Secciones
Abuso a menores

Abusos: "Cuando se habla, ahí se empieza a sanar"

La denuncia de actrices contra Darthes fue un disparador. En LT 15 se conocieron testimonios de quienes callaron por miedo a la condena social.Reflexión del padre Daniel Petelín, párroco de una de la zonas más vulnerables de Concordia

Domingo 16 de Diciembre de 2018

El aumento de denuncias de abuso sexual de la Línea 144 dependiente del Instituto Nacional de las Mujeres, visibilizó una terrible realidad, no sólo a través de los mecanismos oficiales: las redes sociales, las radios y otros medios de comunicación se convirtieron en receptores de voces anónimas que contaron diferentes prácticas de abuso a las que fueron sometidas y las cuales silenciaron hasta ahora.
El disparador es la denuncia mediática de actrices contra el actor Juan Darthes, un efecto de identificación y un paradigma de cambio cultural que intenta apoyar a las víctimas para que no sean revictimizadas y lograr la condena de los abusadores.
En LT 15 Radio del Litoral, mujeres y hombres contaron padecimientos abusivos que callaron por miedo a ser condenados socialmente. En la mayoría, abusos desde su propio entorno familiar. Mensajes que liberaron el dolor y el silencio después de varias décadas.
Este dato no es menor, por el contrario es una da las estadísticas oficiales que grafican los casos de abuso sexual infantil, el 90% de los casos son intrafamiliares.
El padre Daniel Petelin, párroco en la zona sur de la ciudad, uno de los sectores sociales mas vulnerados convive con estas situaciones y afirma que "le provoca dolor y sufrimiento, porque la mayoría de las personas que han sufrido o han sido víctima de abusos o de violaciones no lo quieren contar ni decir, por todo lo que se genera, o se puede generar a partir de una denuncia".
"Es por eso que en la mayoría de los casos no se habla, o se habla cuando uno está muy mal o bien haya pasado bastante tiempo. Son situaciones de mucho sufrimiento y la mayoría relacionadas con la propia familia, con las personas que habitan la casa, con lo cual es más doloroso", indicó. "Es muy difícil tener que denunciar a alguien de la familia, puede ser el padrastro, un primo, un tío o alguien cercano, porque provoca una crisis familiar y la persona que denuncia siente que es la culpable de todo, entonces prefieren no denunciar por la catástrofe que se viene. En otros casos es el mismo entorno quien hace sentir culpable a la víctima", comentó.
"Muchas veces uno está acorralado para hacer la denuncia, por eso yo animo y acompaño a quienes estén dispuestos hacer la denuncia, porque no podemos tolerar cuestiones así. Aunque es difícil sostener, ayudar psicológica y espiritualmente lo que viene después de la denuncia", expresó. El padre insta a que "tanto aquel que vio o escuchó acompañe a la persona".
En especial se refirió a las mamás, para que acompañen el sufrimiento. "Hay que fortalecer anímicamente a las personas, con vínculos que las puedan sostener, para que cuando tengan que denunciar no sufran y no sientan que no les creen", indicó. "No es posible que estén soportando el dolor durante tantos años, y no sepan si van a llegar con vida o no, porque las amenazas son de vida o muerte: 'te mato a tu hermano, a tu mamá'. Son amenazas de destrucción de todo, y por eso estamos con muchas limitaciones", explicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario