Secciones
Dengue

Alerta por el dengue, por las lluvias y la mayor circulación

Hasta el momento no hubo casos confirmados de dengue en Paraná, aunque se hicieron bloqueos por prevención. Instan a erradicar los criaderos.

Lunes 15 de Febrero de 2021

En medio de una invasión de mosquitos en gran parte de la región pampeana debido a la reiteración de precipitaciones en las últimas semanas, preocupa a las autoridades sanitarias el riesgo de casos de dengue, más allá de la molesta presencia de nubes de insectos que hacen casi imposible la permanencia al aire libre.

El caso del mosquito común –particularmente el culex– obedece a ciclos naturales, y tuvo un exponencial y extraordinario crecimiento como consecuencia del clima imperante en los últimos días.

En cuanto al aedes aegypti, transmisor del dengue, su presencia aún no fue detectada, o en todo caso no se confirmaron casos en la capital provincial en lo que va del año.

A nivel nacional, el último informe epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación da cuenta de que en las últimas semanas, puede observarse el aumento general de las notificaciones junto con el incipiente aumento de casos confirmados, a expensas de las provincias de Salta y Formosa. Aún así, se está por debajo de las dos temporadas anteriores, 2018-2019 y 2019-2020.

Embed

“No tuvimos casos confirmados; desde la Provincia nos notifican acerca de casos con síndromes febriles. Pero luego no se confirmó ninguna de esas sospechas. De todos modos, nosotros hacemos bloqueos en esos casos”, explicó a UNO la coordinadora del Nodo Epidemiológico Paraná, Silvina Saavedra.

Precisamente, apuntó que la enfermedad está ligada a la movilidad o desplazamiento de las personas. De hecho, por las medidas de restricción por la pandemia del Covid-19, la escasez de viajes favoreció la contención. Pero estos días de carnaval, con gran movimiento turístico en todo el país, genera alerta y preocupación.

“Está ligado a los viajes (el dengue), y ya hay circulación en el norte argentino. Si se vuelve de esos lugares con síntomas puede sospecharse, y pedimos a esas personas que se pongan repelente para no contagiar al mosquito de acá”.

Informe nacional

Según el informe nacional, las notificaciones por semana correspondientes a la presente temporada se constata un número similar al de la temporada 2018/2019 y un número menor a la temporada previa. En promedio, para las últimas tres semanas, se han notificado 185 casos con sospecha de arbovirosis semanales, mientras que, para las mismas semanas de las dos temporadas anteriores, 2018-2019 y 2019-2020, fueron de 195 y 246.

Los casos de dengue comienzan a crecer, habitualmente, entre los meses de marzo y abril, y se extienden una semanas más según las condiciones climáticas y la evolución epidemiológica.

“Estamos trabajando en la prevención del dengue desde fines de agosto, con campañas de concientización y con descacharrización: en algunos lugares o vecinales tuvimos buenas respuestas, y en otras no tanto. El aedes aegytpi es un mosquito que se exige control domiciliario, por lo que apelamos a la responsabilidad”, dijo Saavedra, al diferenciarlo del mosquito común, que se cría en cualquier lugar de agua estancada en la vía pública.

mosquitos
El mosquito común tuvo un extraordinario crecimiento por el clima. El del dengue no fue detectado aún.

El mosquito común tuvo un extraordinario crecimiento por el clima. El del dengue no fue detectado aún.

Sobre los bloqueos de dengue, dijo que en los últimos días se realizaron dos bloqueos, aunque finalmente fueron casos descartados.

Saavedra hizo hincapié en la preocupación que genera posibles condiciones de lluvias, más presentes que en los meses anteriores, ante un eventual cambio de fase de La Niña.

En ese marco, insistió en la necesidad de la descacharrización de los domicilios.

Al respecto, precisó que esta semana se harán operativos en las comisiones vecinales Yatay, Florida y Consejo, desde el jueves. Y la semana próxima, en jurisdicción de las vecinales Estanislao Zeballos, Guillermo Saraví y Sarmiento, prevista para el 25 de febrero.

Invasión de mosquitos

“Son fenómenos cíciclos, que en este caso se potenció porque nacieron todos juntos. Si se mantiene el calor, con poca humedad, se controla naturalmente el mosquito”, planteó Silvina Saavedra, ante la consulta acerca de la perspectiva en torno a la invasión de mosquitos en la capital provincial.

Recordó que una situación de este tipo se produjo también en 2007, aunque en ese caso, una fuerte tormenta con viento llevó y arrastró gran parte de la población adulta del mosquito.

“En realidad es habitual que aumentan las poblaciones de mosquitos en esta época. Ocurre que venimos de meses de primavera sin lluvias, entonces no hubo nacimientos de mosquitos. Pero con el sol y las lluvias de estas semanas hubo un crecimiento extraordinario”, indicó.

Sobre las condiciones que se deberían dar para que se reduzca la invasión de estos insectos, Saavedra acotó que el calor “favorece que se sequen los charcos de agua, por lo que así se eliminan los criaderos naturales.

En cuanto a los trabajos que viene llevando adelante el municipio, contó que la fumigación “se hace en forma integrada desde fines de agosto. Eso no se paró nunca, pero esto es extraordinario”, y señaló: “La fumigación mata al mosquito adulto, pero donde hay larvas y huevos, los insecticidas no llegan”. Y si bien el culex puede durar unos siete días, el ciclo continúa con cada lluvia.

El municipio viene realizando fumigaciones “estratégicas, como en zonas costeras”. Las zonas cercanas a los arroyos también son favorables para la propagación de mosquitos, pero aclaró: “Las fumigaciones se deben realizar bajo determinadas condiciones ambientales. Y tampoco hay que abusar de los insecticidas, si no matamos la fauna controladora natural, como el alguacil, que tiene un ciclo más largo que el mosquito, y tarda más en desarrollarse”, apuntó

Recordó que la fumigación área no se realiza más desde 2007, cuando se prohibieron determinados productos químicos por su riesgo de producir cáncer. “Esos productos tenían un alto poder residual, de cuatro a seis meses, pero eran fosforados con alto impacto inmediato”, aclaró.

Las fumigaciones actuales, terrestres, tienen un poder residual máximo de 24 horas, y actúan por contacto.

“El poder de la fumigación está relacionado también con los rayos ultravioletas, si se lavó o no el terreno con una lluvia. Es decir que se tiene que hacer en el momento justo”, apuntó la funcionaria municipal, y agregó que por la presencia de mosquitos en todo horario, se amplió la fumigación de 5 a 9. “Se podría hacer también a la tardecita, pero es la hora que hay mayor movimiento de gente, y los estamos exponiendo, más allá de que los productos para la fumigación son todos autorizados”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario