Secciones
Favores sexuales

Arzobispado abrió investigación canónica al cura Benavidez

El escándalo de los requerimientos por favores sexuales del cura de Nogoyá llegó a los medios nacionales.

Viernes 21 de Junio de 2019

Tras mediatizarse el caso del sacerdote de Nogoyá señalado por conductas impropias y abusos, el Arzobispado de Paraná anunció este viernes que abrió una investigación canónica sobre Carlos Alberto Benavídez, quien había sido desplazado de la parroquia San Ramón Nonato semanas atrás.

El escándalo de los requerimientos por favores sexuales del cura llegó a los medios nacionales.

Benavídez acumula dos denuncias formales en Nogoyá, una de éstas la presentó un padre cuya hija asiste a la escuela de la parroquia quien primero se dirigió al arzobispo Juan Alberto Puiggari y luego a la Justicia.

El vocero de Puiggari, el cura Ignacio Patat, ratificó hoy en FM Corazón, que por “supuestas conductas impropias del sacerdote Carlos Benavídez de la Parroquia San Ramón de Nogoyá, no relacionadas con menores de edad” ni con las instituciones educativas, “se ha iniciado la investigación canónica correspondiente ni bien el arzobispo tuvo contacto con la misiva”.

“A fin de facilitar la investigación iniciada por el Arzobispado, se ha solicitado al sacerdote que se mantenga por un tiempo apartado de hecho de la vida parroquial de San Ramón hasta tanto se esclarezca lo sucedido”, indicó el vocero.

Al difundirse las denuncias se conocieron otras víctimas del cura

Embed

La denuncia que precipitó la decisión de Puiggari

El 28 de mayo el padre divorciado denunciante se lo encuentra al cura a la salida de una panadería y Benavídez le pregunta por qué no fue más a visitarlo para pedirle “un consejo espiritual”. Intentó zafar diciéndole que en cualquier momento iría, aunque el sacerdote lo urgió a que fuera ese mismo día y que le haría un “test psicológico”.

El hombre fue a la casa parroquial cerca de las 20: “Me hace ingresar por la puerta principal que desemboca a un tipo salón, luego me hizo pasar para el fondo de la casa, que es un lugar donde hay una mesa y tiene su televisor”, expuso en los Tribunales de Nogoyá.

La primera parte del “test” fue una indagación sobre su vida familiar y su divorcio. Luego lo hizo ir a una habitación y acostar en una cama. “Acostate, ponete cómodo” le dijo el sacerdote mientras le pedía que se relajara. “En ese momento yo estaba acostado. Me dice que pusiera mis brazos al costado de mi cuerpo, que cierre los ojos. Yo me ponía más nervioso. Me dice, textualmente: ´Comenzá a tocarte con tus manos todo tu cuerpo, y que las manos vayan donde quieran llegar´”, reproduce Entre Ríos Ahora.

Al darse cuenta cómo seguiría todo el hombre se paró indignado y se retiró del lugar. Después de varios días reflexionando decidió hacer la denuncia que fue enviada al Arzobispado de Paraná.

Dos días después de haber enviado ese informe, el 8 de junio, lo llamó un sacerdote que se identificó como secretariode Puiggari y le dijo que Benavídez sería desplazado de Nogoyá, lo que finalmente ocurrió el 10 de junio. Luego recibió un llamado del Arzobispo quien le dijo estar “muy apenado”.

Embed

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario