Inflación
Jueves 24 de Mayo de 2018

Alquilar un comercio en un barrio cuesta hasta seis veces menos que en el centro

Las bajas ventas y la inflación están entre las causas del cierre de los negocios. Advierten pocas aperturas de nuevos locales

El precio de los alquileres influye de manera considerable al momento de definir un espacio para montar un comercio. En el contexto actual, se sabe con solo caminar por Paraná, en mayor o menor grado hay negocios que cierran sus puertas, tanto en la zona céntrica como en lugares más alejados de la Peatonal. Pero también existe una migración hacia los lugares más redituables de los barrios aunque advierten que tampoco hay un gran movimiento ni apertura de nuevos locales..
Un alquiler en San Agustín o en Santos Domínguez cuesta hasta seis veces menos que en el centro y son zonas que crecieron a nivel comercial en los últimos años. Similar es lo que ocurre con el corredor de Churruarín, de Zanni, de Almirante Brown. Un poco más caros son los de Almafuerte, sobre todo en cercanías a Cinco Esquinas, pero también son mucho más baratos que en el centro y ni qué hablar comparados con la Peatonal San Martín.
Son varios los aspectos que juegan para el precio de alquiler de un local. No es solo su ubicación, sino también si tienen vidriera, el tamaño y sus comodidades. Pero uno de 2,4 metros por 8 en San Agustín cuesta por mes entre 4.000 y 5.000 pesos; uno similar en Almirante Brown ronda los 5.500; en Santos Domínguez y zonas cercanas son apenas más caros, uno de 3 metros por 6 está entre los 5.500 y los 6.000; en Almafuerte uno de 4 por 6 cuesta 8.000 pesos. Pero en la Peatonal, un negocio de espacios similares rondan entre los 18.000 y los 30.000 pesos, aunque los hay de mucho más valor.
"Ahora no hay tantos pedidos para alquiler de locales. Solo de casas. Es todo un tema. Es algo que ahora no tiene movimiento, por lo menos desde fines de año en adelante", dijo a UNO Silvia Viturro, corredora inmobiliaria con una larga experiencia en el rubro, en la capital provincial.
En Paraná hay comerciantes que sostienen que en realidad, además de las condiciones económicas actuales, los clientes no llegan hasta el centro para hacer sus compras. Aducen que esto se da porque es muy difícil encontrar dónde estacionar o se demoran mucho al hacerlo en colectivo. Apuntan a las prohibiciones de estacionar en el centro, en toda una amplia zona como también a lo largo de una de las manos de Gualeguaychú ante las implementación del carril exclusivo. Dicen entonces, que por disposiciones municipales se expuso a la gente de la zona céntrica.
Pero habrá que decir, que las ventas siguen en caída libre y no hay estadísticas que anuncien lo contrario. Según los propios informes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, la preocupación es a nivel nacional: en enero las ventas minoristas cayeron el 1% comparado con el mismo período del año anterior; en febrero cayeron el 1,5%, en marzo el 2%; y el 3% en abril. Van en caída libre y recién se sabrá los primeros días de junio cómo le fue a mayo.
De enero a marzo se dieron, en general, las renovaciones de los alquileres de los locales comerciales de Paraná. Desde la Federación Económica de Entre Ríos habían señalado que las subas de este año estaban en la media del 20%, pero quienes trabajan en el rubro inmobiliario habían dado cuenta de aumentos de hasta un 30%, más parecido a los incrementos en los alquileres de una vivienda.
En la estructura de costos de un comercio lo que se paga de alquiler representa entre un 10% y un 15%, aunque a veces puede ser mucho más. Todo depende de la actividad que se lleve adelante o el rubro específico, y por eso las subas en este ítem son importantes para quien lleva adelante una actividad.
La misma Federación Económica había advertido meses atrás el fenómeno de la rotación de los comerciantes hacia alquileres más baratos.
El cierre definitivo de numerosos negocios se transformó en una constante. Se ven con solo caminar la calle y sobre todo la Peatonal San Martín y sus alrededores. Tal como describió UNO días atrás, la mayoría de los propietarios que se ven obligados a tomar esta decisión optan por liquidar el stock que les queda y dejar de atender al público en vez de seguir trabajando a pérdida.
Se nota más en la Peatonal por la concentración de comercios, pero en las zonas barriales también se empezaron a ver negocios vacíos y con los carteles de alquiler. Al menos, meses atrás, otro emprendimiento ocupaba el lugar que quedaba mucho más rápido.
Los comercios que quedan luchan por subsistir con estrategias de ventas que incluyen, por lo general, la búsqueda de promociones con tarjetas, ventas en cuotas y ofertas. Hasta hay quienes en estos días anunciaron con carteles liquidaciones totales por cierre, pero luego los sacaron y trataron de seguir vendiendo como si nada; una estrategia un poco evidente y pobre, pero en la búsqueda de concretar una venta.
Y en este contexto de comercios que cierran o achican sus estructuras por la inflación, las bajas ventas, tarifas y alquileres, entre los más perjudicados están los trabajadores. En Radio Máxima, el secretario de Trabajo Oscar Balla destacó que los despidos se registran en todos los rubros, pero el sector comercial es el más afectado. El funcionario señaló que de 20 audiencias diarias, la mitad tienen que ver con acuerdo de desvinculación o despido.

Comentarios