La Provincia

Apuestan a la solidaridad para ayudar a Ian, de solo 2 añitos

Nació con labio leporino. Tuvo tres cirugías, sin resultados. Tendrá otra intervención  

Viernes 08 de Agosto de 2014

Vanesa Erbes/ De la Redacción de UNO

verbes@uno.com.ar

 

Ian tiene 2 años y medio y padece labio leporino, un defecto congénito que puede corregirse con una cirugía. Si no se trata, entre otros riesgos puede ocasionarle deformaciones en su rostro, problemas con la alimentación y el habla y provocarle infecciones en el oído.

Pese a su corta edad ya le realizaron dos operaciones antes de cumplir el año: la primera fue a los seis meses y la siguiente a los 11. En ambas oportunidades fue intervenido en Paraná por un cirujano plástico de niños, pero que no está especializado en este tipo de afecciones. Como los resultados no fueron los esperados, sus padres resolvieron buscar una alternativa con un experto en Buenos Aires.

Al tomar esta decisión, se encontraron con trabas en la obra social. “En diciembre se le hizo la tercera cirugía y ahora hay que hacerle otra más. El año pasado presentamos los papeles en la obra social del Personal del Automóvil Club Argentino (Ospaca) dos meses antes, que es lo que corresponde. Cuando faltaban un par de días para la operación, nos dijeron que no tenían la autorización para pagar”, contó a UNO Natalia Cabaña, la mamá de Ian.

“Enseguida salimos a pedir prestado a nuestros parientes y sacamos un crédito, que todavía lo estamos pagando. Nos hicimos cargo nosotros, porque está en juego la salud de nuestro hijo y a medida que pasa el tiempo hay riesgos de que se deforme su paladar”, dijo, y agregó: “La obra social no se hizo cargo tampoco de los pasajes y el hospedaje –UNO consultó y no tuvo respuestas de la representación local de la obra social y tampoco con Buenos Aires–. Viajamos sin cargo porque Ian tiene certificado de discapacidad y me quedo en la casa de una amiga allá. No es que lo operamos en Buenos Aires por capricho, sino porque queremos que lo haga alguien especialista en labio leporino y paladar hendido. Allá nos dieron el alta enseguida y no tuvo las complicaciones y las molestias que padeció cuando lo operaron en Paraná”.

La operación que hay que hacerle ahora es para terminar de reconstruirle los labios y la nariz. En este marco, Natalia expresó: “Esperamos que esta sea la última, porque sufre él, sufrimos todos. Además nosotros no tenemos dinero para seguir pagando las operaciones y afrontar los demás gastos”.

Los médicos explicaron que no se debe postergar la nueva intervención más allá del mes de setiembre. “No hay que dejar pasar más tiempo, porque al tener tan apretado el labio, se le forma una carnosidad en la nariz que le complica la respiración. A la vez, existe el riesgo de que se le vuelva a desviar el paladar y que tengan que operarlo otra vez más”, comentó.

Asimismo, aclaró que nuevamente no encuentran respuestas en la obra social. “Nos dijeron que nos autorizan una cirugía en Paraná y no en Buenos Aires, pero acá no queremos seguir sometiendo a Ian a más operaciones, porque él necesita un especialista. Nosotros pagamos los tratamientos odontológicos y ya buscamos un abogado para que nos asesore”, agregó la joven mamá, que decidida a que su hijo más chico se recupere ahora organiza rifas y otras actividades y apela a la solidaridad de la gente para reunir los 24.400 pesos que se necesitan para que su hijo tenga una cura y una mejor calidad de vida.

 

De qué se trata

 

El labio leporino y el paladar hendido son defectos congénitos que afectan el labio superior y el paladar. Se estima que 1 de cada 2.500 personas posee alguna de estas afecciones, o las dos a la vez. Un labio leporino puede ser simplemente una pequeña hendidura en el labio, pero también puede ser una fisura completa en el labio que va hasta la base de la nariz. Un paladar hendido puede estar en uno o en ambos lados del paladar y puede recorrerlo en toda su extensión.

Algunos problemas que pueden causar son insuficiencia para aumentar de peso, flujo de leche a través de las fosas nasales durante la alimentación, retardo en el crecimiento, infecciones repetitivas del oído y dificultades en el habla.

 

Harán un bingo a beneficio para poder reunir el dinero

 

Ian tiene una hermana de 9 y un hermano de 6. Su mamá, Natalia Cabaña, asegura que la salud de sus hijos es su prioridad y por eso decidió que el más chiquito sea operado en Buenos Aires y no en Paraná, donde las dos primeras intervenciones que le hicieron no dieron los resultados esperados. “Él ahora puede alimentarse bien, por ahí tiene problemas con el habla y no puede soplar las velitas en los cumpleaños”, dijo Natalia.

Para poder reunir el dinero necesario, el grupo Los Petacas Amigos Solidarios organizó un Mate Bingo en el Club San Martín el 18 de agosto a partir de las 14. “Es muy importante que nos acompañen ese día para ayudar a IAN. La entrada costará solo 5 pesos con un cartón de regalo y los que quieran también pueden colaborar con obsequios para el evento. Todos podemos colaborar de algún modo, ya que IAN nos necesita y ésta es la oportunidad de darle una mano”, indicó a UNO Mariela Haller, integrante de esta agrupación.

Por su parte, Natalia Cabaña expresó: “Ya hemos hecho venta de pastelitos y de alfajores y ahora caminamos todo el barrio y buscando colaboración para poder reunir los 24.400 pesos. Cualquier cosa ayuda, desde una tía que teje bufandas y puede donarlas, un paquete de azúcar u otra cosa que nos sirva para armar canastas comestibles para una rifa, o cualquier regalo. También con los 5 pesos de la entrada al Bingo nos están dando una mano”. Quien quiera colaborar, se puede contactar con Natalia llamando al 0343-154749838 o con Mariela de Los Petacas, al teléfono 0343-4269633. También a través de Facebook: Los Petacas Amigos Solidarios.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario