Secciones
carne

Aumentos de la carne y la harina son dispares, pero ya se sienten en el bolsillo

Los cortes de carne de ternera subieron alrededor de un 5%. En tanto, el insumo básico de los panificados trepó un 10% en promedio.

Martes 21 de Julio de 2020

La carne y las pastas son alimentos con un consumo arraigado en la mesa de los argentinos, sobre todo cuando se puede compartir en familia. Y si bien fue dispar la suba de precios de estos productos en los últimos días, afecta indefectiblemente el bolsillo de la gente, en un contexto en que la inflación de junio su ubicó en el 2,2%, el porcentaje más alto desde el inicio de la pandemia.

La carne, según los comerciantes del rubro consultados por UNO, registra una suba de alrededor de un 5% en promedio. César Fontana, propietario de un supermercado de calle Churruarín, señaló al respecto: “Aumentó más o menos un 4% o un 5% la semana pasada”. En cuanto al pollo, expresó: “Es lago que sube y baja constantemente. Esta semana bajó, y pudimos hacer ofertas de pollo entero o patamuslo”.

Elena Fischer carnicera 3.jpg
La carne y las pastas son alimentos con un consumo arraigado en la mesa de los argentinos, sobre todo cuando se puede compartir en familia. 

La carne y las pastas son alimentos con un consumo arraigado en la mesa de los argentinos, sobre todo cuando se puede compartir en familia.

Elbio Domé, propietario de un reconocido supermercado de calle Fraternidad, explicó: “La carne aumentó, quizás un 2% o un 3%, pero es normal que suba de todos los años en julio y agosto, porque no hay terneros buenos por el frío del invierno. El novillo pesado se mantiene al mismo precio, la vaquillona también, pero el ternero en especial no; ahí cambia la situación desde el precio del animal vivo en los remates”.

Con respecto a los precios de venta al público, indicó que actualmente el kilo de puchero está a 200 pesos, la carne picada y la aguja de ternera vale 290 pesos, la costeleta 360 pesos, y la marucha 345, por citar algunos cortes.

Si bien indicó que el pollo no subió, recordó que hay mucha variedad en cuanto a calidad y precio: “Están los que vienen congelados, con una proporción de agua adentro, pero también hay pollo de primera, que vale un poquito más pero se aprovecha mejor”, dijo, y agregó: “Mi negocio en particular es sinónimo de juntada, de carne, de parrillada entre amigos. Se venden mucho las patas en tiempos normales, pero en este momento no se da. Igual estamos conformes con las ventas y tratamos de marcar los precios con el margen que pueda sustentarme, pero no más”.

Orlando, dueño de una carnicería de calle Sarobe, señaló que en su caso recibió aumentos de un 5%, y coincidió en que se debe a una cuestión más bien estacional: “No hay tantos animales gordos por el frío y esto hace que suba algo en esta época. La costeleta, por ejemplo, la tenemos hoy a 330 pesos el kilo y pulpa de ternera a 440 pesos”.

Raúl, un colega suyo que trabaja en una cadena local de carnicerías que comercializa únicamente cortes de ternera, también informó que las subas oscilan el 5%: “Hace tiempo no aumentaba la carne. Nosotros vendemos solo cortes de animales chicos y la pulpa está a 390 pesos el kilo, de cuadrada o bola de lomo; el kilo de costilla y el de vacío están a 420 pesos, y el matambre a 395 pesos”, manifestó.

En tanto, Mario Sarli, propietario de un autoservicio de barrio Paracao que integra el Centro de Almaceneros de Paraná, observó: “Además de la yerba y el aceite,que subieron un poco, lo que más se nota es el incremento del precio de la carne. En algunos cortes llega al 10%”.

“Si bien dicen que es una cuestión estacional y casi siempre sube en esta época porque hay menos pastos para los animales debido al frío, no debería ser así en cuanto a la carne de feed-lot, aunque por ahí aumentó el grano y quizás esto también hizo que suba el precio de la carne”, evaluó.

¿Suben los panificados?

10 foto 1 (2).jpg
Insostenible. Al aumento de la <a href=harina-a27118="" html="" class="agrupador" rel="27118" />harina se suman los de las tarifas de luz, de gas y de otros insumos de panaderías y hasta los alquileres. " id="1944289-Libre-727190705_embed" />
Insostenible. Al aumento de la harina se suman los de las tarifas de luz, de gas y de otros insumos de panaderías y hasta los alquileres.
panaderías.jpg

En el caso de la harina, principal insumo de los panificados, la bolsa de 50 kilogramos subió un 10%. Rubén Borgetto, presidente del Centro de Panaderos de Paraná, confirmó a UNO este incremento, aunque aseguró que “por ahora” no se trasladará a los precios del pan, facturas y demás productos elaborados en el rubro. “Al aumento de la harina lo vamos a absorber por ahora los panaderos, porque nos parece que no son épocas para tocar los precios: si bien el invierno es la temporada alta en el consumo de pan, por la pandemia son bajas las ventas y estamos en un 50% de lo que se vende habitualmente cuando hace frío”, manifestó.

En este marco, destacó que el kilogramo de pan seguirá valiendo 100 pesos en promedio, valor que puede variar según la zona y los costos fijos de cada local.

Por su parte Héctor, fabricante de las pastas que llevan su nombre, comentó a UNO que si bien todavía no ha recibido aumentos en la harina, ya le vienen avisando los proveedores que se puede dar en breve. “La harina ya fue aumentando en tres etapas, de a poco. Lo que noto que ha subido mucho son otros insumos, sobre todo los envases de polietileno: las bandejas que compro para envasar los ñoquis ya vienen subiendo mucho: pagaba 2.100 pesos las 300 unidades, y hoy cuestan 2.750 pesos. De una subieron 650 pesos y es mucho, no nos quedó otra que trasladarlo a los precios”.

Héctor aseguró que intentan retocar lo menos posible los valores de venta al público, y mencionó: “Subimos casi un 12%. Tratamos de que a la gente no le cueste tanto. Por ejemplo, una caja de ravioles que estaba a 80 pesos pasó a costar 90, pero en cantidad vendemos cuatro cajas a 320 pesos, es decir que en muchos casos la seguimos vendiendo a 80 pesos. Lo mimo pasa con los tallarines, que estaban a 60 pesos y ahora cuestan 70, pero llevando cuatro siguen estando a 60 pesos cada caja”.

El emprendedor lamentó que El Mercado en su Barrio lleva más de un mes sin llevarse a cabo, ya que era el espacio de mayor venta, y sostuvo: “Nosotros vamos sobreviviendo porque la gente nos conoce y tenemos nuestra clientela, pero deberían seguir con este canal de ventas, que es al aire libre y es menos riesgoso que estar dentro de un supermercado”.

Si bien en algunos supermercados, el precio del paquete de harina de un kilogramo aún no se incrementó, en otros sí ya advierten subas. En el caso de César Fontana, manifestó: “La harina aumentó algo en estos días y también todos sus derivados, como los fideos y demás. A mí me fueron aumentando de a poco los proveedores, pero lleva sumado un porcentaje de alrededor de un 3% o un 4%”.

A su vez, observó que ayer por la mañana le llegó un listado con precios nuevos de lácteos de La Serenísima. Aunque no pudo precisar de cuánto fue la suba ni en qué productos. En algunas cadenas de supermercados transnacionales ya se advirtieron valores modificados en las góndolas de varias marcas, por ejemplo en yogures y leches, que en algunos casos se condicen con la autorización del gobierno nacional de subir los precios máximos de determinados artículos hasta un 4,5%.

Sobre este punto, Fontana concluyó: “En el tema de los lácteos es desparejo el tema. En los últimos meses hemos tenido incluso productos, como la leche larga vida o algún yogurt que han bajado. Y el queso tampoco subió últimamente, al menos en mis mayoristas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario