Miradas
Martes 25 de Septiembre de 2018

Renunció Messi ¿y ahora?

No habrá una carta de una docente o un trabajador pidiendo que Luis Caputo "El Messi de las finanzas", según Mauricio Macri, regrese al Banco Central de la República Argentina (BCRA). El multimillonario amigo del Presidente de la Nación se va del mejor equipo de los últimos 50 años luego de haber colaborado en la destrucción de los salarios de los trabajadores. Sus amigos empresarios sí lo van a extrañar, porque durante los casi 100 días al frente del BCRA los enamoró con las pingües ganancias que logró entregarles. Toto llegó a decir que "la devaluación fue lo mejor que nos pudo pasar". Cada centavo que sube el dólar nos golpea a los laburantes, a los que no especulamos ni participamos de la bicicleta financiera.
Otra perlita que deja Toto Caputo frente al Central tiene que ver con su gambeta para hacer negocios personales. El amigo de Macri vendió todas sus Lebac y compró dólares a casi 10 pesos menos de lo que cotizan actualmente obteniendo una importante ganancia, según reveló C5N. El exministro de Finanzas de Cambiemos tenía en noviembre de 2017 Lebacs por 8,5 millones de pesos. En enero ya se habían convertido en casi 9 millones. No renovó las letras y compró dólares. El billete verde, que aún cotizaba por debajo de los 19 pesos, comenzó su carrera alcista por entonces. Interesante lo del Messi de las finanzas. Toto se va del Gobierno con cuatro denuncias en la Justicia Federal, una de ellas por el uso de información privilegiada para hacer negocios personales. Similar a Luis Miguel Etchevehere, que está sospechado de filtrar el dato de las retenciones que le permitió a las agroexportadoras ganar 140 millones de dólares. Nunca una para los trabajadores o los jubilados, que somos los que siempre pagamos las crisis.
Caputo llegó al BCRA con un dólar a 28 pesos y se va con la divisa que roza los 40. Se dice que la amiga del Presidente, la titular del FMI Christine Lagarde, no lo quería, pero esos rumores solo sirven para desviar la atención de la gravedad de lo que está sucediendo verdaderamente en el país. Mientras Macri nos pide que nos enamoremos de doña Christine, el país real se incendia por la mala praxis de las políticas económicas que aplican.
Toto asumió el 14 de junio y renunció ayer. Si bien su paso por el BCRA duró menos de tres meses, pareció una eternidad por la cantidad de errores que cometió, según los especialistas en economía que circulan por los canales de televisión explicando las medidas erróneas que toma el gobierno de Mauricio Macri. Ayer varios economistas repasaban las medidas de Caputo que nos hicieron mal. ¿Qué dejó Caputo? Una evaporación de 15.000 millones de dólares, algo así como 1.700 bolsos del corrupto José López, quien debe pasar muchos años en la cárcel y devolver la plata que robó. Acá no habrá show mediático en la puerta del country donde viven Toto y Nicky Caputo. Las cámaras de televisión no estarán las 24 horas mostrando lo que hacen, como sucedió en los campos de Lázaro Báez donde el juez federal Claudio Bonadio fue a buscar un container con dólares. Una barbaridad que solo se pudo creer Bonadio y que puede ser respaldada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la misma que justificó la baja de los salarios a los jubilados cuando estaba en la Alianza con Fernando De La Rúa. Un gasto de plata infernal en maquinaria y personal para buscar un container cuando con la tecnología disponible se hubiese podido ver si había algo enterrado en esos campos, pero eso no les hubiera posibilitado a los grandes medios montar un circo para contar cómo iba la búsqueda del tesoro. No es la primera vez que una propiedad de Lázaro Báez es objeto de un procedimiento de esas características. El fiscal Guillermo Marijuan, en 2016, en el marco de la causa de la Ruta del Dinero K, había viajado al sur y encabezado un operativo con retroexcavadoras en estancias del empresario que tendría plata enterrada pero nadie la puede encontrar.
El fin de semana después de la corrida bancaria, ese que incluyó reuniones en la quinta de Olivos mientras Macri jugaba al padle, iba a la cancha a ver a Boca y hacía otras cosas recreativas menos trabajar, se decía que Caputo y el excolumnista de TN Nicolás Dujovne estaban en la cuerda floja. Al final el que se cayó fue Caputo.

Comentarios