El mal tiempo no da tregua
Jueves 10 de Mayo de 2018

Aprovecharon la ausencia del alumnado y se robaron hasta los caramelos

Las condiciones climáticas han afectado a distintos departamentos de la provincia y también a sus caminos. Una escuelita rural no quedó exenta de ladrones que, aprovecharon la falta de clases por la lluvia, y se llevaron hasta las golosinas de un pequeño kiosquito institucional.

Lluvias, anegamientos y caminos destrozados han sido el foco de las noticias en los últimos días. De esta situación hay quienes se aprovechan para cometer hechos indignantes, como el que aconteció en la escuela rural Nº 32 "Tierra de Chanás" ubicada en Ceibas, departamento de Islas del Ibicuy.


"Es una escuelita muy solitaria. La casa más cercana está aproximadamente a un kilómetro y no hay comisaría cerca" contó a UNO Andrea Ferrari, directora de la institución desde febrero del 2017.


Con un tono triste describió que la vuelta a clases, después de varios días de lluvia, no fue fácil. El pasado martes, tras recorrer 120 kilómetros para llegar a la institución, se encontró con una situación desoladora: "Entraron a robar por una ventana. Se llevaron una guitarra acústica, una notebook, dos cargadores, un monitor led, una máquina de fotos, elementos con los que los chicos realizan educación física y hasta la bandera" lamentó mientras recordaba otros elementos sustraídos.


Además, se refirió a un hecho de similares características ocurrido en el mes de enero donde "el valor de las cosas que se robaron oscilaban los 25.000 pesos". Entre las cosas sustraídas, recordó "dos garrafas, un microondas, una desmalezadora, un equipo de música". Llegó a la conclusión de que "sólo una persona no podría realizar está maniobra y mucho menos caminando" señaló.


Solos

La comunidad educativa lamenta la situación. "Esto es un golpe muy grande porque costó mucho conseguir los elementos que se llevaron" aseveró la docente. Quien contó que la única respuesta que recibieron de la Policía fue el recuerdo de que "ellos hacen un recorrido habitual de 10 a 15 minutos", pero el día tiene 24 horas, ironizó.


Aún no tienen respuesta de autoridades del Consejo General de Educación, por el momento le ofrecieron elevar un pedido en el que Ferrari plantea, como principio de solución, la colocación de cámaras para facilitar el monitoreo. "Las pongo en mi celular, no sería problema" contó para luego recalcar que durante la jornada de hoy habrá una reunión con los padres en la institución para afrontar entre todos el golpe.


Comentarios