Caso Elías Varela
Lunes 04 de Diciembre de 2017

Irá a la cárcel por 30 días, el acusado de matar a un joven en el Parque Urquiza

En la audiencia de prisión preventiva el juez acompañó el pedido del fiscal pero redujo los días reclamados; en tanto consideró válido la prisión domiciliaria para la mujer quién también está sospechada por el crimen de Varela.

En la tarde del lunes se desarrolló la audiencia de prisión preventiva para los dos acusados del homicidio de Elías Varela acontecido en la madrugada del sábado en la base del monumento a Justo José de Urquiza en Paraná. Tras valorar los argumentos, el juez de garantías Mauricio Mayer resolvió disponer la prisión en la cárcel de Paraná por el término de 30 días de Andrés Portillo. En tanto, acompañó el pedido de las partes de disponer la prisión domiciliaria para Wanda Herrera quien se encuentra embarazada de cuatro meses.

Máximo pedido
En la audiencia, el fiscal Gervasio Labriola informó que por el hecho acontecido el sábado pasado a la madrugada, se recolectaron elementos de pruebas importantes que llevaron a reclamar la detención de la pareja que fue vista ingresar al Parque Urquiza en una motocicleta con determinadas características.
Al disponerse los allanamientos, se ubicó la moto, ropa y otros elementos de interés para la investigación, por lo que fue importante avanzar en horas del mediodía con la ronda de reconocimiento. "A nuestro entender, los tres testigos fueron contundentes a la hora de ubicar e identificar por distintos datos aportados a Portillo y Herrera, y de allí que se indicara quién extrajo el arma, qué hizo la mujer y qué ocurrió luego del disparo que le quitó la vida a la víctima", detalló Labriola para desgranar todos los elementos recolectados por el personal de la División Homicidios.
Hizo saber de la existencia de problemas entre la víctima, el acusado y otros vecinos, uno de los cuáles tuvo una relación sentimental con Herrera.
"Fue grave lo sucedido en la madrugada del sábado, porque había mucha gente, y sin ningún tipo de justificación, le apuntó y le disparó", reseñó el fiscal.
Tras argumentar por la posibilidad del peligro de fuga, por ser Portillo oriundo de la provincia de Santa Fe, alertó que a los testigos testigos se los notó nerviosos y temerosos "como que si hubieran sido amenazados".
Marcó Labriola que por la faltante de otras medidas era más que necesaria la imposición de las medidas de coerción, tales como 90 días de prisión preventiva en la unidad penal 1 de Paraná, y de prisión domiciliaria de Herrera por su condición de estar embarazada de cuatro meses.
Aclaró que si no hubiera contado con esa situación de gravidez, el reclamo más lógico hubiera sido el pedido de derivación a la unidad penal VI de mujeres.
Más adelante detalló que por estar frente a un homicidio simple y la expectativa de una condena de prisión efectiva de ocho a 25 años, es que era "necesaria la prisión preventiva en las modalidades expresadas".

Labriola consideró fundamental "este reclamo para no afectar la propia investigación y para no poner en riesgo a los testigos, como también la posibilidad de una fuga".
Morigeración
A su turno, la defensora Corina Beisel, rechazó el pedido de prisión preventiva en la cárcel, y propuso la morigeración con una prisión domiciliaria de Portillo. En esa línea acompañó el planteo de la prisión preventiva para la mujer en un domicilio que se sugirió en la propia audiencia.
La letrada hizo saber que Portillo cuenta con arraigo en Paraná, sobre todo un trabajo que determina su interés en colaborar con la causa.
Los dos a la hora de ser imputados por el delito de homicidio simple se abstuvieron de declarar y decidieron acudir a la audiencia de prisión preventiva con la estrategia de pelear el reclamo de la fiscalía.

La resolución
El juez Mayer, casi si gesticular o mover sus brazos, no pidió un cuarto intermedio. Sobre la marcha informó que daría a conocer su fallo. Ahí mismo, acompañó en gran parte los fundamentos del fiscal Labriola, pero aclaró que iba a disentir de la cantidad de días que había reclamado Labriola.
Es así que entendió razonable y atinada la prisión preventiva en la cárcel de Paraná, para Portillo pero por el término de 30 días. Es decir que si no se renueva el pedido de ampliación, el imputado del homicidio debería estar alojado en la cárcel de Paraná, hasta el 4 de enero de 2018.
En esa instancia convalidó la prisión domiciliaria de Herrera en una vivienda de un amigo de la familia que se hará cargo de la medida de coerción, bajo juramento de no violar el beneficio otorgado.


Embed



Comentarios