Turismo
Jueves 01 de Noviembre de 2018

Aunque más caro, Brasil le disputa turistas al sector nacional

Sigue siendo el destino predilecto para muchos paranaenses y crecen las consultas, sobre todo para ir al sur de Brasil, que es más accesible

A dos meses de que se termine el año, mucha gente ya empezó a pensar en sus vacaciones y a consultar costos y opciones. Hace un año el dólar valía prácticamente la mitad que vale ahora y lógicamente esto impactó en los precios, sobre todo de los viajes al exterior; además, la financiación actual que se ofrece generalmente lleva intereses y desalienta el pago en cuotas. No obstante, hay una gran cantidad de público que mantiene la ilusión de irse a Brasil para pasar sus días de descanso disfrutando de las cálidas playas.
Hay varias alternativas para cumplir ese deseo y los destinos del sur del vecino país son los más accesibles. Si bien hay presupuestos muy variables en el mercado local y el costo final dependerá de las particularidades de cada paquete, el régimen de comidas, los días de estadía, la categoría del alojamiento y la fecha en que se viaje, en promedio para enero un viaje a Camboriú en bus semicama saliendo desde la capital entrerriana para disfrutar siete días y cinco noches en un hotel dos estrellas, con media pensión, ronda los 13.500 pesos. Con características similares, excepto que en lugar de media pensión se ofrece solo desayuno, Florianópolis es otra de las opciones y su valor de unos 14.000 pesos. Ir a Buzios se encarece un poco porque es con transporte aéreo debido a la distancia. Saliendo desde Rosario, con nueve días y ocho noches, desayuno y posada dos estrellas, cuesta 790 dólares; y haciendo un cálculo con un dólar promedio de 37 pesos termina costando unos 29.230 pesos.
Diego, referente de una agencia de viajes de calle Urquiza al 200, sostuvo que quien viaja al exterior se organiza y consulta con mayor antelación que quien se inclina por un destino nacional, y afirmó a UNO: "Ya tenemos muchas consultas para lo que es Brasil, que ha ido un poco devaluando a la par nuestra". Según comentó, el CyberMonday –que se extendió hasta mañana como CyberWeek– hay numerosas promociones que impulsaron mayor cantidad de consultas para ir a Brasil y también al Caribe: "Con un dólar alto y sin promociones no había tantas consultas para el Caribe, pero ahora se están consiguiendo vuelos económicos y hoteles para viajar en enero y febrero, que otros años no pasaba", señaló, y analizó: "Al mermar las salidas de pasajeros al exterior, las aerolíneas también bajaron las tarifas y se están consiguiendo vuelos baratos al exterior, tanto a Brasil como al Caribe".
Sin embargo, estimó que si bien Brasil se impone a nivel de consultas, habrá menor flujo de viajeros argentinos hacia este destino comparándolo con el verano pasado y temporadas anteriores, y podría crecer la tendencia a elegir la costa atlántica: "La temporada de verano pasada estaba muy cara la costa argentina y más barato Brasil", indicó.
Sebastián Bel, presidente de la Cámara Entrerriana de Turismo, reflexionó que si bien con el valor del dólar Argentina va a ser más competitiva respecto de Uruguay, Brasil sigue manteniendo condiciones atractivas: "Más allá de que a nosotros nos cuesta más el real, ellos no han tenido una devaluación profunda y no han aumentado las tarifas. No han subido los precios y el combustible prácticamente está casi igual si se lo compara con lo que cuesta acá. No obstante eso, hay un sector al que le gusta viajar a Brasil y lo va a seguir haciendo, aunque sea menos conveniente como años atrás".
Ana, empleada de otra agencia local, coincidió en que las mayores consultas de la gente son para vacacionar en Brasil, y sobre todo en el sur de este país: "Preguntan por Camboriú, Florianópolis, Torres y algunos pasajeros más jóvenes por Ferrugem, que son lugares a los que se llega en micro. Algunos también se interesan por el norte de Brasil, como Río de Janeiro, Buzios, Natal, pero son los menos, porque el valor del dólar desalienta estas operaciones", sostuvo.
Respecto de los destinos nacionales más pedidos, indicó que "la gente está viendo la Costa Atlántica: Mar del Plata, Villa Gesell, San Bernardo". A su vez, comentó: "También consultan por Córdoba, que es un clásico, y algunos por Mendoza o por Bariloche, que también en verano es uno de los destinos más lindos para aprovechar". Acerca de los precios, indicó que un paquete en bus a Mar del Plata de nueve días y siete noches con desayuno vale 8.795 pesos en hotel dos estrellas; y Villa Gesell está 8.400 pesos. En tanto, Villa Carlos Paz en bus semicama con una estadía en un hotel dos estrellas de seis días y cinco noches, oscila los 7.500 pesos. Mendoza cuesta 7.250 pesos por seis días y cuatro noches con desayuno, y Bariloche en colectivo con media pensión incluyendo siete días y cinco noches ronda los 11.200 pesos.
También Estéfano, quien trabaja en otro establecimiento del rubro, sostuvo: "El dólar incidió mucho en los precios y respecto a Brasil lo que más consultan son por algunos destinos como Camboriú, Canasvieiras y otros sitios del sur del país".
Respecto de las preferencias nacionales, sobre los que también registran numerosas consultas, hay predilección de los paranaenses por viajar a la costa a ciudades como Mar del Plata y Villa Gesell, las Cataratas del Iguazú, Merlo y Carlos Paz, que son lugares con un costo accesible para pasar unos días.
En referencia a Uruguay, ya no es tan conveniente y apenas algunas agencias ofrecen esta alternativa. Una de ellas promociona un viaje con un vuelo charter directo de Paraná a Punta del Este, llegando en una hora, y cuesta a partir de 1.136 dólares en base doble.

Familias optan por ir en auto y alquilar un departamento

La mayor demanda de paquetes a Brasil a través de agencias es de parejas jóvenes y mayores. "Por ahí cuando es una familia o dos parejas que tienen como destino Argentina y sur de Brasil alquilan un departamento y se van en vehículo, porque es un poco más conveniente", opinó Diego, referente de una agencia de viajes de Paraná.
Los cálculos sobre cuánto cuesta un viaje con esta modalidad no son fáciles de hacer, pero considerando un destino, Camboriú, situado a casi 1.600 kilómetros de Paraná, se necesitarán alrededor de 229 litros de nafta para llegar en un auto estándar que consume unos siete litros de combustible cada 100 kilómetros en quinta marcha. La nafta Premium vale más de 47 pesos, así que hay que estimar un gasto de más de 10.750 pesos para ir y sumarle el importe de la vuelta, que puede variar según el precio del combustible en Brasil y economizar si el vehículo es gasolero o a gas. Si son cuatro los que van en auto, ir y volver sale unos 5.000 pesos por persona.
La opción de irse en colectivo también es atractiva para quien no quiere manejar. Desde la capital provincial a Florianópolis o Camboriú cuesta ida y vuelta en semicama 7.100 pesos y coche cama 8.300.
En cuanto al alojamiento, un departamento equipado para cuatro personas en Camboriú puede costar entre 24.500 y 36.900 pesos para la primera quincena de enero. Los precios varían según las comodidades y están expresados en dólares, por lo que si se incrementa el valor de la divisa impactará también en el desembolso final.
Con un dólar que cotiza a casi 4 reales y ronda los 38 pesos, Brasil mantiene tarifas competitivas. Para los argentinos un real se vende a 10 pesos en promedio en las casas de cambio. Con este dato se puede estimar cuánto cuestan algunos productos de consumo frecuente: una cerveza en la playa está a 10 reales, una caipirinha o caipiroska oscila de 15 a 18 reales, un jugo de frutas naturales sale 8. Una gaseosa ronda los 6 o 7 reales. En tanto, una comida abundante en un restaurante con bebida, entre 30 y 70 reales.

Comentarios