada que hace que el consumo sea un poquito más masivo. Son pocos, pero existen", dijo, y mencionó también que uno de ellos es el libro Sinceramente; y concordó con Rosana en que otro de los más solicitados es el último del periodista Daniel Enz, destacando que una producción local sea uno de los que lidere las ventas.
En tanto, Jorge, librero de un local en Peatonal San Martín, analizó la baja en la producción editorial: "Las editoriales ya no producen las mismas cantidades que antes por una cuestión de mercado. El libro es un producto cuyo precio ha tenido aumento lógico, que promedia el 40% respecto al año pasado, pero es la realidad que sufrieron todo tipo de productos y más allá de eso, el publico sigue manteniéndose en el uso del libro, a lo mejor comprando uno y no tres como hacía antes, pero sigue buscando al libro como regalo o para uso personal", aseguró.
Sobre cuáles son los más requeridos, indicó: "La literatura política ha vuelto a tener una preponderancia en el gusto del cliente, cosa que antes no se veía tanto, porque era la novela la que más primaba. Hoy lo político, a través de ensayos o textos de historia y demás ha vuelto a ocupar las primeras planas del gusto del público. Y la novela romántica o tipo costumbristas sigue teniendo sus adeptos siempre presentes también".
"Siempre está la búsqueda de una recomendación por parte del cliente, asiduo o no a la librería, que consulta a los vendedores para saber qué leer y qué regalar", subrayó, dejando en claro que el libro impreso sigue vigente, abriéndose camino ante la crisis y sobreviviendo a las nuevas formas de lectura.




"Sinceramente", un fenómeno inusitado en el mercado actual

El libro Sinceramente, de la expresidenta Cristina Fernández, sigue batiendo récord de ventas y conforma un indiscutido fenómeno que encabeza las ventas en un mercado deprimido. Y ante la inusitada demanda la editorial mandó a imprimir 90.000 ejemplares, que se suman a los más de 200.000 vendidos a una semana de su publicación.
En Paraná es difícil conseguirlo. Ayer fue el tercer día consecutivo que una señora entró en una de las librerías céntricas a preguntar si había llegado, y cuando recibió una respuesta negativa, se fue visiblemente frustrada, confesando en que no podía conseguirlo en ningún lado.
Los libreros van recibiendo stock de a poco y enseguida "vuelan", según contaron. La situación es igual en todo el país y en algunos lugares anotan en una lista el teléfono de los interesados para avisarles si llega un pedido. Confían en que en las próximas semanas la entrega va a normalizarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario