Miradas
Jueves 25 de Octubre de 2018

Una crónica políticamente correcta

"Tras un tenso debate y violentas protestas de manifestantes, los diputados argentinos aprobaron el proyecto de ley de Presupuesto para 2019 que contempla una fuerte reducción del déficit exigida por el Fondo Monetario Internacional". La cita, textual, es la que abrió ayer la cartelera de noticias de la agencia internacional Associated Press (AP) a la que UNO está abonado.
El relato que llegó a medios gráficos, electrónicos y digitales de todos los continentes ofrece apenas una aproximación para entender cómo tratan a los intensos sucesos argentinos los cronistas extranjeros estacionados en el país. En este caso de AP.
Cuentan que "el proyecto obtuvo luz verde un día antes de la reunión del directorio del FMI para analizar un nuevo acuerdo crediticio para Argentina y tras un tenso debate de 18 horas, parte del cual transcurrió en medio de enfrentamientos de manifestantes encapuchados con la policía en la plaza ubicada frente al Congreso. Integrantes de organizaciones sociales y de izquierda se habían concentrado desde la noche del martes el lugar para manifestar su repudio".
Y rematan al describir que "la tensión también se trasladó al recinto legislativo, donde la sesión sufrió varias interrupciones en medio de insultos y empujones entre oficialistas y opositores, varios de los cuales responden a la expresidenta Cristina Fernández".
"¿Por qué este apuro brutal por sesionar en estas condiciones? ¿Por qué quieren llevarle el viernes (por hoy) una media sanción como ofrenda a la reunión del FMI?", se preguntó la diputada Romina Del Plá, del Partido Obrero. Ponen el acento en detalles informativos, como por ejemplo evitar el encasillamiento ideológico de la actual administración: "Para conseguir la aprobación del Presupuesto el gobierno del conservador Mauricio Macri negoció largamente con gobernadores de provincias de signo peronista, que se aseguraron fondos a partir de modificaciones que impusieron".
Luego sí viene el desmenuzado de los datos más importantes de la norma. Que la iniciativa proyecta para 2019 un dólar promedio de 40,10 pesos por unidad, una caída de la economía de 0,5% y una inflación de 23% al final del próximo año. Y que el objetivo es pasar de un desequilibrio primario del 2,6% del Producto Bruto Interno este año al déficit cero en 2019. "El oficialismo espera que el déficit de la cuenta corriente caiga a alrededor de 9.900 millones de dólares en 2019 desde los 22.400 millones de dólares estimados para este año", sugieren además.
Cuentan incluso que la oposición política y las organizaciones sociales rechazan el ajuste previsto por el Gobierno, requisito exigido por el FMI para ampliar en 7.100 millones de dólares el préstamo otorgado al país en junio por 50.000 millones en medio de una crisis que generó una fuerte depreciación del peso.
La decisión del FMI de ampliar el acuerdo crediticio con Argentina, para que el país obtenga un adelanto de fondos con los que afrontar sus obligaciones financieras, requiere de la aprobación del directorio del organismo, que se reunirá en Washington hoy.
El cronista se ocupó de poner en contexto el escenario sobre el que los legisladores debatieron y luego votaron el Presupuesto al decir que las protestas han ido en aumento en los últimos meses en Argentina por los fuertes incrementos de la luz, agua, gas y transporte público y una inflación que se prevé de al menos 44% para este año. Y aportan que el descontento también obedece al creciente desempleo en un contexto de recesión económica de 2,5%, según un relevamiento publicado por el Banco Central.
Sin ánimo de juzgar o evaluar la crónica, se impone una ponderación: es correcta políticamente con algunas determinaciones que se pueden inferir entre líneas. Como que el gobierno de Macri es conservador, los manifestantes en las calles quejándose por el ajuste son izquierdistas y los legisladores peronistas que sufragaron a favor son opositores al kirchnerismo.
Y un último detalle que bien vale poner en consideración es que las citas textuales en el relato periodístico se repartieron una para cada lado: una oficialista, sumaron la voz de Luciano Laspina; un K, Axel Kiccillof, y la opositora Plá.
En definitiva, la corrección puesta al servicio del relato de los hechos, objetivamente.

Comentarios