Secciones
Alquileres

Afirman que la ley de alquileres hace subir los precios

La norma N° 27.551 rige desde hace dos meses y ya generó fuertes subas en alquileres, sobre todo en Buenos Aires ¿Qué ocurre en Paraná?

Viernes 04 de Septiembre de 2020

La nueva Ley de Alquileres N° 27.551 entró en vigencia el 1° de julio y los contratos firmados a partir de esa fecha ya se rigen por esta norma, que entre otros puntos establece que la duración del mismo es de tres años para el caso de las viviendas, en lugar de dos, como era antes.

Pasaron apenas dos meses desde entonces y esta extensión de la relación entre locador y locatario ya trajo en Buenos Aires una serie de inconvenientes debido a que los propietarios buscan cubrirse para no perder rentabilidad en caso de que el precio del alquiler quede desactualizado a lo largo del tiempo respecto de la inflación, y a través de las inmobiliarias establecen aumentos de alrededor del 40% en lugar del 30% que se aplicaba habitualmente para los nuevos contratos o aquellos que se renuevan, lo que alarmó a varios inquilinos.

Además de indicar que el plazo mínimo de la locación del inmueble será de tres años, la normativa establece que el índice para la actualización será anual -ya no semestral como se cobraba en ocasiones- y los valores estarán conformados en igual medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), que debe ser elaborado y publicado mensualmente por el Banco Central (BCRA).

En este marco, Catello Buonocore, empresario del sector en Paraná y actual protesorero del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos, señaló a UNO que “en los contratos nuevos ya se está aplicando la nueva ley, y a la larga va a perjudicar a los inquilinos, que aún no entienden bien su alcance”, y explicó: “Los propietarios en vez de alquilar un departamento de un dormitorio en 10.000 pesos, que es lo que normalmente cuesta, ya están pidiendo 12.000 o 13.000, porque se están cubriendo y es comprensible, considerando los índices inflacionarios”.

“El valor de un alquiler debe ser un arreglo entre particulares”, remarcó, y aclaró que por ahora también se “puede optar por hacer el contrato incluyendo esta fórmula, o estableciendo de antemano un porcentaje de aumento anual. En Paraná hasta ahora se está aplicando el 30%”. En este marco, evaluó que la suba en los contratos que se ajusten mediante el índice del BCRA “dentro de un año posiblemente sea más alta que el que el del 30% que nosotros venimos aplicando, capaz llega al 40%, al 45% o al 50%”.

“Desde el Colegio estamos totalmente en desacuerdo con esta ley, pensada para Buenos Aires, donde el mercado es totalmente diferente al de Paraná y va a terminar provocando un desequilibrio entre las partes, cuando esta relación venía funcionando muy bien acá”, opinó.

Por su parte, Roberto Ruiz, quien cumplió 46 años trabajando en el mercado inmobiliario local, indicó que no ha visto aumentos considerables “por el momento” al hacer un nuevo contrato, aunque no descartó que se comiencen a aplicar subas superiores al 30% habitual para que los valores locativos no queden desactualizados a lo largo de tres años.

Ruiz también manifestó su desacuerdo con la Ley N° 27.551 y coincidió en que “perjudica al inquilino”, pero además sostuvo que desalienta las inversiones: “Acá participan dos partes, el propietario y el inquilino, es oferta y demanda simplemente, y lo único que ha logrado esta norma es que el inversor trate de protegerse y ya no opta por las propiedades, por la baja rentabilidad en el caso de las viviendas”, dijo, y aseguró: “Si llamo hoy a los tradicionales inversores para ofrecerles algún departamento o una casita para que la compren y la alquilen, me dirán que estoy loco, porque la renta es del 0,25%, cuando poner la plata en el banco o comprar dólares es muy superior”.

Impacto de la pandemia

El mercado de los alquileres se dinamiza en la capital entrerriana habitualmente entre diciembre y febrero, cuando llegan los estudiantes que van a iniciar o continuar sus estudios universitarios luego de las vacaciones, cuyas familias residen en otra ciudad.

Al decretarse la suspensión de las clases a mediados de marzo, muchos regresaron a sus hogares paternos para cumplir con la cuarentena y según comentaron tanto Buonocore como Ruiz, los contratos ya se habían firmado y en general no hubo rescisiones por esta causa. “La mayoría quedaron cerrados, porque además no se sabía cuándo se podría regresar a clases, y rescindir un contrato y después tener que buscar otro lugar para vivir cuando se reanuden es más complicado, porque tienen que volver a pagar mudanza, contrato, sellado y demás”, señaló Buonocore, quien además recordó que los contratos se pueden rescindir únicamente pasados los seis meses: “Con la nueva ley, si avisan con 90 días de anticipación una vez cumplidos los seis meses, no pagan la multa, que es de un mes y medio si se rescinde antes del año; y de un mes si es pasados los primeros 12 meses”, explicó.

Garantías

La nueva ley establece que los locadores deberán aceptar como garantía cualquiera de las siguientes opciones: título de propiedad inmueble, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza o fiador solidario o garantía personal, es decir, recibo de sueldo o certificado de ingresos que pueden sumarse si es más de un locatario.

Buonocore refirió que en Paraná se solicitan en general “un garante con título de propiedad o si no con recibo de sueldo, pero la suma de los ingresos debe cubrir el 20% del valor estimado para el tercer año de alquiler”, y comentó: “O sea que hoy hay que juntar dos o tres garantes, nosotros incluso tenemos contratos en los que hay hasta cuatro garantes”.

Por último, recordó que a nivel local por lo general no se exige un depósito de garantía extra, como se hace en Buenos Aires y otras ciudades, salvo que lo acuerden entre las partes. “Lo usual en Paraná para ingresar, una vez concretados los requisitos, es pagar el mes de alquiler; el sellado, que es del 1,5% del total del contrato; y los honorarios de la inmobiliaria, que es el 5% también del monto total estimando del contrato”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario