Jueves 08 de Marzo de 2018

Revelan detalles de los últimos años del "desastre" de Facebook copy

Testimonios de empleados y ex empleados cuentan cómo sucedió la debacle en la empresa.

Lo llaman "el desastre" de Facebook. Según afirman, la empresa estuvo "confundida y a la defensiva", conducida por sus propias decisiones. El número de marzo de Wired le dedicó una extensa nota de tapa a los dos últimos años de la red social y también se ocupó de "cómo Mark Zuckerberg está tratando de arreglarlo", según la presentación del artículo de Nicholas Thompson (director de la revista) y Fred Vogelstein, aunque las críticas no lo acompañan.
El despido de un empleado subcontratado (Benjamin Fearnow, quien había filtrado a Michael Nuñez, periodista de Gizmodo, dos comunicaciones internas de Zuckerberg) fue el detonante, según la prestigiosa publicación de tecnología y cultura digital, de "los dos años más tumultuosos de la existencia de Facebook". El episodio "desencadenó una cadena de hechos que distraerían y confundirían a la empresa mientras se la comenzaban a tragar unos desastres mucho mayores".
Feranow puede haber ocupado el lugar del archiduque, o de su asesino. Lo mismo da. Era apenas una figura vinculada por medio de una compañía proveedora de servicios para el gigante de las redes sociales, porque "las tecnológicas, en su mayoría, prefieren que los humanos hagan la menor cantidad posible de cosas porque, como se suele decir, (las personas) no cambian la escala de su productividad", recordó Wired. "Necesitan ir al baño y tener seguro de salud, y los más irritantes de ellos a veces hablan con la prensa".
De ellos, 51 hablaron con la revista. Son o fueron empleados de Zuckerberg y muchos pidieron que no se citara su nombre; uno llegó a solicitar que el periodista que los entrevistó apagara su teléfono, "así a la compañía se le hacía más difícil rastrear si había estado cerca de los teléfonos de alguien de Facebook".
Con pequeñas diferencias, todos contaron la misma historia: la del final de la tecno-inocencia. El tránsito del mito fundacional de la era de la información —el crecimiento asombroso de la empresa— a la manipulación por una potencia extranjera en las elecciones presidenciales, el repudio público, las explicaciones ante el Congreso.
Primero hubo una visión "brillante y simple": los humanos son animales sociales, pero internet es una cloaca, así que "si se hace que la gente se sienta segura de publicar, compartirán obsesivamente". Y si esa base de datos se pone a disposición de los anunciantes, "la plataforma se convertirá en una de las tecnologías de medios más importantes de comienzos del siglo XXI".
Esa visión se dobló bajo la fuerza de Zuckerberg: "Muévete rápido y rompe cosas" no fue solo su consejo a los programadores sino una filosofía que se aplicó a asuntos delicados, "muchos de los cuales tenían que ver con la privacidad de los usuarios", para favorecer el crecimiento de la plataforma.
Y entonces surgió la primera confusión: Facebook podría ser la fuerza dominante en la industria de las noticias. Pero "no se pensó con cuidado en las consecuencias".

Comentarios