Secciones
Miradas

Un camino lleno de espinas y pocas rosas

Lunes 04 de Noviembre de 2019

El presidente electo Alberto Fernández va recibir una Argentina en crisis, con problemas sociales, económicos y financieros casi inmanejables. Habrá que poner mucho esfuerzo de la dirigencia y respaldo de todos los sectores para llegar a consensuar las mejores respuestas.

Se sabe que este presente que vive el país es pura responsabilidad de la gestión de Mauricio Macri, que aumentó todos los niveles de pobreza, inflación y desocupación. Y si bien lo que recibió el referente del PRO no era mucho mejor, la verdad es que los cuatro años del gobierno que se va fueron un castigo para la población.

Tal vez los únicos puntos que se salvaron están relacionados con la producción, la inserción internacional, la educación, la seguridad, la transparencia en algunos sectores del Estado, y no mucho más, el resto fue un desastre.

Todo el proceso del macrismo estuvo acompañado por una férrea oposición –lógica– de los gremios y agrupaciones sociales ligadas con la izquierda, el peronismo y el kirchnerismo.

Y no es para menos, porque se estaban afectando los derechos de los trabajadores y de las personas más pobres e indigentes que tuvieron que soportar un plan de ajuste terrible.

Y parece que la población fue más que inteligente en la última elección, porque votó y castigó al macrismo por su pésimo gobierno, pero al mismo tiempo no les firmó un cheque en blanco a Alberto Fernández y a Cristina Kirchner.

Se sabe que el derrotado obtuvo poco más del 40% de los votos y esto obligó al peronismo a tener un panorama al que no está acostumbrado: gobernar dialogando, buscando los consensos y los acuerdos.

El pasado reciente recuerda que el kirchnerismo impulsó una escribanía en el Parlamento y, tras 12 años de gestión, las cosas no quedaron para nada bien. Claro, llegó Macri y profundizó la crisis recibida.

El Gobierno y la oposición se necesitan para tratar de ser responsables y en lograr sacar a la Argentina de la delicada situación.

En medio de los legítimos planes que tiene Fernández para imponer su programa, tiene grandes desafíos que están vinculados con una economía casi dolarizada, para lo cual deberán normalizarla y atarla definitivamente a su moneda nacional. Esto solo puede ocurrir si el peso logra robustecerse, de lo contrario, todo seguirá igual o peor.

No es menor decir, tal como lo dijo el presidente electo Fernández, que las calles en la Argentina deben estar en calma. El mensaje está dirigido hacia los sectores más duros, a los que les marcó la cancha. Reclamen, pero sin provocar caos.

Acá está un poco la duda sobre el futuro para bien o mal de lo que ocurra en Argentina. Buena parte de los gremios peronistas y kirchneristas ya indicaron que no iban a hacer reclamos sobre aspectos salariales, habida cuenta de la gran crisis que existe.

Sonó raro escuchar a dirigentes de la CGT tan combativos del actual gobierno como de las CTA dar un margen de espera, congelar los reclamos y dejar para otro momento las discusiones laborales.

El referente de los docentes, Roberto Baradel, ahora sí prefiere empezar las clases en Buenos Aires, sin importarle la situación salarial y priorizando la gobernabilidad del gobernador Axel Kicillof. Hasta el momento otra fue su postura declarándole la guerra a María Eugenia Vidal.

Hugo Yasky de la CTA y Andrés Rodríguez de UPCN y otros dirigentes también bregaron para ayudar al presidente electo.

Tal vez lo ideal hubiera sido no bajar tan rápido los reclamos, ya que fueron muy hostiles con el gobierno no peronista o ligados con sus ideologías políticas.

Los problemas no se solucionaron y buena parte de las deudas se mantienen. No sería bueno minimizar los planteos por cuestiones meramente partidarias. Hablaría muy mal de la dirigencia que tiene la peor imagen en la Argentina.

Fernández aclaró que deberá ajustar con criterio y consenso, priorizando los recursos. La urgencia y la crisis merecen hacer un nuevo esfuerzo entre todos, por lo que se prepara un camino lleno de espinas y pocas rosas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario