#Miradas
Jueves 25 de Abril de 2019

¿Y el amor por la camiseta?

Para bien o para mal, todavía no supe resolverlo en mi interior, me puse a escuchar diferentes entrevistas realizadas a José Mujica, el expresidente de Uruguay. Como dicen los jóvenes, todavía no le saqué la ficha porque me reconozco un desconfiador serial. ¿Cómo es esto? Por más que el mundo hable maravillas de alguien, trato de pararme unos metros más atrás para que el brillo no me encandile y ver qué hay más allá. Es una tarea que suelo hacer partiendo desde una premisa muy sencilla: nadie es perfecto. Ante esto, me sorprendo ante cada frase que escucho de este uruguayo que fue presidente de su país desde el 1° de marzo de 2010 hasta el 1° de marzo de 2015. Se reconoce un político de izquierda y con ideales que lo dejan en claro, como su forma de vivir tan humilde y de la cual algunos pares suyos le han dicho que es simplemente "marketing político".

Esta semana, y a pocos días de vivir un acto eleccionario en la provincia, hay otras frases de Pepe Mujica que me llevaron a reflexionar sobre lo que pasa en nuestro país desde hace varios años.

"La política no es para hacer plata. Si la política es la expresión de la mayoría, hay que vivir como vive la mayoría y no como la minoría. Ser en cuerpo y alma como es la mayoría. No hay que vivir de la política, sino vivir para la política", sostuvo en algunas de sus entrevistas Mujica. En honor a la verdad, qué lejos estamos de eso. Si uno lo analiza fríamente, son palabras muy simples de entender. Directas, sin metáforas extrañas ni nada que leer entre líneas. Pero está claro que los dirigentes de nuestro país se esfuerzan en ir para el otro lado, porque el expresidente de Uruguay está hablando de algo tan simple como la vocación. ¿Y qué significa esto? Una definición de diccionario es: "Inclinación o interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo".

Insisto, son palabras sencillas. No hay un fórmula química escondida ni nada que se le parezca. Pero de este lado, hacer política es otra cosa. Es pensar muchas veces en el interés propio, es culpar al otro por lo que uno no puede resolver, es corrupción, es mentir, es traicionar, es prometer lo que nunca se cumplirá, es robar y no tener culpa en hacerlo, es negociar con otro para perjudicar a alguien. Todo esto y mucho más es hacer política en nuestro país.

En términos futbolísticos, lo que les falta a los políticos de la Argentina es amor por la camiseta. Sería algo así como tener valores y respetarlos. Un poco de lealtad, otra palabra que quedó en el olvido. Quizás, en el regreso a la democracia había más respeto por lo que uno pensaba, ahora es diferente. Por eso no es extraño ver a un peronista brindando su apoyo a un radical, o viceversa. A nadie debió extrañar entonces que mientras todavía se estaban contando votos, la candidata a gobernadora Tania Acebal (por el Partido SER), junto a su equipo, acordó un acercamiento a Sergio Varisco. Lo mismo hicieron quienes participaron en la elecciones PASO, como candidatos a concejales de otras listas justicialistas que también le brindarán su apoyo para las elecciones generales. Unos provienen del sector que postuló a Fernando Sibulofsky para la Intendencia de Paraná y otros a la corriente que lidera Gerardo González.

De aquí para atrás también hubo otros acercamientos "extraños". Como cuando Jorge Pedro Busti participó en la fórmula con Adrián Fuertes, en la lista Unión Popular-Frente Renovador (con Sergio Massa como referente nacional), resultando terceros en las elecciones detrás de las fórmulas Bordet-Bahl y De Ángeli-Godoy. Hoy, los nombrados primeramente son férreos defensores del actual gestión provincial. En fin, una veleta se mueve según cómo sople el viento y esto es moneda corriente en la política nacional.

"La política no es una profesión. Podrás ser mecánico, ingeniero o albañil. Son profesiones dignas de la cual podés vivir. Pero la política no es una profesión, es una pasión. Es sentirse feliz con la suerte de la gente. Hay que elegir a los que ponen el alma por la política", dijo en otra entrevista Mujica. Qué lejos que están nuestros gobernantes de todo esto. Y seguirá siendo así porque, como en el fútbol, cuando no hay amor por la camiseta se termina en un rotundo fracaso.

Comentarios