Secciones
Crisis Económica

Aunque calienta la fantasía de ser millonario, la crisis enfría las apuestas

Hay quienes opinan que cuando hay menos plata se apela a la suerte y repuntan los juegos de azar. Referentes del rubro dicen que es solo un mito

Jueves 31 de Enero de 2019

¿Quién no sueña con ganarse un premio millonario que le cambie la vida para siempre? Hay gente que cree que es su destino y con la convicción de que un día la suerte estará de su lado no pasa semana sin sucumbir ante alguna de las promocionadas alternativas que ofrece el mercado de las apuestas.
A la par, hay quienes afirman que en los tiempos en que la situación económica es adversa, más se juega, con la esperanza de que el azar resuelva lo que no se alcanza a solucionar con el salario que se cobra poniendo el lomo todos los días. Pero los agencieros son tajantes y lo desmienten. "Es un mito que el juego aumenta en época de crisis", señalaron a UNO en el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas) en Entre Ríos, y explicaron: "La realidad es que en momentos de mayores dificultades económicas el juego disminuye a raíz de que el entretenimiento pasa a ser un gasto secundario para la gran mayoría de las personas".
"Los números reflejan claramente la tendencia negativa en períodos de crisis. El crecimiento interanual 2017-18 de la Tómbola –que es el producto lotérico que refleja el consumo per cápita– se mantuvo en el orden del 15,41%, cuando la inflación del año arrojó índices superiores al 47%", indicaron.
Alejandro Broguet, referente de una tradicional agencia de calle Andrés Pazos y San Juan, que ya cumplió 80 años en la capital entrerriana, concordó en que es un mito esta premisa, y analizó: "En general el juego cae también con la crisis. O es relativo y por ahí se opta un poco más por el Quini 6 y un poco menos por la quiniela, que es lo que más se juega normalmente".
"Si bien en nuestro caso no han bajado tanto las ventas, se nota como en todos los rubros la merma, y más ahora en el verano. Las dos últimas semanas de enero fueron caóticas porque no andaba nadie", dijo, y agregó: "Por ahí hay quienes hacían alguna jugada fija del Quini y ahora vienen y nos comentan que por un tiempo van a cortar porque no les alcanza".
Por su parte Geraldina, quien trabaja en una agencia de calle Pellegrini al 200, mencionó: "Aparte de la crisis, que se advierte también en este rubro, hay una merma estacional: en enero llegan a caer hasta un 40% las apuestas, pero hay que tener en cuenta que los empleados que trabajan cerca o los que siempre juegan se han ido de vacaciones. Esperamos que la semana que viene repunte, porque ya hay gente que ya está cobrando, viene al centro a comprar los útiles escolares y de paso hace alguna jugada".
A su vez evaluó que también hay quienes no interrumpen su apuesta nunca, pero ante una situación económica más complicada la reducen. "El que es jugador fijo viene siempre, por ahí baja el monto que destina a la quiniela, o por ejemplo si jugaba tres Quini juntos te puede jugar dos o uno", explicó.
En el mismo orden, Julio Strassera, quien es agenciero hace 25 años y tiene su local en Galán al 1600, fue categórico: "Es mentira eso de que con la crisis la gente juega más. Además a las agencias lo que nos mata son los casinos, con las máquinas tragamonedas, tengo una a media cuadra y me afectó muchísimo", sostuvo. Asimismo, señaló: "Hay clientes que siguen jugando, pero bajan la apuesta: eligen el mismo número pero en vez de en las cuatro quinielas lo hacen en dos nada más. Algunos pasan a jugar un solo Quini a la semana y optan más por el que sortea el domingo".

Los favoritos
Respecto de las preferencias del público, el Iafas señaló: "En nuestra red de agencias oficiales es la tómbola el juego que más adeptos convoca, seguido por el Quini 6 y sus pozos extraordinarios, muchos de los cuales tenemos la suerte de que salgan en nuestra provincia". También mencionó que en casinos y salas de entretenimientos las predilecciones "están encabezadas por los slots (máquinas tragamonedas) y el paño en segundo lugar".
Los agencieros de Paraná consultados por UNO concordaron en que la quiniela es un clásico y es más la gente grande la que suele aventurarse con este juego para ganarse aunque sea unos pesos, ya sea en la tómbola primaria, la matutina, la vespertina o la nocturna. Algunos tienen un número fijo que repiten en cada jugada, otros se dejan llevar por lo que soñaron la noche anterior, o una fecha de cumpleaños, o van un martes 13, confiando en que a ellos sí les traerá suerte.
El Loto no tiene tantos adeptos en Paraná, aunque actualmente el pozo es suculento y esto generó que haya más apostadores. "Sale 40 pesos menos que el Quini y hay un pozo millonario para quien acierte todos los números", contó Alejandro.
También están el Brinco o el Telekino, que son más baratos y amplían el abanico de opciones para quienes se dejan seducir por las tentaciones del azar.
Sin embargo, el que en los últimos días calienta la fantasía de convertirse en millonario es el Quini 6, tras una racha ganadora en la que esta semana hubo tres afortunados en Entre Ríos que se hicieron acreedores de acaudaladas cifras que les permitirán escabullirse de los apremios económicos que acechan al grueso de los argentinos actualmente. "Cuando ven que sale en Entre Ríos un pozo grande dicen 'está cerquita, jugame un Quini', o hay gente que habitualmente no juega y lo hace motivada en que salió un premio importante en la provincia, o quienes juegan a la quiniela y por esto piden un Quini también, probando suerte", manifestó Alejandro.
Al igual que él, Geraldina y Julio mencionaron que estos días, después de que se supo que hay tres nuevos potentados en la región, subieron las apuestas del Quini 6.


Los soñadores

Cada quien sabe por qué juega a tal o cual número. Algunos están convencidos de su elección y, según contó Alejandro, tienen clientes que hace más de seis décadas sostienen su apuesta, aunque nunca hayan acertado.
Otros se guían por los sueños y si no saben cuál es el cardinal que corresponde, piden ayuda al agenciero para elegir, según la interpretación onírica. Sobre este punto, Alejandro afirmó: "Mucha gente viene y nos cuenta que soñó con tal cosa y nos pregunta a qué número jugar. En otros casos están indecisos y simplemente nos piden alguna sugerencia".
También contó que hay números que no faltan nunca en los pedidos diarios: "El 13, el 17, el 22, el 47 y el 48 se juegan mucho", aseveró. Corresponden respectivamente a la yeta, la desgracia, el loco, el muerto y el muerto que habla.
En las estadísticas del Quini desde 2008 hasta hoy, el 13 salió 590 veces, el 17 solo 562 y el 22 figuró en 735 sorteos. Están relativamente lejos del que más salió, que es el 43, con 917 veces.
Julio agregó otro más entre los predilectos: "Juegan mucho al 32, que es el dinero". Se ve que muchos sueñan con tenerlo, y mientras haya esperanzas, habrá apuestas. Más o menos, según las posibilidades del bolsillo, pero nunca dejarán de ser parte del folclore cotidiano de la gente, anhelando una vida más holgada, aunque digan que el dinero no hace la felicidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario