Secciones
Tiempos de pandemia

Adultos mayores anhelan volver a sus actividades habituales

Centros de jubilados de Paraná se preparan para retornar en breve con los talleres, ante la demanda que tienen los adultos mayores de compartir con sus pares

Jueves 17 de Junio de 2021

Desde que inició la pandemia del coronavirus, los adultos mayores fueron señalados como uno de los grupos de mayor riesgo ante un contagio, y los centros de jubilados debieron interrumpir sus actividades en Paraná.

Con las flexibilizaciones a principios de este año, algunos pudieron volver a socializar con sus pares, lejos de la soledad y la angustia que muchas veces genera el aislamiento social.

Hoy, si bien se ha avanzado con la vacunación para esta franja etaria, se sigue recomendando continuar con los cuidados establecidos en los protocolos. En este marco, tras resignarse a un mínimo contacto con sus familiares o allegados, muchos anhelan regresar a los espacios en los que pueden compartir distintos talleres y encuentros con sus pares.

adultos mayores.jpg
En Paraná, los adultos mayores son las principales víctimas de estafas telefónicas.

En Paraná, los adultos mayores son las principales víctimas de estafas telefónicas.

Aunque los últimos decretos de necesidad y urgencia (DNU) establecidos a nivel nacional los obligaron a interrumpir momentáneamente las acciones y reuniones que llevan adelante, los centros de jubilados ya se están preparando para retornar a una rutina que los mantiene ocupados y motivados, en una etapa de la vida en la que tienen más tiempo libre, y reivindicar las ganas de compartir gratos momentos.

Si bien ya no pueden hacer viajes de turismo y fiestas de disfraces o alusivas a fechas patrias o a alguna conmemoración en especial, como lo venían realizando hasta comienzos del 2020, los espacios que se proponen en los centros de los distintos barrios o los que nuclean a jubilados y pensionados de la Nación o la Provincia, son una contención para que los abuelos y abuelas de la capital entrerriana transiten este tiempo tan particular.

En calle Belgrano 138 funciona el Centro de Jubilados Nacionales de Paraná. Por ahora esta yendo la comisión directiva, pero esperan volver al dictado de los talleres a partir de julio, si las medidas sanitarias lo permiten. María del Luján Álvarez, su presidenta, confió a UNO que la demanda de los socios por volver a las actividades es constante: “La gente mayor está muy sola, aburrida, y necesita hacer algo. En este momento solo está funcionando el taller de teatro de manera presencial, con cupos de hasta 10 personas. Nuestro salón es amplio y la profesora dividió el taller en distintos grupos para hacerlo reducido y con todos los cuidados. Cuando tuvimos cerrado se seguían juntando dos o tres en una casa para continuar, y está funcionando muy bien”.

Quienes están preparándose son los concurrentes a los talleres de ritmo, costura, tejido, yoga, entre tantos otros que forman parte de la oferta de la institución, que tiene más de 700 socios actualmente. Asimismo, cuentan con servicios de enfermería, masajes, podología, asesoramiento jurídico, y además va un médico gerontólogo, que aguardan para volver a atender de manera regular a los afiliados.

“Acá se cumple con todos los protocolos, le tomamos la temperatura, se usa alcohol en gel, le damos barbijo nuevos a quienes utilizan los descartables para que se los puedan ir cambiando”, aseguró Álvarez, quien comentó: “En los períodos de cuarentena hemos estado aislados, pero este año recomenzamos con los talleres, por supuesto respetando todas las medidas sanitarias. Nuestro salón es amplio, así que tenemos lugar disponible para poder cumplir con el distanciamiento social. Ahora está todo cortado, pero siDios quiere comenzamos con los talleres nuevamente en julio”.

Adultos mayores en pandemia Centro de Jubilados 2.jpg

Con respecto a las actividades virtuales, evaluó que son difíciles de realizar de manera masiva, ya que muchos de los socios usan WhatsApp, pero no Zoom y otras plataformas. Por eso se han limitado básicamente a compartir espacios de lectura y otras opciones, hasta que llegue el momento tan esperado del reencuentro.

“Todos están esperando que volvamos a abrir. Los adultos mayores de nuestro centro están muy entusiasmados con todas las propuestas que le brindamos, disfrutan muchísimo. Aunque el aislamiento ha apagado un poco esto, porque mucha gente no quiere salir, también hay muchos que están desesperados porque abran los talleres,por empezar a hacer algo, porquesus familiares generalmente están en actividad y ellos se encuentran muchas veces solo. Ya el hecho de venir y charlar los fortalece”, aseguró.

En el Centro de Jubilados y Pensionados Provinciales de Paraná, que funciona en calle Pellegrini 454, también tienen expectativas de reiniciar sus actividades, en su caso la próxima semana. Griselda Álvarez, la presidenta, contó a UNO: “Ahora solo estamos viniendo los integrantes de la comisión directiva; recién la otra semana vamos a regresar con los talleres, ya que muchos profesores son de la Municipalidad y no estaban trabajando ahora pro las medidas actuales”.

Según mencionó, desde el lunes van a volver a dar clases los docentes del taller de estimulación de lamemoria, los de ritmo, de pilates y demás. “Vamos a ir retomando con poca gente, para garantizar el distanciamiento. Así que no vamos a estar a full todavía, sino que vamos a esperar un poquito más para activar. Además están muy fríos estos días, y la gente grande tiene que cuidarse más”.

De acuerdo a lo que indicó, tienen alrededor de 4.000 socios, y en esta semana están cerrando convenio con diferentes comercios de la zona para que accedan a descuentos, presentando la credencial, como un servicios más para quienes forman parte de la entidad.

Sobre los días de confinamiento, señaló que algunos trabajaron de manera virtual, participando de programas y propuestas para adultos mayores de alguno de los organismos estatales y de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). En otros casos, se enviaron a los domicilios de los talleristas cuadernillos con actividades que los mantuvieran en continuidad con lo que venían trabajando. “Con motomandados les hemos mandado a sus casas el material, para que hagan ejercitación de la memoria y pudieran entretenerse un poco ante la ansiedad que se generó esos días, ya que es gente que está acostumbrada a salir y estar en contacto con otros pares. Al quedarse encerrados les entraba la angustia, más viendo las noticias en televisión. En estas semanas fue la profesora de estimulación de la memoria armó un cuadernillo y ella misma se los llevó a la casa”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario