Día de la Madre
Domingo 21 de Octubre de 2018

Alejandra, una mamá de trillizos que comparte su experiencia

La familia Appelhans-Ascúa tendrá hoy una jornada muy especial. Ya tenían dos hijos cuando los sorprendió un embarazo múltiple de un varón y dos nenas gemelas.

Alejandra Appelhans compartirá hoy con su familia un festejo multitudinario: con sus padres, su hermana y sobrinos, con su esposo Jesús Ascúa y sus cinco hijos, que hasta hace poco más de un año eran solo dos, Facundo de 12 y Jerónimo de 8 años, pero un embarazo múltiple los sorprendió, trayendo alegrías multiplicadas y bendiciones a su hogar. Jesús tiene además un hijo de 15 años, Bautista, que vive en Buenos Aires y periódicamente visita a sus hermanitos. En esa gran familia de ocho personas el amor prolifera y la felicidad se expande.


La joven madre recordó que en un principio los médicos les dijeron que esperaba mellizos, pero grande fue su sorpresa cuando en un control descubrieron que venían tres bebés en camino. La particularidad del caso es que dos se estaban gestando en forma gemelar. "Ya cuando supimos que eran dos, en lo personal sentí una gran bendición", resaltó Alejandra con emoción, y acotó: "A los 15 días fuimos a un control a ver cómo estaban esos niños y ahí apareció un tercero". Prácticamente sin antecedentes de embarazos múltiples entre sus parientes, excepto su abuelo que tenía hermanas mellizas, comentó: "Nunca antes había habido un embarazo de tres en mi familia".


"Lo asombroso es que fue todo natural, sin haber tomado nada ni haber hecho un tratamiento de fertilización, que por ahí es más común de esa forma que se den estos casos. Era lo que tenía que llegar a nuestras vidas", señaló con ternura, y agradeció a los doctores que la atendieron y le hicieron un seguimiento durante los meses de embarazo. Como hay que extremar los cuidados en esos casos, tuvo que hacer reposo. Finalmente Nicolás y las gemelas Rosario y Paulina nacieron prematuros a las 33 semanas, el 16 de noviembre del año pasado. Sin mayores problemas –salvo una pequeña complicación respiratoria del varón que los asustó un poco–, estuvieron un mes en Neonatología y pudieron irse a su casa a disfrutar en familia de tan hermoso acontecimiento.


"Fue un embarazo hermoso, si bien era de mucho riesgo. A casi un año de tener los gorditos pienso en que lo llevé bastante fácil, por supuesto en reposo y con todas las precauciones que hay que tener. Y ahora todas las veces que han ido a control no han tenido nada, son súper sanos", destacó la flamante mamá. "Con la llegada de los trillizos la vida nos cambió absolutamente a todos y sobre todo a mí como mamá. Nunca imaginé que iba a tener cinco hijos", refirió Alejandra, quien recordó que una de sus inquietudes previas era sobre cómo se iban a organizar para las actividades cotidianas: "Muchos nos tiraban ideas y nos sugerían cómo podía ser, cómo seguir, incluso se contactaron familias de Paraná que tienen trillizos. Pero nos va llevando el día a día y esto no te da pie para organizar mucho", sostuvo. Agradecida, contó que su esposo es "un papá bárbaro" y aseguró: "Los maneja a los trillizos igual que yo como mamá, no tiene drama, se queda con los tres.


09f2.jpg

En mi caso tuve que volver a trabajar enseguida, porque no tuve licencia especial, y Jesús la verdad es un padrazo, que está absolutamente a la par. También hay otras personas que nos ayudan a la mañana, con la niñera de siempre. Tratamos de que nada cambie tanto". No obstante, acostumbrarse al trajín diario demanda cierto esfuerzo y al llegar la noche siente el cansancio, pero a la vez la gratitud y la plenitud de que todos sus hijos estén creciendo saludables y felices. Coordinar las salidas y actividades de todos fue otro desafío: "Me pasaba que tenía que llevar al club a los hermanos más grandes para hacer un deporte, pero no podía bajar con los otros tres.


No tenía a nadie que me ayudara en la calle o para ir a un negocio con los trillizos. Y tampoco tengo auto para siete en este momento. Lleva lo suyo organizar el día a día y siempre estoy aprendiendo. Pero que estén sanos es lo importante, lo demás se acomoda", rescató. A su vez, manifestó: "A la mañana trabajamos los dos, y a la tarde estoy un rato sola. Para poder manejarme primero me prestaron un coche doble, y después compramos uno doble para las nenas y otro simple para Nicolás, porque no hay veredas acordes a un coche de tres y tampoco se puede pasar por una puerta o entrar a un negocio, y una realidad es que no puedo salir con todos juntos".


Alejandra subrayó que sus dos hijos mayores cuidan mucho a sus hermanitos y comentó: "La sorpresa fue tan grande al ser tres que no dio lugar a los celos típicos de hermanos. Los cuidan y acompañan un montón. Como son varones, tienen locura sobre todo con Nicolás". También mencionó que con 11 meses están todo el tiempo haciendo "monerías", gatean y descubren su entorno, por lo que tienen que extremar la atención sobre ellos. "Ya se desplazan gatenado o arrastrándose, todo tocan, todo se llevan a la boca, por ahí se dan algún manotazo y se sacan los chupetes y lloran, o se pegan sin querer. Nosotros creo que recién estamos cayendo en los cuidados que debemos tener con los tres y en la que nos vamos a meter cuando caminen", analizó entre risas. Además, contó que "son los tres super distintos en sus caracteres" y señaló: "Rosario es muy demandante y muy pegada a su papá, y Pauli es más tranqui, es la más lenta para gatear y me parece que va a empezar a caminar más fácilmente". Festejo Alejandra contó que el domingo festejará el Día de la Madre junto a sus familiares y celebrará esta fecha tan especial sobre todo con su mamá y su hermana, que también es madre.

"Las familias nos han acompañado increíblemente y queremos pasarlo juntos", expresó. En unas semanas los trillizos cumplirán su primer año de vida y también piensa en ese día: "Venimos tranquilos con los preparativos. Somos una familia bastante grande y con seis padrinos que son de afuera y con niños, ya es un montón de gente que nos visitará para celebrar el cumpleaños", confió. Respecto a cómo transita su maternidad, destacó: "Es lo más lindo y el mensaje que quiero dejar es que se puede, siempre. Con sacrificio y apoyo de la familia principalmente, y uno ponerle todo, además de tener un compañero que es un gran padre". A su vez, consideró: "Un factor importantísimo es que mis hijos tengan una salud increíble. Lo más lindo que puede tener como mamá y como mujer es verlos crecer sanos". Por último, a modo de conclusión, Alejandra reflexionó: "Los hijos son una bendición y llegan cuando tienen que llegar. En mi caso la vida me sorprendió con este milagro de un embarazo múltiple y es mi mejor regalo".

Comentarios