Secciones
#Miradas

Tiempo de propuestas serias

Miércoles 17 de Abril de 2019

Una agresión por aquí, otra por allá. Por esos carriles marcha la campaña política en la ciudad de Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos. Es una lástima que esto suceda, no tanto por los dirigentes políticos sino por nosotros, los ciudadanos. Todo hace suponer que el nivel de agresividad discursiva de la campaña irá creciendo de cara a las generales del 9 de junio. Todo hace suponer que a medida que crezca el nivel de "chicana", decrezca el nivel de debate político, esa práctica tan necesaria para fortalecer la democracia y los mecanismos de gobierno que protejan a los ciudadanos de los abusos de las empresas formadoras de precios y proveedoras de servicios monopolizados.

Muchos dicen que la verdadera campaña proselitista comenzó el domingo. Deseo que desde ahora los paranaenses escuchemos y nos informemos más de propuestas que de simples insultos y agresiones mutuas. Lo que los ciudadanos debemos demandar a los candidatos es que nos precisen qué planes tiene cada uno de ellos para Paraná. Una capital de provincia que parece no haber sido planificada nunca y que sigue creciendo de la misma manera, anárquica y a pura voluntad de sus olvidados hijos e hijas.

Una ciudad en la que se permitió que se levantaran, sin chistar, barrios privados en espacios públicos. Una ciudad que le da la espalda a su majestuoso río, acotándolo a una minoría privilegiada que se apropió de sus márgenes por pura "rosca", y de sus aguas por pura prepotencia económica (si no tenés una moto de agua, lancha o velero, al río solo lo contemplas, como Juanele). Una ciudad cuya trama vial está destruida (toleramos incluso que un precandidato chicanee en plena interna al intendente, con un afiche enorme que pedía que los pozos que se tapaban duren al menos 15 días). Una ciudad en la que como decía –en campaña, claro– un ocurrente precandidato, un ciudadano llama al teléfono 147 para reclamar y no lo atiende nadie. Lo peor que ese precandidato es concejal oficialista.

Una ciudad que ha descuidado lo mejor que tiene: sus hombres y mujeres, sus trabajadores, su patrimonio edilicio, sus mejores tradiciones deportivas, culturales. Es necesario aclarar que cuando digo "ciudad" estoy diciendo "gobernantes"; es que aún nos queda resonando como un eco que remite a una enseñanza nunca corroborada en los hechos –salvo honrosas excepciones– que quienes asumen la responsabilidad de administrar la res pública, lo hacen para el bien común. Por eso es común escuchar a hombres y mujeres, generalmente jóvenes, decir "este país de mierda" o "esta ciudad caníbal", "esta ciudad que no da oportunidades".

Paraná enfrenta graves desafíos. Solo voy a mencionar dos que se me ocurren. Cada uno está en zonas ubicadas en las antípodas, por su propia naturaleza. El primero exhibe que la ciudad se está quedando sin productores frutihortícolas. El porcentaje de tierras sembradas para abastecer a una ciudad que crece exponencialmente se redujo dramáticamente en los últimos 20 años. Ninguna gestión tomó nota de lo que eso significa en cuanto a reducción de puestos de trabajo y aumento de los precios de alimentos que antes se producía a gran escala y con excelente calidad en Paraná y ahora se traen desde Santa Fe.

El otro es el grave problema que enfrentarán amplias zonas del centro de la ciudad por el incremento de la cantidad de edificios que se construyen sin tener en cuenta que la red de servicios está casi colapsada. Sería muy interesante que los ahora candidatos dejen a un lado "tirarse" con causas, y le hagan conocer a los ciudadanos qué piensan hacer con una ciudad que empieza a perfilarse como "invivible".

Dicen que un botón sirve de muestra. Hace tres elecciones que voy a votar a la escuela Capitán de Fragata Pedro E. Giachino, ubicada en barrio El Sol. Hace tres elecciones que en calle Santos Vega y José María Paz hay problemas con la cloaca. Lo veo y me lo comentan algunos vecinos que tengo de amigos, en una zona que a veces parece estar olvidada.

Ojalá que las propuestas que se formulen en la campaña sean serias y se puedan concretar. Porque de promesas de obras faraónicas ya estamos un poco cansados los paranaenses.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario