Secciones
Padres

Advierten que la cuarentena no es impedimento para que padres separados vean a sus hijos

Desde principios de este mes los niños pueden alternar entre las casas de sus progenitores, pero en la práctica todavía surgen confusiones.

Lunes 18 de Mayo de 2020

Desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) para frenar el avance del coronavirus en el país, surgieron numerosos conflictos entre padres separados, relacionados al régimen de comunicación.

Si bien al inicio de esta medida la Resolución N° 132/2020 -dictada por la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación- estableció que los menores debían cumplir con el confinamiento en el domicilio que funciona como su “centro de vida” y que solo podían trasladarse una vez, sin posibilidad de alternancia, esto fue modificado a principios de este mes con el fin de garantizar el vínculo entre los niños y sus progenitores.

Hasta entonces la situación fue dramática para muchos padres, que se vieron obligados a dejar de ver a sus hijos por temor a incumplir las normas, y tuvieron que conformarse con llamados telefónicos o videollamadas.

No obstante, el gobierno nacional ya habilitó la posibilidad de que niños y adolescentes pudieran una vez por semana mudarse de la casa de un progenitor a la del otro, luego de que una jueza declarara inconstitucional la medida que impedía que los hijos de padres separados pudieran cambiar de vivienda, todavía se siguen generando confusiones que vulneran los derechos de niños y adolescentes.

Al respecto, Alejandra Ramírez, directora el Instituto de Niñez y Adolescencia del Colegio de Abogados de Entre Ríos (CAER), explicó a UNO: “De entrada se plantearon varios conflictos en distintos ámbitos de la provincia. Lo que decía la norma es que durante el tiempo que dure el ASPO, el menor tenía que quedarse en la casa del progenitor donde tuviera el centro de vida. El cuidado personal, por regla, es ahora compartido; pero en general en los hechos los chicos tienen más que nada una de las viviendas donde pasan la mayor parte de su tiempo. Son menos los casos en que están alternados, es decir, que pasan una semana en cada casa, o tres días con cada progenitor”.

A su vez, señaló: “Si uno seguía la normativa correctamente se propiciaban otras formas de comunicación. Pero en los casos en los que opera el conflicto, muchos padres, y sobre todo madres, tomaron la decisión unilateral de no dejarle ver su hijo a la otra parte, lo que generó numerosas denunciabas por incumplimiento del régimen de comunicación en el fuero de familia; o denuncias de impedimento de contacto en el foro Penal”.

Estas situaciones llevaron al Instituto de Niñez y Adolescencia del CAER a analizar la situación para que los derechos de los niños no sean vulnerados. En este marco, Ramírez indicó que se elevó un pedido para que, más allá de que esté vigente el aislamiento social, se respete el régimen que se convino entre las partes: “Por ejemplo, si el padre tenía que buscar a su hijo los martes y los jueves, se pedía que se le permitiera continuar con esa práctica”, expresó.

Asimismo, la abogada recordó que al inicio de la cuarentena “la mayoría de los tribunales no hicieron lugar a los planteos, ordenando respetar el ASPO durante el lapso que durara esa medida, aunque exhortando igualmente a que se propicie el fortalecimiento de la comunicación a partir de otras formas, tales como las redes sociales y distintos soportes que ofrecen las nuevas tecnologías de comunicación”, dijo, y observó: “El tema es que la medida se fue extendiendo, y por eso hubo un reclamo de la Secretaría de Niñez para que se contemplaran y expidieran sobre otras formas, más flexibles, y que el padre no tuviera que invocar un motivo para que se habilitara el contacto con su hijo, como por ejemplo que la otra parte tenía que trabajar, o que tenía alguna cuestión de salud, sino que se respete el interés superior del niño”.

Respetar un derecho

Si bien en la práctica se siguen suscitando situaciones en que alguna de las partes tiene dudas sobre lo que está permitido en la actualidad, también se dieron otros casos en que se registra un aprovechamiento de la madre, que impide al padre ver al niño; o del padre, que utiliza como excusa que no tiene permitido trasladarse para buscar a su hijo. Sobre esta cuestión, Ramírez aclaró: “Hoy, con la resolución que sacó el 1° de mayo el jefe de Gabinete (Santiago Cafiero), lo que se permite es una especie de régimen alternado, que indica que el traslado tenga lugar una vez por semana: hoy lo lleva el padre hasta el próximo martes y luego se lo lleva la madre”. Aunque remarcó: “Este es un ideal, es una habilitación que se hace y una recomendación, no quiere decir que ese sea un régimen que tienen que cumplir los padres sí o sí. Es una medida que se toma para flexibilizar el aislamiento y que los niños no pasen otros dos meses sin ver al padre”.

En este contexto, los integrantes del instituto a cargo de la doctora Ramírez, reflexionaron: “Los principales perjudicados con esta restricción son las niñas, niños y adolescentes, a partir de lo cual a instancia de la Secretaría de Niñez que depende de Presidencia, se buscó ampliar estas excepciones, disponiéndose mediante resolución del jefe de Gabinete una mayor flexibilización del tema, a partir de lo cual las hijas e hijos pueden trasladarse una vez por semana al domicilio del otro progenitor sin necesidad de invocar una situación extraordinaria”.

“Estas resoluciones ofrecen una oportunidad para que los progenitores, teniendo en cuenta los intereses de sus hijos, puedan acordar una forma en que ellos puedan mantener una adecuada relación con ambos, en caso de que así lo deseen; sin necesidad de recurrir a la Justicia para que decida cómo va a ser ese contacto”, especifican.

Ramírez recordó que deben circular con este fin una vez por semana, portando el documento de identidad y completando la declaración jurada aprobada por la Resolución N° 132/20 del Ministerio de Desarrollo Social.

Por otra parte, evaluó: “Lamentablemente, donde no hay acuerdo entre los padres no queda otra opción que judicializar la situación; y cuando esto empezó, los jueces de Familia adherían a la línea de respetar el aislamiento social, salvo que hubiera alguna situación especial y entonces había alguna mengua. Ahora es otro el margen, y si la madre (o el padre) insiste en que la otra parte no la va a dejar ver a su hijo, se fija un régimen provisorio”.

La especialista señaló que en el contexto actual también hay “muchos casos que se dan al revés” y explicó: “Es la madre la que le pide al padre que se haga un poco cargo de la situación, porque se ha vuelto muy pesado para las mujeres encargarse de la casa y de los hijos sin tener ningún tipo de asistencia, sobre todo cuando no podían contar con su niñera”

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario