Secciones
Revista TUYA

Juguetera: Camila Sosa Pace le da vida a la madera

Su taller de juguetes se encuentra en Puiggari donde vive con su familia. De muy pequeña se acercó a la carpintería de la mano de sus padres.

Miércoles 12 de Agosto de 2020

Tiene 34 años, es oriunda de Laprida en Buenos Aires y se dedica a la fabricación de juguetes de madera. Ella es Camila Sosa Pace que desde Puiggari, en Villa Libertador San Martín, comercializa online sus productos infantiles Totem y que, cuando pase la pandemia, volverá a los stand de las ferias provinciales a mostrar la gran variedad de creaciones. La nobleza de la madera y la posibilidad de personalizar los juegos que fabrica con sus manos, hacen que cada producto sea más duradero y tengan un doble propósito: que niños y niñas aprendan jugando y que ese aprendizaje, a su vez, sea divertido.

En diálogo con UNO, Camila contó cómo surgió la idea de convertirse en fabricante y el acompañamiento de su familia para poder progresar. En el día de la Infancia compartimos una historia de grandes sueños y pequeñas conquistas.

—¿Cuánto hace que realizás este trabajo?

—Este trabajo lo realizó hace más de 15 años. Todo surgió por una iniciativa de mi mamá, que gracias a unos amigos que le prestaron el dinero, pudo comprarse su primera caladora. Yo era chiquita y mi mamá Patricia ya empezaba a crear sus primeros juguetes en la cocina de mi casa. Ya a los 7 años de edad ya “jugaba” en el taller y me hacía mis propios muebles de muñecas. En esa época mi mamá daba clases de carpintería y fabricaba juguetes que ofrecía en jardines. A los pocos años mi papá se queda sin trabajo y es ahí cuando los juguetes se transforman en nuestro sostén de ahí en más. La producción crecía al ritmo de las ventas y de las ferias a las que asistían. Es así que se transforma en un emprendimiento familiar en el cual trabajábamos mis papás y mis hermanos como hasta el día de hoy.

totem2.jpg

—¿Por qué Totem?

—En sus comienzos se llamaba “Yo Solito” y gracias a un perro que teníamos que se llamaba Totem, nos hicimos conocidos, cuando alguien buscaba algo decía “en lo de Totem venden” y ahí cambiamos el nombre, ya hace casi 20 años.

—¿Vos los diseñás y producís a los juguetes? ¿Tenés colaboración? ¿Cómo son las tareas?

—Los diseños principalmente son de mi mamá. Cuando se me ocurre algún juguete para hacer, a la primera que llamo para que cierre o pula la idea es a ella. Los juguetes de Totem son una familia. Mis papás y hermanos viven en Colón y yo en la Villa (Libertador). Así que decidimos “dividirnos” por un tema organizativo y más aún en esta pandemia, aunque seguimos siendo lo mismo. Yo produzco sola todos los juegos de mesa y el resto de mi familia produce los juguetes más grandes o de arrastre bajo el nombre de Jackdecorarte. Los dibujos son propios, paso mis ideas a una dibujante que los hace realidad.

—¿Dónde aprendiste a trabajar la madera?

—Aprendí a trabajar gracias a mi papá y mi mamá. Mi papá me enseñó a manipular la gran mayoría de las herramientas.

—¿Dónde comercializás?

—Por el momento no tengo local, las ventas son online o en ferias. Gracias a Manos Entrerrianas se pueden encontrar mis juguetes en comproencasaer.com o a través de mi Facebook o Instagram Totem juguetes artesanales. Allí se puede ver un poco de lo que son mis productos. Por ejemplo, Me caigo, no me caigo que es un juego de mesa para ejercitar la destreza y el equilibrio. Estimula el desarrollo motriz y la coordinación. También está A pescar, un juego imantado ideal para la estimulación psicomotriz del niño. Ayuda a desarrollar su concentración y foco, adquiriendo además un desarrollo motor de precisión. Además, se promociona Brochecitos, un juego de construcción y encastre mediante bloques de madera con broches. Ayuda el desarrollo de habilidades motoras finas como así también fomenta la creatividad y la estimulación mental.

—¿Qué pasó en este tiempo de pandemia? ¿Te tocó producir más para jugar en casa?

—En estos tiempos la pandemia cambió nuestra forma de trabajar, pero nos hizo crecer y nos impulsó a ser más creativos para llevar los juguetes a cada hogar y crear nuevos juguetes al alcance de cada bolsillo. Muchos nos eligen para quedarse en casa jugando y muchas seños han enviado un mimo a sus alumnos a través de un juguete Totem.

—¿Qué significa jugar para vos?

—Jugar para mí significa alegría, crecer. Cada vez que hago un juguete nuevo jugamos con mis hijos y escucho las risas, nos divertimos, pero crecemos juntos, también desarrollamos diferentes capacidades y nos entretenemos mediante el juego.

totem

CamixCami

Camila Sosa Pace nació en Laprida, provincia de Buenos Aires. “Me mudé una infinidad de veces y por trabajo de mi esposo llegamos a Libertador San Martín, lugar que abrió las puertas a mis juguetes y me hizo crecer de una manera que no imaginaba”, explica y agrega: “Aquí valoran muchísimo mi trabajo y Totem siempre es una opción para hacer regalitos a los más peques y eso lo agradezco muchísimo”.

Sobre su familia, comentó: “Se compone por mis hijos, Benjamín de 9 años y Joaquín de 7 años y mi compañero desde hace 14 años, mi esposo Guido que si bien es empleado bancario y su trabajo no tiene mucho que ver con el mío, me ha apoyado en este emprendimiento desde que nos conocimos”.

Sobre su actividad diaria, expresó: “Gracias a los juguetes pude estudiar, ir a la universidad y hoy puedo criar a mis hijos en mi casa”.

—¿Cómo es un día tuyo?

—El taller no tiene horarios para funcionar y es por eso que me gusta trabajar acá. Si mis hijos me necesitan puedo dejar mi trabajo y atenderlos. Generalmente trabajo por la mañana y por la tarde. Pero el taller se abre a diario.

—¿Cuáles son tus sueños?

—Mis sueños se están cumpliendo. En algún momento soñé tener mi propio taller y crear mis propios juguetes, y se cumplió. Ahora sueño con que Totem pueda estar en jugueterías. Trabajamos en eso, mis hermanos me ayudan mucho en ese tema. Mi hermana en la parte productiva y mi hermano en ventas. Vamos paso a paso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario