Paraná
Miércoles 06 de Febrero de 2019

Alarma la proliferación de caños rotos en distintos barrios de Paraná

En verano se incrementa el consumo de agua y genera mayor presión en la red del suministro. El municipio trabaja para solucionar los reclamos

Oscar Biancheri vive en el Pasaje Scapellatto, cerca de la avenida Don Bosco, en Paraná. Sensibilizado por las necesidades que se multiplican en una zona de gran vulnerabilidad social, creó el merendero Niños con Futuro. Pero según contó a UNO, por dos días no pudo servirle la leche a los chicos de los barrios postergados que se acercan a diario, ni ofrecerle un plato de comida a los más necesitados porque un caño roto dejó a la zona sin agua.
La avería se había registrado antes, la semana pasada. Varios vecinos llamaron con insistencia al 147, la Línea de Asistencia al Vecino (SAV) solicitando que la reparen, sin respuesta. Para no tener que llegar a esta instancia de interrumpir su obra solidaria, Oscar intentó arreglarlo por su cuenta, pero no pudo debido a la complejidad de un problema que se replica en diferentes zonas de la capital provincial, y con desesperación publicó en su muro de Facebook: "En la entrada de la casa lindante se encuentra el caño roto. No dudé en ponerme manos a la obra pero está muy complicada la cosa y no pude darle mucha solución. Solo logré que dejara de perder tanta cantidad de agua. Si por favor se puede hacer presente Obras Sanitarias a dar solución se lo agradecería mucho. Está ubicada dentro del radio de la comisión vecinal Independencia, que aclaro que no la conformo pero me calzo las botas y los guantes hace ya un tiempo".
Recién ayer fueron desde la dependencia municipal y arreglaron la pérdida. Aliviado y agradecido, Oscar pudo reanudar su tarea, y mencionó a UNO: "A este caño del Pasaje Scapellato creo que lo arreglaron porque hice público el inconveniente. Justo en la zona donde vivo es muy raro que se rompan los caños, pero en las calles de la vecinal Independencia siempre hay varios rotos, algunos hace tiempo, y nunca les dieron solución".
La situación se repite en otras zonas, donde los vecinos se ven afectados por las consecuencias de la rotura reiterada de las cañerías en la capital entrerriana. En algunos lugares se quedan sin agua durante horas y hasta por días, en otros la pérdida de agua va socavando la calle y arruina el asfaltado o la arteria de broza, generando un badén que significa un riesgo para quienes circulan en vehículo, entre otras cuestiones.
Hay vecinales que reclaman y logran que haya una resolución más o menos expeditiva. "Continuamente estamos solicitando que nos arreglen los caños y nos van dando solución bastante rápido, según la demanda que haya. A veces van inmediatamente en el mismo día. El lunes llamamos y se ve que había una cuadrilla cerca y arreglaron dos de los ocho caños que solicitamos que reparen", contó UNO Alberto Vera, presidente de la vecinal Leopoldo Lugones, y aclaró: "Creo que van evaluando la urgencia y en general son rápidos. Cuando la rotura es de un caño que está sobre la calzada intervienen enseguida. Lo que se demoran después es en tapar el pozo que queda y de levantar las vallas de seguridad que ponen, y mucho todavía más en asfaltarlo. Ellos dicen que lo dejan abierto por si vuelve a perder, pero después queda mucho tiempo así".
A su vez, señaló: "En los días de más calor hay mucha demanda y poca presión, y de noche empiezan a reventar los caños. A veces es por zona, ahora en la parte oeste del barrio, por Guido Spano hacia General Espejo se están rompiendo bastante. Hay caños viejos y también más nuevos, pero de plástico, y por ahí la presión que hay hace que se dañen".
Al lado está la vecinal Padre Kentenich, donde están reclamando el arreglo de un caño estropeado en la intersección de las calles Pedro Balcar y Arroyo Correntoso. Gente que conoce la zona advirtió: "Está cerca del barrio Procrear Viviendas que están haciendo en calle Espejo y desde hace más de un año está así". Héctor Toso, el presidente de la vecinal, afirmó a UNO que vienen haciendo el reclamo en la Municipalidad desde la comisión y a la par los habitantes de la cuadra damnificados por la situación. "Hasta he ido personalmente a Obras Sanitarias a pedir que lo arreglen", indicó, y comentó que le respondieron "que están con mucho trabajo y que el tiempo no les da lugar".
"Como estamos en un bajo no nos hemos quedado sin agua. El problema es la gran pérdida que hay ahí, cuando se está hablando todo el tiempo de que hay que cuidar el agua. Siempre que se dan estos casos tratamos de solucionarlo reclamando por las distintas vías, yendo a charlar con las autoridades para ver cómo diagramar las tareas, porque hemos tenido dos o tres caños rotos y aunque sea con demoras han venido a repararlos", opinó.
Consultado por la situación, Roberto Sabbioni, director del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos de la Municipalidad, explicó a UNO que este tipo de inconvenientes que se presentan en la ciudad se deben generalmente a la roturas que generan empresas privadas al hacer sus trabajos en determinados lugares, pero principalmente porque "muchas cañerías de Paraná son viejas". Al respecto, indicó: "En verano hay mayor consumo, y por lo tanto significa que hay más presión y eso hace que revienten. No obstante, este año hemos tenido menos problemas que años anteriores, donde estas cuestiones hacían que faltara agua permanentemente por los niveles. Hoy está prácticamente solucionado esto con los remaches que se han ido haciendo".
El funcionario comentó que tienen muchos reclamos de vecinos a través de la Línea 147 y van trabajando con las cuadrillas para dar respuestas, y sostuvo que en ocasiones los problemas con los que se encuentran cuando empiezan a trabajar a partir de un brote de agua son más graves de lo que aparentan: "Cuando empezamos a romper nos damos cuenta de que es algo mucho más serio, como pasó el año anterior con un conducto muy grande como el que está en la zona de la Escuela de Policía, que involucra a casi un 60% de la ciudad", dijo.
Sobre los arreglos, refirió que "normalmente se reemplaza la cañería por pedazos", y aclaró: "El problema data de muchos años y hay una gran cantidad de cañerías viejas que reemplazar. Cada gestión se tiene que ir haciendo cargo de ir cambiando definitivamente eso, porque con una o dos gestiones no se alcanza a resolverlo".
Sabbioni manifestó que el inconveniente que más problemas causa es la interrupción del suministro en los distintos barrios: "Los más problemáticos son los de las zonas altas cuando hay cortes de agua. Los primeros que se resienten son las zonas de San Agustín, Bajada Grande, y el Kilómetros 5 y 1/2, camino a Oro Verde". Sin embargo, advirtió que esta situación se ha mantenido controlada en los últimos meses: "La Planta actualmente rinde para la cantidad de habitantes que tenemos en la ciudad. Hay exceso de consumo de agua, pero en épocas normales en las que no tengamos problemas por la bajante del río ni con la bomba no tenemos problemas con la provisión del agua". Por último, aseguró que están atendiendo las demandas para dar solución a todos los barrios que se ven afectados por caños averiados.

Comentarios