Educación. Universitarios planifican el regreso a las aulas

Alquileres: crece la demanda por las clases presenciales

En polos universitarios como Córdoba y Buenos Aires escasea la oferta de alquileres. En Paraná se retrajo, pero no a niveles significativos

Viernes 21 de Enero de 2022

Con el retorno de la presencialidad a las universidades, aumenta la demanda de alquileres para estudiantes en zonas cercanas a las casas de altos estudios. La baja en los casos de coronavirus en la última etapa del año, y el avance de la vacunación, posibilitó que las instituciones educativas empezaran a planificar el ciclo lectivo 2022 con características similares a pre-pandemia. La ola actual abre algunos interrogantes, pero autoridades educativas de la región manifestaron su interés por mantener esa estrategia.

Alquileres para etsudiantes tienen frenada su demanda..jpg

Por este motivo, estudiantes de diferentes puntos de la provincia y del país llegan a la capital entrerriana y otros polos universitarios de la zona, como Oro Verde, en busca de lugares para alquilar.

Esta semana, medios de Córdoba y Buenos Aires dieron cuenta de la escasez de departamentos en alquiler para estudiantes, advirtiendo que prácticamente no hay unidades en locación para responder a la creciente demanda. Representantes de distintos colegios de corredores inmobiliarios manifestaron que muchos de los dueños decidieron sacar sus propiedades del mercado debido a la vigencia de la nueva ley nacional que regula la actividad.

UNO consultó al respecto a Alejandro Caramagna, de Inmobiliaria Caramagna, quien indicó que si bien bajó la oferta, aún no descendió a niveles problemáticos: “la Ley de Alquileres generó una retracción de la oferta, se achicó la cantidad de departamentos en alquiler, pero de todas maneras aún hay disponibilidad y estamos trabajando mucho”.

Con respecto a la demanda por parte de estudiantes universitarios, expresó: “Recibimos consultas y un montón de visitas de estudiantes de otros puntos de la provincia y sus familias que vienen a ver casas y departamentos. Vienen con los padres y hasta los abuelos, son movimientos familiares importantes porque en algunos casos son primerizos en esto de tener un hijo o nieto que se va a estudiar a otra ciudad. También hay otros estudiantes que están más avanzados, que en un comienzo alquilaron junto a otros y ahora buscan un lugar para mudarse solos e independizarse”.

LEER MÁS: Está frenada la demanda de alquileres del sector estudiantil

En este sentido, explicó que el segundo grupo busca monoambientes porque son un poco más económicos pero, principalmente, hay una demanda importante de departamentos de uno y dos dormitorios. “También se buscan muchas casas, sobre todo en la zona de la UTN, ya también en Oro Verde que es otro polo estudiantil importantísimo, donde hasta llegan estudiantes extranjeros. Y en la zona céntrica de Paraná, donde hay varias facultades, se buscan mucho los monoambientes y departamentos de un dormitorio”.

Finalmente, en lo referente a los precios, Caramagna indicó: “Un monoambiente arranca en los 15.000 pesos; los departamentos de un dormitorio están en el rango de 20.000 a 25.000 pesos; si hablamos de dos dormitorios nos vamos a 28.000 o 30.000; y las casas en zonas más suburbanas parten de una base de 20.000 pesos”.

Ley de Alquileres

Por su parte, Jonathan Villanueva, estudiante universitario residente en Paraná y referente del grupo Inquilinos Agrupados, organización que busca asesorar de manera gratuita a los inquilinos sobre sus derechos y deberes, manifestó a UNO: “En las redes sociales se ve que muchos estudiantes están buscando lugares para alquilar, no sólo en Paraná, también en Concepción del Uruguay hay bastante demanda”.

Y añadió: “Los alquileres siguen bastante altos, muchos estudiantes se ven obligados a alquilar monoambientes porque hablar de un departamento de un dormitorio te lleva a tener que pagar más de 20.000 pesos, que es difícil para quienes estudiamos. Y esperemos que no se aprovechen del incremento de la demanda para aumentar aún más los precios”, haciendo énfasis en las dificultades de las familias de inquilinos que, en muchos casos, tienen que afrontar los costos de mantener dos viviendas cuando tienen hijos estudiando en otras ciudades.

En referencia a la Ley de Alquileres aprobada en 2020 –cuya derogación es solicitada por algunos sectores políticos, empresariales e, incluso, algunos inquilinos– Villanueva sostuvo que desde Inquilinos Agrupados que prefieren que la Ley no se toque.

LEER MÁS: Ley de Alquileres: inquilinos prefieren no modificarla

Ley de alquileres, una norma que es fuertemente cuestionada..jpg

De acuerdo a la normativa vigente, los contratos deben durar tres años con indexación anual sobre un coeficiente que publica periódicamente el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y se llama Índice para Contratos de Locación (ICL). El índice de actualización depende un 50% del Índice de Precios Al Consumidor (IPC) y un 50% de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

Si bien la dinámica de la economía del país se caracteriza por los altos índices de inflación y los ajustes de los salarios por paritarias de cumplimiento irregular, Villanueva argumentó: “El ICL es buenísimo, el problema es que los salarios no aumentan de acuerdo a la inflación. Muchas personas creen que la ley no les conviene a los inquilinos, pero nuestra postura es que no es así. Lo que sucede es que tiene que haber más control”.

Sobre el ICL, destacó que cualquiera puede calcularlo ingresando al sitio indicecontratoalquiler.com.ar, colocar la fecha en que empezó a regir el contrato de alquiler y el precio del contrato: “La página hace el cálculo y uno automáticamente puede saber cuánto va a tener que pagar en el segundo año de contrato. Sabemos que es un golpe duro que el contrato de alquiler aumente casi un 50% de un año al otro, sobre todo cuando la mayoría de los inquilinos que venimos de la clase trabajadora. Pero nos preguntamos: qué bien o servicio que consumiste en 2021 lo estás pagando al mismo precio hoy. La mayoría de las cosas aumentó prácticamente un 40 o 50% con respecto al año pasado, basta con ir al supermercado y mirar los precios. Y lo otro que nos gusta remarcar es que en enero de 2020, antes de que saliera la Ley de Alquileres, cuando estaba vigente la ley vieja, muchas locaciones ya estaban aumentando un 20%, pero ese 20% se hacía sobre la actualización del semestre anterior, no en base al primer mes”, en referencia a la ley de contratos de alquiler previa, que permitía a los locadores incrementar un porcentaje semestralmente. Asimismo, destacó que la actualización anual de la nueva Ley es una sumatoria de los dos años o tres, en base al primer mes.

En tanto señaló que en jurisdicciones, como Santa Cruz y CABA, los inquilinos han logrado que los honorarios de las inmobiliarias estén a cargo de los propietarios ya que es un servicio que el inquilino no pide, sino el propietario.

LEER MÁS: Ley de alquileres: el sector inmobiliario defiende cambios

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario