Diálogo Abierto

  "Las runas vikingas siempre resultan mágicas y te llaman"

Entrevista con Claudia Bustos, terapeuta holística. Familia, extrasensorialidad y tío protector. El hijo que fue su padre y hermano. Experiencias del más allá.

Viernes 05 de Agosto de 2022

En su infancia percibía, al igual que su padre, distintos fenómenos paranormales, tenía sueños recurrentes y realizaba viajes astrales que luego, ya iniciada en el conocimiento de los mundos sutiles y de las técnicas energéticas, logró ordenar e interpretar cabalmente. Claudia Bustos, maestra y formadora en varias de esas disciplinas, entre ellas las runas vikingas y los registros akáshicos, revela sus propias vivencias y una conmocionante situación con su hijo cuando solo tenía dos años.

claudia bustos runas tarot diálogo abierto 4.jpg

Infancia paranormal

—¿Dónde naciste?

—En Paraná, en calle Ezpeleta, donde viví hasta los tres años, luego por avenida Don Bosco y a los seis años nos fuimos a Lomas del Mirador I, de donde tengo más recuerdos porque hice la primaria y estuve hasta los 15 años. Mi papá es nómade (risas)

—¿Cómo era?

—Muy lindo por la tranquilidad, con gente afuera, tomando mates y los chicos jugando en un patio interno compartido; todos se saludaban porque se conocían.

—¿Cambió mientras viviste allí?

—Cuando nos mudamos comenzó a cambiar porque habían intrusado Lomas II. Vivimos en calle Necochea, en otros lugares y luego en calle Courreges.

—¿Qué actividad laboral desarrollan tus padres?

—Mi mamá, ama de casa, y mi papá, en la construcción e instalaba piletas de natación, aunque hoy están jubilados.

—¿A qué jugabas?

—Cuando iba al colegio, porque no nos dejaban salir. Somos cinco hermanos y jugábamos entre nosotros al ladrón y al policía, al elástico, a la pelota y la rayuela.

—¿Sufrías el desarraigo al mudarte?

—Nos adaptábamos al lugar y lo hacíamos propio. Cuando terminé la primaria sí, porque vine a la Escuela Normal, desde una escuela de barrio.

—¿Leías?

—Muchísimo. Había libros y revistas, como Selecciones, que la amaba. Mi tío tenía libros de Brian Weiss (médico y psiquiatra estadounidense) y sobre espiritualidad. Desde muy chica tuve visiones, hacía viajes astrales y me encantaba la noche porque salía de mi cuerpo, pero mis padres me decían que no comentara. Mi papá también contaba sus experiencias de este tipo.

—¿Sentías una vocación?

—Ser maestra de grado pero mi papá decía que sufrían mucho por el sueldo. Estudié Comunicación Social, hice tres años y medio, y tuve que dejar para trabajar.

—¿Qué materias te gustaban?

—Historia, y Lengua y Literatura.

—¿Cómo vivías tus experiencias paranormales?

—Naturalmente. Un día les dije a mis padres que en el Mediterráneo había una compuerta y que si se habría debajo había gente. Treinta años después, leyendo uno de los libros de Weiss, encuentro esa información, aunque el hombre todavía no ha podido llegar. Yo decía “atiendan el teléfono” o “abran la puerta”, y al rato sonaba o tocaban el timbre.

—¿Te conmovió alguno de estos hechos?

—Siendo grande, habíamos llegado con mi novio de Colón, salimos a hacer compras y le digo “vamos rápido que se está por morir mi papá”; al rato lo llama una tía y le dice que fuera porque su mamá se había descompuesto. Continuamente he tenido esas percepciones.

—¿Era un problema o una ventaja?

—No me dificultaba ni facilitaba, pero hoy tengo otros recursos. Yo daba respuestas a otras personas pero no las tenía para mí (risas).

—¿Buscabas una explicación racional?

—Sabía que había algo más porque mi tío me decía que lo que veía y sentía era cierto, y que no le hiciera caso a los demás. Buscaba alguien que me orientara y explicara pero nunca lo encontré, hasta cuando tuve a mi hijo y un pico de estrés, por tanto trabajo, descubrí el reiki, que me salvó, y se abrieron todas las puertas.

claudia bustos runas tarot diálogo abierto 1.jpg

—¿Por qué?

—Lloré mucho y comencé a recordar más intensamente mis vidas pasadas, que las había percibido repetitivamente en sueños sin saber que lo eran. Soy maestra de registros akáshicos, primero para resolver lo mío y ahora para trasmitirlo.

—¿Qué era lo recurrente en los sueños?

—Veía que en una estación de tren estaba con un nene, con maletas marrones. Cuando comencé a hacer reiki apareció esto muy vívido y cuando mi hijo tenía dos años le dije “Valentino, por favor, quedate quieto, ya no es momento de jugar.” Y él contesta “hoy me retás vos, pero antes te retaba yo cuando era tu padre.” Hablaba muy claro desde chiquito. Estábamos con mi tío y también se sorprendió. Le seguí hablando y dijo “¿Clau, no te acordás, que también fui tu hermano y nuestra madre nos abandonó en la estación de tren. Tenemos que resolver estas cosas.” Fue muy fuerte. Me dijo que “hacíamos teatro callejero”, que yo hice, para desinhibirme, porque era muy tímida, y que le gustaba “cuando tenías el pelo rojo como el fuego y yo era tu padre.”

—¿Cómo lo vivió él?

—Muy normal.

—¿Qué hiciste?

—Una vez que estuve bien, luego del reiki, renuncié al trabajo (risas), me dediqué a mi hijo, leí Muchas vidas, muchos maestros (de Weiss), estudié mucho, me formé en aqualead, registros akáshicos y chamanismo.

—¿A qué accediste en los registros akáshicos relacionado con tus sueños?

—Me equilibró para saber por qué me sucedía esto y lo relacionado con mi hijo, mi gran maestro. Confirmé todo.

—¿Nunca dudaste o pensaste que podías estar desequilibrada mentalmente?

—Jamás; hasta cuando era chiquita decía que lo había vivido. Pero mi tío me decía “no cuentes nada porque no van a entender.”

—¿Qué encontraste en común en todas esas herramientas en las cuales te formaste?

—Amor, para lo cual trabajamos porque el mundo lo necesita.

—¿Y técnicamente?

—Saber que estamos conectados y enraizados.

—¿Alguna te resulta más afín?

—Con los registros me conecto espontáneamente, y también canalizó.

—¿Siempre entendés lo que recibís?

—A veces es la respuesta a algo y se encuentra el sentido, otras veces no y luego lo descifro.

—¿Es un concepto mental, una visualización u otras formas?

—Las respuestas pueden llegar a través de imágenes, sonidos, arquetipos o palabras.

Más sueños y música celta

—¿Cómo descubriste las runas?

—Escuché hablar hace mucho, y tenía sueños de que me perseguían por un bosque y arrojaba las runas, de madera, como que no me pertenecían. Igualmente, me gusta mucho la música celta. No sabía lo que eran y comencé a investigar, hasta que en una feria de artesanos encontré a una chica que estaba leyendo las runas, me pide que le muestre las manos, y me dice “sos re brujita, sacate una runita.” También, en Capilla del Monte, siempre encontraba a una chica que las lee. A veces son tan certeras que asusta. Las runas te encuentran; las que tengo las tallé yo en porcelana fría y quiero hacer otras en madera.

—¿Qué origen mitológico reconocen?

—La mitología (nórdica) cuenta que quien tenía el poder podía adivinar y tener una visión. Odín, dios del Fresno, es reconocido como el descubridor y padre de las runas. Para conseguirlo, se colgó de un árbol, con la cabeza hacia abajo y una lanza enterrada, estuvo nueve días y nueve noches sangrando, y cuando agonizaba aparecieron las runas, como símbolos de una fuerza mágica. Con lo cual se adueñó del poder de la sabiduría.

claudia bustos runas tarot diálogo abierto 2.jpg

—¿Cómo funcionan en cuanto mancia u oráculo?

—Runa significa secreto, susurro. No es una adivinación sino que responden, certeramente, a la pregunta que se formula. Las que doy son del antiguo futhark (*), vikingas, aunque hay otras.

—¿Quién formalizó la técnica?

— Elizabeth Pstyga, que se dedicó a estudiar y practicar el arte de las runas hasta lograr una perspectiva actual y útil en la vida diaria.

Mundos y significados

—¿Históricamente fueron un alfabeto?

—Son símbolos con un significado, que se utilizaban también para comerciar. Son 24 runas más una blanca, vacía o “del destino”, pero eran muchas más, y se dividen como pertenecientes a tres mundos o aettir: material, natural y espiritual.

—¿Es distinto el significado del derecho e invertida?

—Exactamente, y siempre hay que darlas vueltas siempre en el mismo sentido.

Dos formaciones

—¿Cuándo continúa el taller en La Ventana?

—Comenzó el viernes 22 de julio; son dos encuentros mensuales, en los cuales entrego las runas y ya se puede trabajar con ellas, independientemente de que después puedan elegir o hacer las quieran. Y en mi espacio comienza una formación el domingo 7, a la vez que estoy organizando unos viajes a Capilla del Monte, para noviembre, donde también trabajaremos con runas, sanaciones, reiki y meditación.

—¿Se requiere una capacidad especial?

—Nada, no requiere ningún conocimiento previo, ni que tenga más o menos capacidad intuitiva. Las runas siempre son mágicas y te llaman.

—¿Publicás contenidos en las redes?

—En Instagram, om_shanti_multiespacio

* El futhark antiguo es el primer alfabeto rúnico del que se tienen registros y es, precisamente, el que deriva de Escandinavia y de los pueblos vikingos. Sus orígenes se remontan al 150 y los registros fueron hallados en esas tierras.

“No viajo sin ellas porque

también son un talismán”

La maestra rúnica explica la similitud existente entre los antiguos símbolos vikingos y la baraja del tarot, y admite que los utiliza “como protección personal.”

—¿Tienen similitudes con la baraja del tarot?

—Hay algunas que se comparten o son parecidas a las de la baraja del tarot. Igualmente el consultante puede preguntar lo que quiera y la respuesta dependerá de la posición en que queden. Hay una parecida a El Carro, y otra La Luna, también por su significación. Igual que la baraja, las runas “te hablan”.

—¿Te ha sorprendido una respuesta inesperada?

—Sí, sí, no dejo de sorprenderme no obstante estar segura de la certeza de la respuesta. A veces han venido consultantes con preguntas muy delicadas, por lo cual hay que ser muy cuidadosa con la forma de manipular las runas. Generalmente, cuando la persona pregunta está preparada para la respuesta, no obstante que hay que darla de una manera que no sea tan chocante.

—¿Por ejemplo?

—Si pregunta si la está engañando el marido. Le sirve para corroborar lo que está sucediendo.

—¿También son una forma de interpretar la realidad?

—Sí, y protectoras, por lo cual no viajo a ninguna parte sin ellas o le dibujo una a mi hijo cuando sale. También tiene la función de talismán o amuleto.

—¿Tenés una predilecta?

—Ésta (la muestra), que es de protección y hay otra que me gusta mucho porque habla del mundo espiritual y de la trasmisión del conocimiento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario