Miradas
Miércoles 28 de Marzo de 2018

Y ahora... ¿De qué nos disfrazamos?

Ubiquémonos en espacio y lugar. Hora 16 en la Redacción de Diario UNO. Llego a la hora señalada para hacer el mate y prepararme a observar el partido entre Argentina y España en Madrid. Marco mi ingreso, subo las escaleras y ocupo mi lugar de siempre en la Redacción. Hago el mate (se lo pedí prestado a Marcelo Medina) y acto seguido me preparo para ver el match, amistoso, de preparación, de evaluación, nada más que eso, pero no por ello menos interesante.
Un compañero (Pablo Felizia) me dice: "No juega Messi... ¿y ahora qué hacemos?" A lo que yo de inmediato respondo: "Nada, no pasa nada es solo un amistoso. Mirá que van a arriesgarlo en un partido que no le importa a nadie". "Tenés razón", me dice Pablo, y se da vuelta para presenciar el match.
De fondo Juan Kunzi (otro compañero de la Redacción), en silencio parece afirmar la cuestión y también se pone a ver el cotejo. Arranca el match y los dos seleccionados proponen un juego de ida y vuelta. De hecho el relator del partido (algo exagerado para mi gusto) manifiesta que hace rato no veía un partido así.
En el primer tiempo llegan los goles y al descanso se va ganando el local por 2-1. Hasta ahí un resultado y un partido normal y que no marca nada. Solo les sirve a los entrenadores para seguir sacando conclusiones de cara a la lista definitiva para ir a Rusia.
Comienza el segundo tiempo y la historia comienza a cambiar radicalmente, como así también las caras de los presentes en el lugar de trabajo.
Error tras error (de Argentina) y firulete tras firulete (de España) llegan las emociones españolas, una tras otra y La Roja (uno de los grandes candidatos en el Mundial) le propina una tremenda golpiza a Argentina por 6-1.... sí, 6 a 1. Increíble e impensado tiempito atrás nomás.
Ninguno de los presentes imaginábamos semejante final y menos yo. Cómo es el fútbol ¿no? No aprendemos más en esa parte del mundo. Siempre hay que respetarlo y nunca hay que subestimarlo. Por algo es la dinámica de lo impensado, según Dante Panzeri, y cuánta razón tenía.
Fue un terrible papelón y un golpe que quedará grabado a fuego en la historia del fútbol nacional, más allá de que no era por los puntos.
Final de juego en Madrid. Paliza consumada. Acto seguido en la Redacción comienzan a llegar otros trabajadores a Diario UNO.
"Qué vergüenza". "Así nos quedamos afuera en primera ronda". "Sampaoli se tiene que ir ya". "Higuaín no sirve". "La defensa es un flan". "Somos Messi-dependientes, no quedan dudas". Fueron algunas de las frases que se pueden traducir en esta página. Las otras fueron irreproducibles.
De un escenario optimista pasamos al otro, casi sin escala previa. Del triunfo ante Italia y casi con la lista en un 90% confirmada, a esta realidad. Goleada en contra, papelón, preocupación, tristeza y más incógnitas que certezas.
¿Está bien que pensemos así, nada sirve o en definitiva era la realidad del conjunto nacional?
La verdad, les soy honesto, a esta altura no tengo la menor idea. Lo único que sé es que a los partidos hay que jugarlos y luego juzgarlos... Por lo menos así lo veo yo.

Comentarios