Secciones
Vacunación

Alertan por muy baja vacunación infantil y falta de controles a los recién nacidos

En la primera de las dos dosis de antigripal, en niños de 6 a 24 meses, la cobertura es del 54%. Consultas pediátricas y en guardias cayeron 70%.

Jueves 18 de Junio de 2020

Falta de acceso oportuno de los pacientes pediátricos a controles de salud y al cumplimiento del calendario de vacunaciones resulta una creciente preocupación de los profesionales pediátricos.

Frente a esa situación, la Filial Río Paraná de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) reveló que observa que el temor de la población de concurrir a los centros asistenciales, en un contexto determinado por el necesario aislamiento o distanciamiento social preventivo y obligatorio, ha hecho que las familias limiten su contacto con los equipos de salud.

“Esto hace que se pierdan oportunidades para cumplir con la vacunación obligatoria del calendario nacional y con el esquema necesario de controles de salud, principalmente el de los recién nacidos y el de los niños más pequeños, es decir, de los más vulnerables”, menciona el documento.

“Observamos en el sistema público y privado una disminución de contactos de las familias con los equipos de salud. Cuando este proceso de la pandemia comenzó, el mensaje era limitar el contacto innecesario con el sistema de salud, pero aún en esa instancia los controles de los chicos más vulnerables, los menores de 2 años y con patologías previas, nunca se dejaron de efectuar. Es decir que tanto la vacunación como los controles debían hacerse y muchos no fueron. Puede ser por el temor de asistir a los efectores, y también con cuestiones organizativas del sistema de salud, que no se brinde accesibilidad”, dijo a UNO la responsable de la Secretaría de Asuntos Científicos de la filial local de la SAP, Valeria Rodríguez Alcántara.

Los profesionales pediátricos plantearon la necesidad de alertar ante esta situación, que no es exclusiva del ámbito provincial, sino que ocurre a nivel nacional.

En ese marco, plantearon la necesidad de establecer una necesaria información a la comunidad sobre estos temas preocupantes por la salud de los niños. E insistir que tanto el sistema público como privado está organizado para las consultas y las atenciones adecuadas para los controles y el cumplimiento del calendario de vacunación obligatorio.

Al respecto, Rodríguez Alcántara planteó la necesidad de “no demorar la vacunación del esquema primario de menores de 2 años”, y se enfocó en los datos de la tasa de vacunación antigripal en la provincial. “Este año se dio muy buena cobertura en adultos, hubo mucho temor (por el Covid-19) y se vacunó mejor que otros años en adultos; en Pediatría eso no sucedió, al disminuir la frecuencia de los controles. Se deben aplicar dos dosis de la antigripal a niños de 6 a 24 meses, una primera separada por un mes de la segunda”, dijo. La tasa de la primera dosis fue del 54%. “Significa que no se está accediendo a la vacuna, que hay que darla cuando el virus está circulando”, remarcó, y aclaró que justamente se está a tiempo de acceder. “Hay dosis en todos los centros asistenciales, y el sistema está preparado para atender en horarios y lugares diferenciados del resto de la atención”, remarcó la profesional, y aclaró que para su aplicación no hay necesidad de una orden médica.

El porcentaje de cobertura está muy lejos del objetivo del 95% que persigue cualquier campaña de inmunización.

Al mismo tiempo, si bien mencionó que habitualmente se hace hincapié en postergar los controles de salud en niños grandes y sanos, para que se realicen desde septiembre, teniendo en cuenta que en estos meses hay mayores casos de patologías respiratorias en los centros de salud, “no se pueden postergar los controles en los menores de 4 años, y sobre todo en los bebés. La mayor preocupación son los recién nacidos”, remarcó Rodríguez Alcántara.

Es que en esos casos deben realizarse controles a las 48 horas de egreso de la maternidad, para contactarse con el médico, que dará seguridad a la familia de un referente. “Si no el paciente queda fuera del sistema”, ejemplificó. Los controles siguen a los siete días, al mes, y con frecuencia mensual hasta los 6 meses, que garantiza el cumplimiento de la vacunación, que luego sigue al año, los 15 y 18 meses, y el ingreso escolar.

En cuanto a la cantidad de consultas pediátricas y atención en las guardias, se observa una disminución que va del 50% al 70%.

“Si bien el primer mensaje de la filial es por los controles y las vacunas, también hay que remarcar a la ciudadanía que sepan que el sistema de salud público y privado recibe todo tipo de consultas, y que no se demoren ante la aparición de distintos síntomas, porque las otras enfermedades siguen ocurriendo y estamos viendo la consulta tardía en cuadros gastrointestinales, febriles o de dolor abdominal, que llegan con fuerte deterioro de salud. Al ser consultados, los padres nos dicen que preferían no ir y aguantar la situación”, graficó la profesional, que de todos modos marcó que una cierta disminución en la asistencia pediátrica también se debe a que los chicos se enferman menos porque no van a la escuela y por el disminuido contacto social, los chicos están expuestos a menores virus. Por eso la menor presencia de cuadros respiratorios como bronquiolitis, que no se ven en esta época”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario