Inclusión social

A través del trabajo, en los barrios edifican su futuro

La Subsecretaría de Integración Socio Urbana municipal acompaña a los vecinos para que tengan trabajo, un techo digno y un proyecto de vida

Sábado 18 de Diciembre de 2021

Desde hace tiempo se gestó en Paraná el proyecto de generar trabajo y construir casas de cemento para los vecinos en barrios postergados, reemplazando las precarias viviendas hechas con rejuntes de maderas, cartón, chapa, nylon y otros materiales que apenas sirven para cobijar a las familias que allí residen.

Anabella Albornoz es la subsecretaria de Integración Socio Urbana de la Municipalidad de Paraná, que depende de la Secretaría de Políticas Inclusivas y Comunitarias, y fue una de las impulsoras de esta iniciativa, basándose en su experiencia como referente de Suma de Voluntades, que lleva desde hace años una incansable labor social, conociendo en detalle las necesidades de los vecinos.

El trabajo en los barrios es una herramienta de movilidad social.jpg
El trabajo en los barrios es una herramienta de movilidad social.

El trabajo en los barrios es una herramienta de movilidad social.

Hoy ese trabajo proliferó y Albornoz destacó el modo en que se trabaja, a partir de una política pública que considera mejorar la calidad de vida de la gente. Al respecto, explicó a UNO: “Trabajamos sobre tres ejes: acompañamiento a unidades productivas, mejoramiento habitacional y erradicación de casas precarias. Todo en clave a la integración y no al asistencialismo, acompañando a los vecinos. No es nuestro rol marcar el camino, sino acompañar el que eligen los vecinos, dándoles herramientas y oportunidades concretas para que transiten su propio camino”.

En este marco, señaló: “En este momento desde la Municipalidad contamos con dos unidades productivas de bloques de cemento que corresponden al programa Potenciar Trabajo. Son la bloquera Carlos Mugica, en el barrio San Martín, y la Strong Block, en Capibá. Este tipo de acciones nos permite generar trabajo y a su vez mejoramiento habitacional. Y vuelvo a recalcar que nuestra misión es ´acompañar´, ir tendiendo puentes para que lo que se haga impacte en lo cotidiano de la gente. Incentivamos y promovemos que los vecinos le compren a los emprendimientos barriales, que el barrio ayude al barrio. Así fuimos erradicando casas precarias. Fuimos construyendo las soluciones con la comunidad”.

A su vez, reflexionó: “La forma en que miramos es la forma con la cual abordamos cada situación, siempre con un norte: generar trabajo y con él la posibilidad de vivir mejor. Todos necesitamos una oportunidad y de eso se trata nuestro trabajo; de promover oportunidades y herramientas, de acompañar un camino para que cada uno pueda construir su proyecto de vida a la altura de sus sueños”.

Sobre este punto, agregó: “Que hoy exista una Subsecretaría de Integración Socio Urbana es una clara política pública del intendente (Adán Bahl) de querer transformar de verdad, de romper con las estructuras que producen las desigualdes. Y para generar esos procesos hay que hacerlo desde la integración y desde el trabajo”. Y remarcó: “La mejor política social es el trabajo, este es el camino para romper con la matriz estructural de la pobreza. El trabajo es un organizador social, es lo que nos da la posibilidad de sostener un proyecto de vida, un sueño. Y con ese norte acompañamos, apuntando a la movilidad social a través de un camino productivo y de integración social. Acompañamos y asistimos a unidades productivas, dándoles herramientas para organizar su producción y sus finanzas, abriendo canales de comercialización, claves para crecer”.

Anabella destacó el apoyo que reciben estos proyectos desde otras instituciones y expresó: “Estamos muy agradecidos a la Cámara de la Construcción y a la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) por el acompañamiento, y sobre todo por la confianza en lo que hacemos. Hace un mes nuestras unidades productivas participaron de una muestra en el Centro Provincial de Convenciones. Eran ellos con casi 80 empresarios”.

“No puedo explicar la felicidad que sentimos cuando veíamos a quienes trabajan en nuestras unidades productivas en la muestra con sus ojos brillosos de la emoción. Recién entonces nos dimos cuenta de que ya habíamos ganado todos, porque ellos empezaron a verse, empezaron a ser conscientes del enorme potencial que tienen. Desde ahí las ventas no paran y eso los incentiva mucho”, aseguró.

El trabajo que impulsan en las unidades productivas empezó a dar sus frutos..jpg
El trabajo que impulsan en las unidades productivas empezó a dar sus frutos.

El trabajo que impulsan en las unidades productivas empezó a dar sus frutos.

En este contexto, relató una anécdota sobre Polo Medrano, un vecino del barrio San Martín que encontró un proyecto de vida en este trabajo que llevan adelante: “Lo conocí en el Volcadero y cada dos por tres me pedía ayuda para hacer trabajos para la escuela. Aún no termino la Primaria. Y verlo hablar con el gobernador (Gustavo Bordet) y otros visitantes en el Centro de Convenciones sobre el trabajo que están haciendo, con tanta seguridad y orgulloso de sus compañeros y de él mismo, la verdad es que me emociona”.

Por otra parte, contó el trabajo mancomunado que iniciaron con otros espacios: “Acompañamos a otras unidades a fortalecerse para que puedan crecer, como es el caso de Construyendo Sueños, en Bajada Grande, donde al capacitador que va no lo podemos sacar de ahí porque está re copado con el grupo. También a Semillas de Esperanza, en Anacleto; José Font en Villa Sarmiento; El Progreso, en Los Berros. Y estamos articulando con la Bloquera 832, la Vecinal y la ladrillera de Los Berros para erradicar casas precarias; ellos tienen una larga trayectoria en esto. Una anécdota hermosa que podemos compartir es que los trabajadores de la Bloquera 832 capacitaron a la Unidad Productiva Municipal, y esa solidaridad es maravillosa”.

“Otro dato que no es menor es que tenemos 41 mujeres constructoras. Son mujeres que construyen puentes y están al frente de las transformaciones”, subrayó.

Por último, destacó: “Como anécdota, tomo el gran poder de la oportunidad y el encuentro. Me llena de esperanzas que a través de las políticas públicas podamos cambiar realidades. Una de las acciones que más me emocionaron fue cuando la cuadrilla Abriendo Caminos decidió dejar de capacitarse para ir a trabajar a la casa de una de sus compañeras que vivía en muy mal estado y su salud no era buena. Son mujeres que encontraron, a través del trabajo, independencia y ganas de otra realidad”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario