Secciones
Agroecología

Una protesta en paz y con alegría

Viernes 21 de Diciembre de 2018

El festival cultural, político y ambiental que se realizó el martes en la puerta de la Casa de Gobierno de Entre Ríos, con la intención de cambiar el modelo agroindustrial que está basado en el uso de agrotóxicos, se realizó en "paz" y con mucha alegría.

Los manifestantes instalaron un sonido con parlantes, invitaron a reconocidos músicos, tocó una cuerda de tambores, leyeron poesía, instalaron una muestra de fotos con experiencias agroecológicas exitosas en la provincia y así fueron transitando hasta llegar a la Ronda de los Martes N° 49.

Vinieron a Paraná activistas de toda la provincia y algunos invitados especiales de la vecina Santa Fe. Todos pagaron el viaje de su propio bolsillo y lo volverán a hacer cuando tengan la primera reunión con los representantes del gobierno de Entre Ríos que, para empezar, designaron a la capital de la provincia como sede de un problema que sucede en el campo.

Más allá de lo que vendrá, en la tardecita del martes, cuando crucé calle Laprida para volver a la Redacción, me acordé de la protesta que, en el mismo escenario, realizaron los productores agropecuarios contra el exgobernador Sergio Urribarri.

El 3 de septiembre de 2015 llegaron con tractores hasta la puerta de la Casa Gris en el centro cívico paranaense. Forcejearon con los policías que perdieron la batalla porque evitaron la represión.

Tres días después los productores, que seguían indignados, colocaron un tractor verde en la puerta del Banco Nación, tiraron semillas y prendieron fuego cubiertas sobre el empedrado que baja la velocidad de los autos que cruzan los tramos de la Peatonal.

Las protestas venían desde julio, cuando en la plaza Mansilla armaron carpas y estacionaron una buena cantidad de camionetas 4x4 y colocaron banderas en donde anunciaban que "estaban quebrados".

La pregunta retórica que me quedó dando vueltas en la cabeza es hasta obvia: ¿Qué hubiera pasado si los ambientalistas estacionaban un vehículo de 1 millón de pesos en la Casa de Gobierno o en la Plaza 1° de Mayo logrando cerrar el banco?

Si bien es inimaginable un escenario represivo por parte del Estado entrerriano, de lo que sí estoy seguro es de que las críticas, por el corte de calles, por la quema o por el atropello a la propiedad privada no demorarían en llegar.

Tanto en la vida real como en las siempre tan reaccionarias redes sociales que son utilizadas, en gran medida con cierto grado de irresponsabilidad. Desde un teclado, con la seguridad de las cuatro paredes, lanzan descalificaciones que, al que pone el cuerpo, por más curtido, siempre algo llega. En la transmisión que UNO realizó en vivo vía Facebook el primer comentario fue de una señora que, irónica, publicó: "Qué cantidad de gente".

Más allá de las descalificaciones, teniendo en cuenta que están luchando por la salud de todos los argentinos, la empatía debería ser mayor.

Todavía el apoyo es más grande en la virtualidad de Internet que en las protestas callejeras.

Por lo pronto, el martes volverán a manifestarse contra los agrotóxicos en la 50ª Ronda de los Martes.

Hace un año que el grupo autoconvocado camina alrededor del edificio construido en 1885 con velas encendidas y carteles que reflejan el daño que producen los agrotóxicos en niños y embarazadas. En los encuentros semanales encabeza la columna una bandera que grita "Paren de Fumigar" y atrás se reúnen mujeres, hombres, niños y niñas que sueñan con lograr frenar el ecocidio que comienza en el campo y llega de diferentes maneras a las poblaciones urbanas.

En la última ronda confirmaron que tanto Navidad como el primer día del año realizarán la manifestación a las 20.15. Además de una muestra de convicciones, los encuentros serán fundamentales para ir conociendo los temas que se tratarán en la primera reunión de la "mesa de trabajo" para fomentar la agroecología que propuso el gobierno de Entre Ríos. Sin dudas será un comienzo de año con una agenda cargada para todos los interesados en cómo lograr la transición a una forma de producir más sana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario